Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-08-2018

Israel hace imposible que los extranjeros puedan vivir en Cisjordania

Yotam Ben-Hillel
972mag

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


La nueva poltica tiene consecuencias devastadoras, no solo para la vida familiar en los territorios ocupados, sino tambin para la economa palestina.

Unos palestinos cruzan el puesto de control de Qalandiya, a las afueras de la ciudad cisjordana de Ramallah, para dirijirse al complejo de la mezquita Al-Aqsa en la ciudad vieja de Jerusaln, el 17 de junio de 2016 (foto de Flash90).

Durante el ltimo ao y medio, Israel ha seguido una poltica que apunta a mantener a los ciudadanos extranjeros fuera de Cisjordania. Esta poltica que afecta a todos: parejas de residentes palestinos de Cisjordania, padres de nios residentes en Cisjordania y personas que han trabajado en los territorios ocupados durante muchos aos, est siendo implementada por la Administracin Civil en el asentamiento de Beit El, que niega la extensin de la visa a los titulares de la misma.

La Administracin Civil encuentra numerosas razones para justificar la denegacin. Trabajar en los territorios sin un permiso es uno. En violacin de los Acuerdos de Oslo, la Administracin Civil se niega a aprobar permisos de trabajo a las personas casadas con un residente de Cisjordania y han vivido en los territorios ocupados durante varias dcadas. La administracin probablemente espera que estas personas no puedan mantener a sus familias.

En principio las visas B-1 autorizan a las personas a vivir y trabajar en Cisjordania. Pero la Administracin Civil no las entrega, en cambio solo emite visas B-2, un pase de visitante. A los extranjeros que estn casados ​​con residentes de Cisjordania tambin se les otorga el estatus de turista, incluso si han vivido en los territorios ocupados durante dcadas. A da de hoy, la Administracin Civil es consciente de que muchos ciudadanos extranjeros trabajan en Cisjordania de todos modos, pero como no tiene la capacidad de emitir visas B-1, no se han aplicado sanciones. Por el contrario, con su poltica actual la administracin est obligando a los ciudadanos extranjeros a renunciar a sus trabajos si quieren que se aprueben sus solicitudes de extensin de visa.

Salir por el aeropuerto Ben Gurion es otra justificacin utilizada para rechazar extensiones de visa para esos ciudadanos extranjeros. Israel restringe su movimiento a Cisjordania solamente, y aquellos que se atreven a volar a travs del aeropuerto en Tel Aviv son castigados por ello. Aqu, tambin los procedimientos violan los tratados de los que Israel es signatario, e incluso de los protocolos de la misma Administracin Civil.

El rechazo es debilitante en su misma definicin: de un solo golpe dos palabras -"solicitud denegada"- se estampan en una pequea nota que se adjunta al pasaporte de un solicitante. En cuestin de segundos, estas personas se convierten en residentes ilegales del mismo lugar donde haban vivido y trabajado durante muchos aos y de repente se enfrentan a la deportacin.

Si permanecen en Cisjordania poco despus de cambiar su estado, aunque sea por unos pocos das, su designacin como "residentes ilegales" evitar que regresen en el futuro. Aquellos que insisten en su derecho a regresar y vivir en Cisjordania tendrn que prepararse para una larga batalla legal, y en ocasiones llenarn las arcas de los militares con pagos tan grandes como 30.000 y 80.000 NIS, solo para que puedan calificar nuevamenteel permiso de visitante de tres meses. Para aclarar: esto con frecuencia involucra a personas que estn en una relacin y tienen hijos que son residentes de Cisjordania.