Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-08-2018

Luchar por dignidad

Luis Torres Rodrguez
Rebelin


Descubrir permanentes paradojas y continuas contradicciones es el principal componente de la vida, que nos ubica en el dilema de aceptar o rechazar la propuesta que se nos presenta. Nos condenamos o liberamos por ideales que asumimos por dignidad? o hipotecamos trgicamente nuestra existencia por priorizar un bienestar material superfluo y balad?

Las guerras perdidas de un irlands o un romano, antiguos, han pasado a la historia por ser ejemplo de dignidad, a pesar de la derrota material.

Una idea vale ms que un nombre o un hombre. Enfrentarse de manera desigual, por la verdad, la dignidad, el honor, la justicia, vale ms que aferrarse a un poltico de moda o en el poder que en el mejor de los casos podra durar cuatro aos -, que ha logrado esa posicin gracias a la traicin y engao, porque de igual manera ser efmero, y crea un vaco existencial.

Hechos violentos han transformado la historia de la humanidad, que en unos casos nos han liberado del yugo (la revolucin francesa, las guerras de la independencia); y, en otros para esclavizarnos (las guerras mundiales, el auto atentado a las torres gemelas). En la actualidad, los hechos violentos ya no se dan a travs de guerras declaradas, sino de acciones camufladas y turbias, con efectos semejantes y ms devastadores y destructivos que las mismas guerras (combate al narcotrfico en Mxico y Colombia, o combate a supuestos gobiernos dictatoriales como los de Venezuela o Nicaragua).

Acciones polticas manipuladas y mercenarias, nos conducen a violentos enfrentamientos dentro de los grupos sociales, sin reparar que los nicos beneficiados son pequeas lites financieras o comerciales, que controlan esos mundos. Los casos actuales y relevantes son los de Argentina, Brasil y Ecuador, donde sus presidentes y gobiernos han decidido someterse a intereses internos y externos, en perjuicio de sus propios pueblos.

Las sociedades de cada uno de estos pases sabrn soportar el hambre y el caos al que son sometidos, pero al final saldrn por sus fueros de dignidad y valor, de justicia y libertad, para dar al traste con estos gobiernos tteres y traidores, con estos gobiernos violadores de los derechos humanos.

Si me preguntan cul es el prurito que vuelve ms vicioso y criminal a un gobernante, yo responder que el abuso de las leyes, dijo Juan Montalvo, a finales del siglo XIX, que repercute a comienzos del XXI, cuando un mediocre presidente hace tabla rasa de la constitucin y las leyes vigentes, al proceder con una consulta popular violentando todas las normas jurdicas; hace aprobar una ley del reparto atropellando la normativa vigente; pactar con los delincuentes que no pagaron los impuestos y que estafaron a los trabajadores sin afiliarles a la seguridad social; prohibir el ingreso de los migrantes venezolanos, pisoteando los derechos humanos, es la demostracin ms palpable de la criminalidad del gobierno de todos los traidores.

Una idea, un principio podr servir de bandera de un partido; un hombre, jams sino a los pobres de espritu. Patria, libertad, honra, he aqu mis caudillos; fuera de ellos, no tengo bandera. DESPRECIO TANTO A LOS URVINISTAS COMO A LOS MORENISTAS, si no les gobierna el pundonor, dijo igualmente Juan Montalvo.

El gobierno de todos los traidores, no sabe de pundonor, patria, libertad, honra; solo sabe de reparto y entreguismo, que terminar en el basurero de la historia.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter