Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2018

Lares y la unidad del pueblo puertorriqueo

Rafael Rodrguez Cruz
Rebelin


La conmemoracin del 150 aniversario de la gesta patritica de Lares este prximo 23 de septiembre crea una oportunidad nica para retomar con nuevas ideas la lucha por la supresin del coloniaje en Puerto Rico. En particular, nuestras acciones deben de tener como meta principal la unidad del pueblo. Necesitamos asistir a las efemrides, sean en Puerto Rico o Nueva York, con mucha humildad, voluntad unitaria y valenta. No es eso, acaso, lo que significa la mxima de Albizu Campos de que para lograr la independencia compete, ante todo, retomar la espiritualidad de Lares? Un independentismo unido, en propsito y estructura, podra hacer la gran diferencia en la coyuntura actual, en que los partidos de la burguesa se encuentran internamente divididos.

Siguiendo la tradicin, Lares es un da de remembranza, una oportunidad de honrar colectivamente a los fundadores del movimiento a favor de la independencia de Puerto Rico. Pero Lares es tambin da de celebrar la combatividad ms que centenaria de nuestro pueblo. Durante el ltimo siglo y medio, la nacin boricua ha dado ejemplo tras ejemplo de su capacidad de resistencia y voluntad de lucha. El nacionalismo revolucionario, bajo la direccin de Albizu Campos, fue sin duda un captulo mayor de ese devenir en el siglo XX. Tambin lo fueron, innegablemente, la lucha en contra de la minera, del superpuerto, del militarismo en las universidades, de la presencia del NAVY en Culebras y Vieques, as como la continuada afirmacin de nuestros valores culturales. Somos un pueblo luchador. A Lares no hay que entrar con fingido apocamiento. All vamos quienes hemos luchado junto al pueblo por lograr sus grandes victorias, que no han sido pocas. No hemos derrotado an el dominio imperial sobre nosotros, pero hemos tenido nuestras victorias. En eso, representamos el triunfo sobre la adversidad, la victoria de la luz sobre la sombra.

Los enemigos de nuestra nacionalidad, autonomistas y anexionistas, por igual no pueden convocar a una celebracin del significado moral de Lares. Estn manchados por el vicio de la avaricia y traicin. Lares es pureza de principios, sacrificio por la nacin humilde. All no se va a celebrar la infamia de entregarles en dulcera los recursos del pas a los invasores. All se va a ensalzar el herosmo de tantos y tantas boricuas que han dado vida y hacienda por el ideal de un Puerto Rico libre.

Este 23 de septiembre tiene un significado muy especial. No se trata exclusivamente de que en 2018 enfrentamos abiertamente un plan perverso del imperio y sus lacayos para destruir nuestra nacin. Eso, como deca Albizu, ya aburre; es lo nico que ellos hacen: buscar nuestra destruccin. Se trata, y esto es fundamental, de que apenas un ao atrs, inmediatamente despus del impacto devastador del huracn Mara el 20 de septiembre de 2017, nuestro pueblo se ech encima la labor de mantener viva nuestra nacionalidad. Eso, tanto en lo material como en lo espiritual. No se puede ser mezquino en el reconocimiento. La labor fundamental de levantar a Puerto Rico, despus de Mara, la efectu el propio pueblo, con limitados recursos y enfrentando el cinismo y las acciones humillantes del presidente Trump y sus lacayos en la isla. No es esto un asunto menudo para un pueblo como el nuestro, que ha sufrido 120 aos de un coloniaje rapaz bajo la bota del imperio ms poderoso en la historia de la humanidad. Qu no han tratado en contra nuestra? Qu planes genocidas y asesinos no han implementado? Qu ayuda humanitaria no nos han negado en medio de catstrofes naturales?

Cierto es que, con el huracn Mara, para usar una expresin del libertador Simn Bolvar, la naturaleza se nos fue en contra. Pero al igual que ha ocurrido una y otra vez, nuestro pueblo respondi con firmeza y voluntad latinoamericana. El imperio prohibi la entrada de barcos de Cuba, Venezuela y otras naciones hermanas. Nos tiraron rollos de papel sanitario para humillarnos. Fueron mezquinos y srdidos, en no cumplir con la obligacin que tiene todo poder imperial de socorrer humanitariamente a sus colonias. Pero en cada rincn de esta sufrida tierra, la gente humilde busc formas de auto organizarse. Se crearon cocinas comunitarias, se impulsaron formas alternas de producir y distribuir energa, se distribuy lo poco que haba de la forma ms equitativa posible. Y en medio de toda esa desgracia, se renov entre la juventud puertorriquea el amor por los ritmos caribeos y de nuestra patria. El tambor volvi a sonar como en los tiempos de las grandes movilizaciones de la dcada de los treinta del siglo XX. Y esa lucha titnica de este pueblo chiquitito, doblegado por la fuerza econmica y poltica del imperio, reson en todos los corazones nobles del planeta. En el mundo entero, por dondequiera que andaba dispersa la dispora boricua, no hubo botella de agua ni lata de comida ni lmpara de bateras que no se destinara para la patria chiquita, engrandecida ahora en su lucha por sobrevivir. Qu alma pura en el extranjero no quiso boricua al menos por un instante, para hermanarse con nuestro empeo de seguir siendo quines somos? Ah est, precisamente, el requisito de la humildad: si en 2018 podemos ir a Lares a conmemorar la gesta patritica de Betances se lo debemos al pueblo. Derrotar los estragos del huracn Mara ha sido la gran gesta libertadora del siglo XXI.

Mienten los que dicen que en Puerto Rico no hay un movimiento revolucionario vivo. Que estamos dispersos organizativamente no puede negarse. Pero de que aqu hay hombres y mujeres con conciencia patritica y voluntad rebelde para derrotar al imperio, no me cabe duda. No es por casualidad que Lares es, como dijera Albizu, el santuario de la patria. Nadie que se haya lucrado del sufrimiento de nuestro pueblo tiene derecho a entrar a Lares con la cabeza en alto. Y es que, a pesar del asesinato, persecucin y encarcelamiento de nuestros lderes y militancia, el movimiento independentista puertorriqueo nunca se ha aliado al imperio, ni adentro ni afuera del pas. Hemos sido fieles a los principios de libertad y justicia heredados de la gesta patritica de Lares. En eso somos insobornables, como lo constat el Che, al hablar de Albizu ante la ONU. Ni antes ni durante ni despus de Mara hemos abandonado al pueblo. Mientras los partidos coloniales no actan ms que como tropas de asalto al presupuesto colonial, nuestra izquierda siempre ha rechazado enmarcar la actividad poltica dentro de los parmetros angostos de las ventajas personales y la explotacin de las masas. Esa es la clave que nos dar el triunfo.

Este Lares, por encima del hbito de querer preservar las estructuras organizativas heredadas del pasado, debemos dar paso a la unidad efectiva de pensamiento y accin. La historia est llena de momentos en que un grupo, incluso pequeo, de revolucionarios ha logrado intervenir exitosamente para cambiar el curso de los eventos histricos. La crisis que hoy viven los partidos polticos burgueses en la isla abre esa posibilidad.

Nuestro movimiento trae consigo una fuerte tradicin de lucha y resistencia. Es nuestra dispersin organizativa la que no nos deja convocar masivamente al pueblo para acciones decisivas. Tal ha sido la leccin de los ltimos meses, en que se ha convocado una y otra vez a paros generales o parciales, pero ninguno ha logrado darle un severo hamaqueo al dominio imperial. De hecho, el Primero de Mayo de 2018 la polica colonial, bajo el mando de los federales, logr reprimir impunemente a los sectores ms jvenes y combativos de la resistencia. Y es que sin la unidad de las fuerzas revolucionarias y, en particular sin victorias, incluso parciales, no vamos a lograr avanzar. En este sentido conviene recordar las palabras de Jos Mart con motivo de la fundacin del Partido Revolucionario Cubano-puertorriqueo; expresiones que, dicho sea de paso, recibieron el apoyo decidido de Ramn Emeterio Betances: La unidad de pensamiento, que de ningn modo quiere decir la servidumbre de opinin, es sin duda condicin indispensable del xito de todo programa poltico.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter