Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2018

El jefe del Pentgono vino a ultimar los detalles de la intervencin militar en Venezuela

Carlos E. Lippo
Rebelin


Vengo en paz. No traje artillera. Pero con lgrimas en los ojos, les digo esto: si me fastidian, los matar a todos.

James perro rabioso Mattis en una reunin con iraques, durante la invasin de 2003.

No tengo duda alguna en relacin a que de toda la caterva de socipatas a los cuales Trump ha entregado la direccin del rea de seguridad de su grotesca administracin, el ms impresentable es James Mattis, el actual secretario de defensa. Y ello a pesar de que en dicho equipo se ha asignado papeles protagnicos a personajes de la calaa de: John Bolton (asesor de seguridad nacional), uno de los principales forjadores del falso positivo sobre la existencia de armas de destruccin masiva en el Irak del 2002 que sirvi de pretexto para la invasin del ao 2003, que an se mantiene vigente; Mike Pompeo (secretario de estado y exdirector de la CIA), defensor a ultranza de los mtodos de interrogatorio basados en torturas as como tambin de sus ejecutantes, de los cuales ha llegado a decir con el mayor desparpajo: " estos hombres y mujeres no son torturadores, son patriotas"; y Gina Haspel (directora de la CIA), una experta del espionaje y de las misiones encubiertas, con ms de 30 aos de experiencia en esa agencia y con severos sealamientos que la vinculan con las operaciones de tortura de prisioneros, dentro y fuera del territorio de los Estados Unidos.

Intentando una breve semblanza de este actual jefe del Pentgono, designado en 2017 en violacin de una ley que prohbe la designacin para ese cargo de quienes hayan prestado servicio en las fuerzas armadas estadounidenses durante los siete aos anteriores, ya que se retir del servicio activo en el 2013, habremos de decir que se trata de un laureado oficial del Cuerpo de Marines con muy destacada actuacin en la Guerra del Golfo (1991) y con altsimas posiciones de comando tanto en la invasin a Afganistn (2002) como en la de Irak (2003). La meditica gringa, tan dada a endilgarle apodos a todo el mundo, tanto amigos como enemigos, le ha bautizado con el de perro rabioso (mad dog), apodo que consideramos que est ms que justificado en este caso si se toman en consideracin muchos de sus cnicos y petulantes sealamientos como aquel de: S corts, s profesional, pero ten un plan para matar a todos los que conozcas, pronunciado durante la ocupacin de Irak en el 2003, al igual que el otro irrepetible sealamiento que da inicio a estas notas (1).

Es a este guerrerista, mezcla de socipata con sicpata, a quien Donald Trump ha confiado la tarea de consolidar bajo la amenaza de las armas el patio trasero suramericano, una vez que haya atado todos los cabos sueltos dejados en los primeros meses de este 2018 por sus anteriores enviados a la regin (Rex Tillerson, Mike Pence y Mike Pompeo), quienes privilegiaron la aplicacin de presiones de naturaleza econmica y diplomtica para el logro de los fines que les fueron encomendados.

Como es sabido por todos la gira suramericana del jefe del Pentgono tuvo lugar entre los das 12 y 17 de agosto, contemplando reuniones con los ministros de defensa de los dos pesos pesados suramericanos (Brasil y Argentina), y siendo recibido adems por los presidentes de los ms arrastrados cipayos o socios confiables, como ellos prefieren ser llamados (Chile y Colombia); siendo precedida por la visita a los mismos pases del almirante John Richardson, jefe de operaciones navales de la armada estadounidense, y por la visita a Colombia de Nikki Haley, embajadora gringa en la ONU.

Dejando de lado todo eufemismo, el almirante Richardson fue enftico en sealar en todos los pases visitados que las fuerzas armadas estadounidenses, y en particular la marina, queran asegurarse de que el pas angloamericano fuese el "principal socio en materia de seguridad de Latinoamrica; reconociendo que en esa materia, algunos funcionarios locales decan estar listos para la cooperacin militar interamericana, desde misiones humanitarias, hasta misiones en ciberseguridad (2). As mismo, en declaraciones a la Voz de Amrica (VOA), seal: queremos ser ese equipo estable, constante y comprometido que no deja de prestar su apoyo a la hora de la verdad. Y todos sabemos lo que significa para los gringos la hora de la verdad, as como el hecho de que el equipo estable constante y comprometido del que est hablando es con toda seguridad la fuerza multiestatal invasora de nuestro pas.

Por su parte la glamorosa seora Haley, a la usanza de las giras efectuadas en sus momentos por la secretaria de estado Clinton a pases invadidos, como Afganistn, Libia e Irak, se hizo presente el 09 de agosto (tres das antes del inicio de la gira de Mattis) en el primer consejo de seguridad del presidente Duque celebrado en el Tib, a escasa distancia de nuestra frontera, visitando luego la zona como si se tratase de los suburbios de alguna ciudad invadida de Siria o Somalia. En dicha reunin que muchos consideramos como la preparacin poltico-diplomtica de la gira del jefe del Pentgono, no se limit slo a solicitar a la comunidad internacional la accin de aislar al presidente Maduro, quien a su juicio debe pagar un precio por lo que ella considera es la crisis humanitaria en la frontera (3), sino que lleg al extremo de ungir como lder del movimiento regional en contra de Venezuela y a nombre de su gobierno, al recin estrenado presidente colombiano, al sealar de manera enftica y sin recurrir a sus frecuentes eufemismos: Estados Unidos apoya que el presidente Ivn Duque lidere un movimiento regional contra el Gobierno de Venezuela (4).

Entrando de lleno en los detalles de la gira es necesario decir que el jefe del Pentgono visit en seis das cinco ciudades suramericanas en cuatro pases: Brasil, Argentina, Chile y Colombia, en cada uno de los cuales al reunirse con sus ministros de defensa y/o presidentes, trat diferentes temas (autorizacin de uso de bases militares, prstamos para adquisicin de armamento, firma de convenios de cooperacin militar, coordinaciones varias, etc.), destinados todos a incrementar la dependencia militar del imperio de dichos pases. El nico tema tratado de manera recurrente en todos los pases fue el de Venezuela, ya que pases que durante aos recibieron nuestra solidaria ayuda humanitaria al haberle dado asilo a una cantidad importante de sus nacionales desplazados por sus conflictos internos (guerras civiles o cruentas dictaduras militares), se quejan ahora amargamente de que se hayan invertido temporalmente los flujos migratorios a causa de la guerra de cuarta generacin que nos viene aplicando el imperio desde hace ya aos; al mismo tiempo que con ello buscan impdicamente congraciarse con el imperio que desde hace aos ha venido planteando que slo intervendra militarmente en Venezuela si fuese necesario para solventar una crisis humanitaria. Es evidencia de lo anteriormente dicho el siguiente sealamiento emitido en Bogot, el da viernes 17, por Sergio de la Pea, subsecretario adjunto de defensa de EE.UU. para asuntos del hemisferio occidental: "El caso de Venezuela es preocupante para toda la regin, porque el flujo de refugiados fuera de Venezuela es significativo" (5); sealamiento que deliberadamente oculta que al menos en el caso de Colombia, ms del 70 % de esos supuestos refugiados son ciudadanos colombianos o de nacionalidad venezolana-colombiana, representando una pequea parte de los ms de 6 millones que han vivido entre nosotros desde que comenzaron a llegar a mediados de los aos sesenta, desplazados a causa de su terrible conflicto interno.

A una semana de finalizada la gira de este nefasto halcn debo decir responsablemente que estimo que ya ha sido acordada la integracin de las fuerzas armadas de los pases visitados a la fuerza multilateral que buscaba conformar el imperio para intervenir militarmente en Venezuela invocando supuestas razones de carcter humanitario, tal como lo hicieron en la Yugoeslavia de Milosevic en 1999; digo esto, basndome en los siguientes razones:

Ahondando un poco en el tema del buque hospital es necesario decir que el Comfort, que es el buque al que nos estamos refiriendo, es un autntico centro clnico flotante que puede ser equipado para transportar a unos 1.215 efectivos mdicos militares; tiene capacidad para realizar 12 cirugas simultneas; cuenta con 1.000 camas clnicas; y est dotado de helicpteros artillados para el transporte de las bajas (9) (!). Como partira del puerto de Norfolk, en la costa este norteamericana es bastante obvio que habra de ser fondeado en alguno de los puertos del Caribe colombiano pues sera ilgico que lo hiciesen pasar por el Canal de Panam para fondearlo en alguno de los puertos del Pacfico. Tambin se ha hablado de enviar el barco hospital Mercy, de similares caractersticas que el Norfolk cuyo puerto de origen se encuentra en San Diego, California, sobre el Pacfico norteamericano. No se precisa tener grandes conocimientos de la geografa colombiana para abordar a la conclusin de que ambos buques, siendo absolutamente intiles para atender a unos supuestos refugiados venezolanos que tendran que ser transportados centenares de kilmetros para poder ser atendidos, ni sern fondeados en los sitios que han dicho, ni sern tripulados exclusivamente por personal mdico, sino que sern con toda seguridad la vanguardia encubierta del dispositivo militar invasor. Recordemos que no sera la primera vez que tanto los Estados Unidos como Colombia utilizan el camuflaje de la Cruz Roja para sus acciones militares encubiertas.

Tal como titulsemos estas notas el jefe del Pentgono vino a ultimar los detalles de la intervencin militar en Venezuela y efectivamente lo hizo; la fecha ms probable de ocurrencia de este infausto evento que en caso de darse comportara el riesgo de convertir a nuestro pas y a toda la regin en un gigantesco Vietnam, ser en el lapso comprendido entre el 30 de agosto y el 12 de septiembre, coincidiendo como tantas veces hemos dicho, con la ejecucin de las Maniobras Navales UNITAS LIX, en las costas del Caribe colombiano.

An no han acordado la forma de justificar tamao exabrupto, ya que la justificacin por va de la existencia de una supuesta crisis humanitaria se les hace y se les seguir haciendo cada vez ms cuesta arriba, sobre todo despus de la entrada en vigor de las medidas de carcter econmico, financiero, monetario y cambiario puestas en vigencia por el gobierno revolucionario durante los ltimos das.

Es claro que evaluarn la utilizacin de otros motivos para justificar la invasin, entre los cuales habr de estar el de la generacin de un falso positivo militar en la frontera, que servira para presentarla como una respuesta solidaria conjunta a supuestas violaciones de la seguridad interior de Colombia y el de la espuria solicitud de invasin por parte de un gobierno venezolano paralelo a ser montado en Colombia, donde ya funciona un ilegal tribunal supremo de justicia desde las instalaciones del mismsimo congreso colombiano. Al anlisis de estos escenarios dedicaremos nuestro prximo trabajo.

Hasta la Victoria Siempre!

Patria o Muerte!

Venceremos!

(1) http://www.resumenlatinoamericano.org/2018/08/19/la-gira-de-mattis-el-perro-guardian-del-hemisferio/

(2) https://dialogo-americas.com/es/articles/us-wants-remain-partner-choice-south-america

(3) https://www.laiguana.tv/articulos/314273-fragatas-corbetas-submarinos-venezuela/

(4) https://celippor.blogspot.com/2018/08/laoligarquia-colombiana-pretende.html

(5) https://www.efe.com/efe/america/politica/china-y-venezuela-grandes-protagonistas-de-la-gira-mattis-por-suramerica/20000035-3723365#

(6) http://celippor.blogspot.com/2018/06/quehan-venido-hacer-los-cascos-blancos.html

(7) http://celippor.blogspot.com/2018/07/alertaa-los-cascos-blancos-argentinos.html

(8) https://www.efe.com/efe/america/politica/china-y-venezuela-grandes-protagonistas-de-la-gira-mattis-por-suramerica/20000035-3723365#

(9) https://www.aporrea.org/tiburon/n329979.html


[email protected]


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter