Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-08-2018

Defender la sociedad: Un desafo contra la precariedad

Dasten Julin Vejar
El Desconcierto


La precarizacin puede volvernos sujetos y sujetas frgiles frente a amenazas que somos incapaces de visualizar en presente, pero que son parte de los problemas que involucrar vivir en una sociedad empobrecida, individualista y consumista en el presente-futuro.

Hace unas semanas fue aprobado en la Cmara de Diputados, un proyecto de ley que pretende normar el empleo de jvenes estudiantes como una relacin especial y particular en las relaciones de trabajo. Su foco es la flexibilizacin de las formas de contratacin y despido, as como el despojo de los derechos laborales clsicos de un ncleo de trabajadores, caracterizados por su edad y su insercin dentro del sistema de educacin superior.

Este nuevo instrumento, que hoy se somete a discusin en el Senado del congreso chileno, ha sido titulado Estatuto Laboral Juvenil, siendo una copia de polticas similares en materia de flexibilizacin laboral sin seguridad social, tales como el contrato primer empleo en Francia, o los arreglos especiales en EEUU. Estas instituciones tienen un carcter global, y son parte de las polticas neoliberales de nuevo tipo que, con la intervencin de bloques empresariales y de la lite, buscan erosionar las formas de trabajo y la cultura de derechos sociales en pos de nuevas formas de extraccin de la ganancia y generacin de plusvalor.

En este contexto, el estatuto laboral joven es una nueva poltica de precarizacin del empleo. Pero, qu significa esto en trminos reales? El estatuto es una norma que pretende regular y flexibilizar de manera especial el trabajo de jvenes que se encuentran cumpliendo con un plan de estudios en alguna institucin de educacin superior reconocida por el Estado entre los 18 y 28 aos.

Esta es una juventud particular. No es la juventud total del pas, sino que son principalmente jvenes que provienen de familias y contextos con condiciones socioeconmicas insuficientes para poder estudiar sin la generacin de un ingreso extra al de las becas de mantencin y de transferencia indirecta del estado. Son, en su mayora, familias compuestas por trabajadores y trabajadoras pobres, es decir, que con sus ingresos y salarios no pueden costearse la reproduccin de la vida.

Este hecho no es menor, ya que seala como el estatuto se dirige a un sector especfico de la poblacin. Un sector que se encuentra vulnerable y en la indefensin, y que ve en la educacin una posibilidad de movilidad social, sumado a su dependencia de los recursos aportados por el mismo estado a travs de la transferencia condicionada de becas y bonos.

El proyecto de ley desarrolla un mecanismo de extorsin y chantaje a esta poblacin especfica: somete a estos jvenes a este nuevo estatuto, ya que les permitira acceder a la transferencia condicionada de dinero, y poder formalizar sus trabajos. Es cierto que muchos de los trabajos y empleos desarrollados por estos jvenes se dan en la invisibilidad informal, pero ello es debido a la lgica de esconder los ingresos para ser sujeto de beneficio. Qu estar mal en esta prctica?

Los criterios de condicionalidad de entrega de recursos en materia de educacin fue uno de los iconos de la movilizacin estudiantil en 2011-2012. La movilizacin apuntaba a garantizar el derecho a la educacin en Chile desmontando la mercantilizacin y la neoliberalizacin de la educacin. Ello involucraba conquistar un acceso irrestricto a la educacin superior para toda la poblacin que quisiese estudiar en el pas. Sin embargo, las fichas de hogares y otros instrumentos de vigilancia socioeconmica han seguido funcionando como expulsores y discriminadores en todas las instituciones de educacin superior, en sincrona con la exigencia ministerial y gubernamental del sistema poltico de conjunto.

Este hecho, la discriminacin legalizada, hace que la mayora de quienes trabajan y estudian vean en el estatuto un beneficio: No es necesario volver a esconder los ingresos, ya que pueden obtenerse a travs de este estatuto. El costo de asumir esta lgica es la prdida de los derechos atribuidos al trabajo (fuero maternal, indemnizaciones, jornada, horas extras, etc.). Importa perder derechos si puedo tener ms dinero? Esta es la pregunta que el estado quiere contestar a nivel social, instalando un rgimen de trabajo donde los trabajadores y trabajadoras no se entiendan como tales, sino que como mquinas de producir dinero y de competir por vivir su vida, segmentando y despojando a los y las trabajadoras asalariadas de su unidad como sujetos de derecho y de clase.

El estatuto laboral de seguro es y representa un arma de precarizacin, en el sentido que involucra, directa o indirectamente, una seria erosin a las formas de trabajo estables, seguras y protegidas del conjunto de la sociedad. Pero tambin, no es necesario olvidar, que esta poltica supone un sujeto para ejercer su legitimidad, y este sujeto hoy en da debe decidir entre convertirse en un instrumento de la extorsin excluyente del estado, o perseguir constituirse en un sujeto de derechos y garantas sociales.

Esta dicotoma no es nueva y propia del estatuto, ya que la hemos podido constatar en su emergencia y extensin en nuestra investigacin como Grupo de estudios del Trabajo (GETSUR) titulada Cartografas de las precariedades del trabajo en la Macrozona sur de Chile (FONDECYT Regular No.1161347). La precariedad se vuelve un arma de segmentacin, jerarquizacin y discriminacin social. En esta investigacin, con ms 100 entrevistas a trabajadoras y trabajadores de tres regiones del pas (Maule, Biobo y Araucana), hemos podido constatar la falta y dificultades para la generacin de una cultura basada en los derechos sociales y la seguridad social.

La precarizacin est acompaada del ejercicio de la institucionalidad (laboral, salud, previsional, etc.) y de prcticas de dominacin (androcntricas, clasistas, racistas y adulto-cntricas) que fuerzan la biografa y la trayectoria laboral de los trabajadores y trabajadoras (asalariadas y por cuenta propia). Esto se refleja en no tener una poltica de cuidado de s mismas/os, a formas de subempleo, informalidad, intensificacin de sus jornadas, etc., o a debilitar los lazos de asociatividad y de agenciamiento colectivo contra el ejercicio de la precarizacin e indefensin que enfrentan en el trabajo, teniendo impactos serios en su bienestar y calidad de vida.

Respecto a esto ltimo, el carcter actual del estatuto es estratgico y sintomtico para hacerse eco de este debilitamiento de la cultura de derechos sociales y de corrosin de la vida. El estatuto tiene un carcter estratgico, ya que es parte de una serie de polticas antisindicales, de flexibilizacin del trabajo y de vulneracin de derechos consagrados, lo que apunta a una ofensiva de pretensin instituyente y de carcter inducida por parte del gobierno y el bloque ms neoliberal de la sociedad con el objetivo de precarizar el trabajo y la vida. Y a la vez, el estatuto es sintomtico de una sociedad neoliberal que se ha individualizado en funcin del consumo y la adquisicin de mercancas en desmedro de la generacin de instrumentos y polticas basadas en la solidaridad y la seguridad social colectiva.

Es hora de entender que la precarizacin puede volvernos sujetos y sujetas frgiles frente a amenazas que somos incapaces de visualizar en presente, pero que son parte de los problemas que involucrar vivir en una sociedad empobrecida, individualista y consumista en el presente-futuro. Varias sociedades y pueblos han enfrentado este tipo de problemas y han respondido desde sus particularidades histricas y culturales, desde su memoria y sus reservas ticas y humanistas. Es necesario que la sociedad chilena y sus pueblos, organizaciones sindicales, movimientos sociales y la sociedad civil, respondan con energa y habilidad, y con sus propias capacidades, diversidades, conocimientos y experiencias a estos ataques con el objeto de defender la sociedad: es necesario un movimiento social contra la precarizacin de la vida en el pas.

http://www.eldesconcierto.cl/2018/08/20/defender-la-sociedad-un-desafio-contra-la-precariedad/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter