Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2018

Dos tercios de los cigarrillos del mercado negro mundial proceden de las propias tabacaleras, segn un estudio

David Ruiz Marull
La Vanguardia

Investigadores de la Universidad de Bath afirman que las grandes compaas del sector facilitan el contrabando, mientras intentan controlar el sistema diseado para prevenirlo


Tabaco intervenido en la Seu d'Urgell. (Guardia Civil)

Y si todo lo que creemos saber sobre el mercado negro del tabaco no fuera del todo cierto? Durante aos, gobiernos de todo el mundo se han fiado de estudios financiados por la propia industria tabacalera para definir sus estrategias contra el contrabando de cigarrillos . Pero los investigadores de la Universidad de Bath afirman que estos informes han sobreestimado rutinariamente la escala de este comercio ilegal.

Las conclusiones de su estudio incluso van ms all y afirman que los grandes productores de tabaco estn facilitando todava el contrabando de tabaco, mientras intentan controlar el sistema global diseado para prevenirlo. Segn sus estimaciones, aproximadamente dos tercios de los cigarrillos del mercado negro mundial proceden de las propias tabacaleras.

Dos anlisis del Grupo de Investigacin de Control del Tabaco (TCRG) han sido publicados recientemente en la revista Tobacco Control. Para realizar el primero, que sali en junio, los autores tuvieron acceso a documentos restringidos que apuntaban cmo las compaas tabacaleras han intentado socavar un acuerdo internacional importante (el Illicit Trade Protocol (ITP), protocolo de comercio ilcito), diseado para evitar que la propia industria siga con el contrabando de tabaco.

Los profesores de la Universidad de Bath Allen Gallagher y Anna Gilmore recuerdan que el ITP se comenz a adoptar cuando algunas de las principales empresas del sector fueron juzgadas y multadas en 2012 por su participacin en operaciones globales de contrabando de tabaco. Se cre un sistema que rastrea los paquetes a travs de su ruta de distribucin, sealan.

En este punto, la industria tabacalera asegur que haba cambiado y se present ya no como perpetradora del contrabando, sino como vctima de este mercado ilcito, apuntan. Las principales compaas desarrollaron entonces su propio sistema, conocido como Codentify (patentado por Phillip Morris y que tambin usan British American Tabacco , Imperial Tobacco Group y Japan Tabacco International .

Presionaron a los gobiernos de todo el mundo para que adoptaran el Codentify como sistema mundial de seguimiento y rastreo. Los documentos filtrados muestran que trazaron un plan conjunto para usar lobbies para promover el Codentify y hacer creer a las autoridades que era independiente de la industria, apuntan los investigadores.

Pero cada vez hay ms evidencias, segn sugiere el estudio, de que las tabacaleras facilitan el contrabando de tabaco. En el mejor de los casos, la industria no estara controlando su cadena de suministro, aunque evidencias recientes procedentes de investigaciones gubernamentales, denunciantes y documentos filtrados indican que las compaas tienen una participacin continua en este proceso.

Esta tiene que ser una de las estafas ms grandes de la industria tabacalera: no solo sigue involucrada en el contrabando de tabaco, sino que se est posicionando para controlar el sistema que los gobiernos de todo el mundo han diseado para detener esta prctica, destaca en un comunicado Anna Gilmore, directora del TCRG.

El segundo estudio, publicado hace apenas una semana en la misma revista , ha examinado la calidad de los datos e informes sobre el tabaco ilcito que las tabacaleras han financiado y los autores entienden que se sobreestiman los niveles de contrabando y que hay una falta de transparencia en cada etapa del proceso de investigacin.

En la dcada de 1990, haba pruebas abrumadoras de que Big Tobacco (las cinco empresas ms grandes de la industria tabacalera: Philip Morris International, British American Tobacco, Imperial Brands, Japan Tobacco International y China Tobacco) estaba involucrado en el mercado ilcito del tabaco. Segn las estimaciones de la poca, un tercio de las exportaciones mundiales de cigarrillos anuales no podan contabilizarse a travs de rutas de distribucin legales, dicen los expertos.

A pesar de la abrumadora evidencia de complicidad histrica en el contrabando de tabaco y que las ltimas pruebas sugieren que las compaas continan impulsando este comercio ilcito, la industria se presenta como clave para resolver el problema, mostrando la financiacin de estudios como un ejemplo de sus intentos de reducir el estraperlo, sealan.

En 2016, por ejemplo, Philip Morris International prometi destinar 100 millones de dlares a analizar el mercado negro de tabaco. Pero si los datos no logran alcanzar los estndares esperados de la investigacin acadmica, debemos preguntarnos si tiene algn uso ms all de ayudar a la industria a enturbiar las aguas en un importante problema de salud pblica, indica Allen Gallagher.

Lo habitual es que las grandes compaas tabacaleras utilicen los hallazgos de los estudios que patrocinan para argumentar que las polticas de control del tabaco lo que hacen es conducir a un aumento en el contrabando e inciden en que si los gobiernos quieren subir los impuestos eso alentar a ms personas a comprar cigarrillos ilegalmente.

Anna Gilmore entiende que los gobiernos y las autoridades fiscales y aduaneras de todo el mundo parecen haber sido engaados por los datos y las tcticas de la industria. Es vital que se despierten y se den cuenta de cunto est en juego. Los estudios financiados por la industria del tabaco no son confiables, aade.

Fuente: https://www.lavanguardia.com/vida/20180827/451491192819/cigarrillos-tabaco-mercado-negro-tabacaleras.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter