Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-08-2018

Marx sin ismos

Francisco Fernndez Buey
El Viejo Topo


 

PRLOGO

I

Karl Marx ha sido, sin duda, uno de los faros intelectuales del siglo XX. Muchos trabajadores llegaron a entender, a travs de la palabra de Marx, al menos una parte de sus sufrimientos cotidianos, aquella que tiene que ver con la vida social del asalariado. Muchos obreros, que apenas saban leer, le adoraron. En su nombre se han hecho casi todas las revoluciones poltico-sociales de nuestro siglo. En nombre de su doctrina se elev tambin la barbarie del estalinismo. Y contra la doctrina que se cre en su nombre se han alzado casi todos los movimientos reaccionarios del siglo XX.

El siglo acaba. Prcticamente toda forma de poder que haya navegado durante estos cien aos bajo la bandera del comunismo ha muerto ya. No sabemos todava lo que darn de s las revoluciones pasivas de este final del siglo XX, que han nacido del temor al espectro del comunismo y del horror que produjo la conversin de la doctrina comunista en Templo. Sera presuntuoso anticipar lo que se dir en el siglo XXI sobre esta parte de la historia del siglo XX.

Pero una cosa parece segura: en el siglo XXI, cuando se lea a Marx, se le leer como se lee a un clsico.

A veces se dice: los clsicos no envejecen. Pero eso es una impertinencia: los clsicos tambin envejecen. Aunque, ciertamente, de otra manera. Un clsico es un autor cuya obra, al cabo del tiempo, ha envejecido bien (incluso a pesar de sus devotos, de los templos levantados en su nombre o de los embalsamamientos acadmicos).

Marx es un clsico. Un clsico interdisc