Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-08-2018

Ceuta: los guardias civiles heridos

Toms F. Ruiz
Rebelin


Hace ahora como un milln y medio de aos que el primer inmigrante de la historia de la Humanidad atraves el Estrecho de Gibraltar y lleg a la que entonces se perfilaba como la tierra prometida para la nueva especie de homnidos: Europa. Este crucial dato en la historia de la Antropologa lo prob hace unos diez aos un antroplogo cataln, Josep Gibert i Clots. Su descubrimiento est siendo refrendado y ampliado por posteriores antroplogos en lo que va de ao. Sin embargo, a pesar de que Josep Gibert fue el descubridor de este dato, absolutamente revolucionario para la Antropologa europea, todas las noticias que saca la prensa estos das referentes a su revelador descubrimiento no citan nunca el nombre de su descubridor Ser por el estigma que ser cataln supone en los oscuros tiempos que corren?

Sea como fuere, aquel primer navegante, montado sobre una rudimentaria balsa, logr atravesar un mar posiblemente infestado de tiburones y alcanz la orilla opuesta. l fue el primer ser humano en territorio europeo. Posiblemente fueran ms de uno y posiblemente necesitaran muchos intentos hasta que una avanzadilla de exploradores pisara por fin la actual tierra gibraltarea. Desde aquel momento del Paleoltico inferior, el Estrecho se convirti en paso ineludible hacia Europa para todas las especies de homnidos que lo siguieron. Estas revelaciones demuestran que el hombre de Atapuerca no fue el primer ser humano en la pennsula ibrica. Tambin se ha desmoronado la teora de la colonizacin de Europa occidental vino de la mano de migraciones asiticas y norte-europeas. Todo lo que Europa tiene hoy, por mucho que le pese a los gobiernos prepotentes que la componen, vino de frica, de la mano de aquel primer homnido aventurero que cruz el estrecho y se aposent en la pennsula ibrica.

Un nexo de unin de milln y medio de aos

Lo que hoy conocemos como Estrecho de Gibraltar es un canal natural que une el mar Mediterrneo con el ocano Atlntico y que desde que aquel primer homnido lo atraves, hace un milln y medio de aos, ha servido de vnculo geogrfico indiscutible entre Europa y frica.

Ha quedado demostrado que durante un milln y medio de aos los africanos han utilizado el Estrecho para entrar en Europa, lo que hace incuestionable el papel de vnculo de unin entre dos continentes que tiene. Indudablemente, durante ese an misterioso Paleoltico que tuvimos en Europa, tambin existieron migraciones en sentido contrario a travs del Estrecho, esto es de Europa hacia frica.

Esos movimientos demogrficos entre frica y Europa se incrementaron a lo largo de toda la historia de la Humanidad: en la Prehistoria con las navegaciones intercontinentales de avezados comerciantes, como los fenicios, los griegos o los cartagineses; durante la Edad Antigua el Estrecho sirvi de acceso al continente africano para las feroces legiones del Imperio romano; en la Edad Media fue Tarik el que atraves el Estrecho y desde Gibraltar organiz la ocupacin rabe de toda la pennsula; las edades Moderna y Contempornea consolidaron el papel indiscutible del Estrecho como punto de fusin de dos continentes y como ruta ms corta para alcanzar desde frica el territorio de Europa Occidental.

Hasta el siglo XIX no comenzaron a instalarse fronteras convencionales en el Estrecho, unas fronteras que se endurecieron a lo largo del siglo XX y que en el XXI se han convertido en muros infranqueables. Las naciones europeas ricas, las grandes saqueadoras de frica y el principal soporte de sus sanguinarios y corruptos regmenes, han decidido cerrar una puerta que lleva un milln y medio de aos abierta. De esta forma interrumpen unos movimientos demogrficos que se vienen produciendo desde mucho antes de que el hombre comenzara a definir los territorios, a apropiarse de ellos y a bautizarlos como estados.

Espaa verdugo de Europa

Siendo un pas limtrofe con frica, de la que apenas la separan los doce kilmetros del Estrecho, a Espaa le ha correspondido el ingrato papel de cerrar las puertas a toda la inmigracin que desde frica pretende alcanzar el territorio europeo. Como buen perro guardin, Espaa obedece a sus amos europeos endureciendo sus condiciones de acceso, levantando alambradas y patrullando sigilosamente toda la zona martima que abarca el estrecho.

As, cumpliendo con su papel de indigno verdugo, la madrugada del 6 de febrero del 2014, Espaa plant a sus guardias civiles frente a la playa de Ceuta y les dio orden de disparar contra todos aquellos inmigrantes ilegales que venan nadando. Dicen que lo que dispararon fueron pelotas de goma, pelotas que provocaron quince muertos. Orgullosos de su hazaa, los guardias civiles dejaron flotando los cadveres en el agua hasta bien entrada la maana. Todos los agentes de la Benemrita que intervinieron en esta maniobra fueron felicitados por herr Rajoy y, posiblemente, en estos cuatro aos que han pasado desde entonces, muchos tambin hayan recibido medallas por sus heroicas actuaciones.

Los vecinos les apoyan

Despus de un captulo de crueldad y asesinato premeditado como el que hace cuatro aos llevaron a cabo los guardias civiles en Ceuta, las condiciones de acceso a Espaa desde frica se endurecieron y las bajas de ahogados entre los que intentan llegar por mar crecen a ritmo geomtrico.

Por otra parte, para que no quede duda de que actuaciones criminales como esta, adems del respaldo del gobierno, tienen tambin apoyo popular, el vicepresidente de la Federacin Provincial de Asociaciones de Vecinos de Ceuta, Jos Ros, ha ofrecido a la guardia civil la ayuda incondicional de sus camisas pardas en la patritica tarea de cazar inmigrantes que logren entrar a territorio europeo Se refiere el sr. Ros a montar algo as como lo que se hace en la frontera de EE.UU. con Mxico, donde partidas de sicarios patriotas -pagados por el gobierno- abaten a tiros a todos los espaldas mojadas que logran alcanzar territorio norteamericano?

El pasado 22 de agosto se produce un nuevo intento de asalto a la valla de Ceuta. En este caso, se dice que los africanos se defendieron arrojaron excrementos, cal viva y cido a los guardias civiles. Entre esos guardias civiles posiblemente haba nmeros de los que esa negra madrugada de hace cuatro aos dispararon y asesinaron a sangre fra a quince de sus compaeros Todo el pas se ha visto conmocionado porque 17 guardias civiles han resultado heridos Hay quien dude del derecho de un ser humano amenazado de muerte a defenderse de los disparos que le hacen con cualquier cosa que tenga a mano?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter