Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2018

Hace 82 aos, un polmico decreto legaliz y potenci los sindicatos
Un adis al gremio y la mutual

Grecia Gonzales Oruo
Rebelin


El mircoles 19 de agosto de 1936 fue una jornada histrica para el movimiento obrero boliviano: el gobierno nacionalista de David Toro decret la sindicalizacin obligatoria. Esa medida permiti la organizacin de sindicatos contestatarios que luego iban a liderar la revolucin de 1952.

En la posguerra del Chaco, los regmenes nacionalistas militares se identificaron con los asalariados. Toro encabez ese proceso con la formacin del Ministerio de Trabajo dirigido por el obrero Waldo lvarez; la fundacin de la Confederacin Sindical de Trabajadores de Bolivia, y la organizacin de la primera Convencin de Jefes del Trabajo, que sent las bases legales de la Ley General del Trabajo.

La sindicalizacin obligatoria, empero, fue su medida estrella.

Decreto progresista

Gustavo Rodrguez, en su obra El socavn y el sindicato, afirm que esa medida, pese a sus rasgos corporativistas, otorg plena libertad y cobertura que fueron aprovechadas por los obreros para emprender su propia organizacin.

La normativa contribuy decisivamente a la consolidacin y legalizacin de los sindicatos de las minas y a la aparicin de los primeros sindicatos campesinos () Los mineros inauguraron un nuevo tipo de sindicalismo, agreg Magdalena Cajas, en su ensayo Sobre los pasos de la vida y la agona de la COB.

Guillermo Lora, en su obra Historia del movimiento obrero boliviano, coincidi que el decreto fue uno de los ms importantes de ese momento porque desencaden una gran discusin que permiti la maduracin poltica del proletariado.

Vanguardia sindical

De acuerdo a la obra Choledad Antiestatal: el anarcosindicalismo en el movimiento obrero boliviano (1912-1965) de Huscar Rodrguez, el desarrollo del sindicato comprendi las etapas pre-sindical (1825-1912) y sindical (1912 hacia adelante). La primera, se defini por la influencia de las estructuras propias del feudalismo: el gremio y la mutual. La segunda, dio origen al sindicalismo impugnador con la apertura de la Federacin Obrera Internacional (1912), la Federacin Obrera del Trabajo (1918), la Federacin Obrera Central de Unca (1921), la Federacin Obrera Local (1923), entre otras.

Sin embargo, la guerra del Chaco (1932-1935) interrumpi ese proceso. Fue entonces que la sindicalizacin obligatoria jug un rol clave en la causa del remozado movimiento obrero, que de ah para adelante iba a ser vanguardia social. Los gremios y las mutuales, poco a poco, fueron desapareciendo.

Gran polmica

La aprobacin del decreto no fue fcil, pues, los empresarios y sus medios pegaron el grito al cielo. As, el peridico El Diario, el 22 de julio de 1936, en el artculo El peligro inminente de la sindicalizacin obligatoria, calific la norma como extica y poco aplicable:

La sindicalizacin ser un arma que el proletariado no sabr hacer uso y que manejar con primitividad, () constituir un atentado a la libertad individual. A nadie puede obligarse a pertenecer a organismos que no le satisfagan, que no le convengan y que a su entender no necesita () Se trata de una medida extica que ha nacido de la iniciativa de uno o dos personajes que tratan de establecer sistemas exticos cuya necesidad se ignora.

En contraposicin, el matutino La Calle, el 26 de julio, respald la sindicalizacin obligatoria. Tras afirmar que lo que se busca es aliviar la funcin social de los trabajadores para obtener un mejor rendimiento en las labores colectivas de los mismos, la publicacin titulada El proyecto de sindicalizacin obligatoria y sus resonancias en la opinin pblica explic que el sindicalismo que persigue el Gobierno es mesurado y no implica exageraciones () No hay bolcheviquismo en esta tarea. No se trata tampoco de imbuir abstrusos sistemas de conceptos en la mentalidad popular.

En medio de esa batahola discursiva, se formularon dos propuestas para redactar el decreto. El hecho fue narrado por Waldo lvarez, en su libro Memorias del primer Ministro obrero: En el mes de julio de 1936 () se presentaron dos proyectos: uno del Ministerio de Trabajo, preparado por los asesores Jos Antonio Arze y Ricardo Anaya, y otro del Ministro de Gobierno, Julio Viera, respaldado por Javier Paz Campero y Carlos Romero.

Al final, se redact un decreto consensuado por ambas partes.

Obligados a sindicalizarse

Pese a que El Diario, La Razn y ltima Hora aseguraron que la sindicalizacin obligatoria era un precepto comunista, ridculo e inaplicable, la normativa se aprob el 19 de agosto de 1936 [1].

El decreto fue taxativo. Resolvi que todo poblador hombre o mujer que de cualquier modo participe en la produccin, distribucin y uso de la riqueza est obligado a sindicalizarse ().

El carnet sindical, que recabar todo poblador a tiempo de inscribirse en los registros, ser requisito esencial para extenderle su carta de ciudadana, agreg, para luego establecer que los sindicatos estarn bajo la tuicin y control del Gobierno Socialista y sern incorporados al Estado para la constitucin funcional de los poderes pblicos.

Los sindicatos, adems, deban recabar el reconocimiento expreso del Gobierno por conducto del Ministerio del Trabajo, previa presentacin de sus estatutos y de la nmina de sus asociados, para adquirir personera jurdica. En la actualidad, este procedimiento an sigue vigente.

Lo nuevo y lo viejo

Con la progresiva aplicacin de esas medidas que integraron la sindicalizacin obligatoria, el gremio y la mutual pasaron, como dira Lenin, al museo de las antigedades, junto con la rueca y el hacha de piedra.

Sobre el tema, el Boletn del Ministerio de Trabajo, Previsin Social y Salubridad, en septiembre de 1937, subray que con la sindicalizacin obligatoria se transform la organizacin de las masas laboriosas del pas, no slo para garantizar sus reivindicaciones muy propias, sino, para hacer de ellas verdaderas instituciones sociales y econmicas dentro de la vida nacional.

No obstante, el cumplimiento de dicha norma provoc molestia en los sectores conservadores del gobierno. Frente a esto, el ministro de Trabajo, Waldo lvarez, se vio obligado a renunciar, en noviembre de 1936.

Pero un nuevo proceso de cambios estaba en curso.


Grecia Gonzales Oruo es periodista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter