Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2018

La consulta anticorrupcin gan pero no pas: le falt medio milln de votos

Camilo Rengifo Marn
Rebelin


Por tercera vez en este 2018, los colombianos fueron convocados a las urnas, y despus de participaciones masivas en las elecciones al Congreso y a la Presidencia, la consulta anticorrupcin de este domingo no logr el mnimo de 12.140.342 votos para decirle al poder Legislativo que debe tramitar los puntos que los ciudadanos les entregaran como obligatorios.

Once millones 700 mil colombianos dieron su voto a las siete preguntas: votaron por disminuir el sueldo a los congresistas y altos funcionarios del gobierno, por cero privilegios y muerte poltica a los corruptos,por la rendicin de cuentas de los polticos elegidos (congresistas, concejales), por pliegos claros para evitar la contratacin tramposa y a dedo, por la observacin ciudadana a los contratos; y por la limitacin de los periodos en cargos de eleccin popular.

La consulta anticorrupcin sac ms votos (20% ms) que los que los que registr en las urnas Ivn Duque para alzarse con la Presidencia. Sin embargo, no le alcanz para pasar el umbral. La consulta no ser vinculante, el Congreso no volver norma las preguntas que estaban contempladas en el tarjetn. Sin embargo, es una victoria poltica para todos los que la promovieron.

Se estima que cada ao los corruptos se apropian del 15% que tiene el Presupuesto Nacional anualmente.

El primer rival era el abstencionismo. Hace dos meses, en la segunda vuelta presidencial, la abstencin fue del 46%. La consulta tena que vencer la abstencin con un tema como la corrupcin que no despertaba las pasiones que se vivieron en las presidenciales. No hubo dinero para promocionar la consulta ni para mover a los sufragantes durante la jornada.

ngela Robledo, excandidata a la vicepresidencia, una de las personas que se sum a la pedagoga en las calles, celebr la participacin ciudadana. " Esta votacin ya es un triunfo de la democracia colombiana. Una campaa sin clientelismo y llena de pedagoga", asegur.

Para el senador Alberto Robledo, la consulta es el logro poltico ms importante en dcadas. Primera consulta convocada popularmente. Es un mensaje duro no solo para el Congreso, sino tambin para todos los actores del Estado! Qu haya ms justicia y menos titulares!, tuite.

Duque, Uribe y las fake news

Al presidente Ivn Duque no le quedaba fcil no votar, pero haberlo hecho ser un punto de quiebre con su padrino, el expresidente lvaro Uribe, quien se despach en Twitter contra la iniciativa y sus promotores (el excandidato presidencial Gustavo Petro y la senadora Claudia Lpez), como el ms feroz opositor de esa iniciativa. "No voto la consulta engaosa y he cuidado con transparencia y austeridad los recursos del Estado a lo largo de mi carrera pblica".

La seora Lpez me acusa de fundador del paramilitarismo, de utilizar paramilitares para asesinar a mis opositores, y para convalidar su infamia obliga a gastar 300 mil millones de los recursos pblicos ()El doctor Petro me acusa de delitos de lesa humanidad, clama para que me lleven a la crcel y para eso hace gastar 300 mil millones, aadi.

En los ltimos das, al igual que durante la campaa presidencial, la extrema derecha lanz una campaa de noticias falsas por las redes sociales : que los promotores de la consulta recibirn millones por reposicin de votos, que se iba a reducir el salario mnimo a todos los trabajadores, que la consulta es castrochavista  

Fue una jornada caracterizara por la abstencin y Colombia perdi la oportunidad de convertirse en un pas con una democracia comprometida . A Duque le falt voluntad poltica para apoyar la consulta, dijo el senador Petro. Uribe, que tuvo la capacidad de movilizar 6 millones de votos por el No al plebiscito de los acuerdos de paz con las Farc, y que tiene el ttulo del senador ms votado de la historia, aparece como el perdedo.

La participacin popular

El tarjetn es el resultado de una larga historia de intentos por ponerle freno a este flagelo, a los que sistemticamente, y en no menos de ocho ocasiones en los ltimos cuatros aos, el Congreso de la Repblica les ha cerrado el paso.

La consulta era una propuesta a ejercer democracia directa: si Colombia votaba mayoritariamente a favor de lo propuesto y se pasaba el umbral, le estara dando por primera vez en el pas una orden directa al Congreso y a la Presidencia de hacer algo puntual. Esa sola posibilidad era ya un motivo suficiente para participar. Pero para ser aprobada, deba lograr 12.140.342 votos vlidos, correspondientes a un tercio del censo electoral.

El tarjetn contena siete propuestas sobre un tema concreto que afecta a todos los colombianos: la corrupcin. El Legislativo lo aprob de manera unnime, enviando un mensaje claro: esto va ms all de los partidos. La indignacin de los ciudadanos ha crecido lo suficiente como para que el mundo poltico observe en las banderas anticorrupcin un camino para salir de su atolladero, seala el analista

Todos los recientes candidatos presidenciales prometieron esa lucha y el tema se posicion en la agenda del pas poltico, a tal punto que el primer paquete legislativo del gobierno de Ivn Duque est enfocado en esta materia e incluso tiene varias de las medidas que plantea la consulta. Pero este ambiente de coincidencia nacional se enfrent a un nuevo problema: la baja intervencin ciudadana en los mecanismos de participacin. Desde 1991, cuando se cre la consulta popular, esta es la primera vez que se produce una de carcter nacional.

En la historia reciente, el movimiento estudiantil de la Sptima Papeleta llev a los ciudadanos espontneos a depositar un papel adicional en las elecciones parlamentarias del 11 de marzo de 1990. Ese da, los colombianos les hicieron saber a los polticos que queran una Asamblea Nacional Constituyente para reformar el Estado colombiano. Ms de dos millones de electores incluyeron dicha papeleta y al siguiente ao surgi la nueva carta magna.

En la Constitucin del 91 se reglament el artculo 103, que les dio vida a nuevos mecanismos de participacin popular, como la consulta o la revocatoria del mandato. Y desde ese da ha venido creciendo la expresin ciudadana.

En los ltimos aos hicieron carrera nuevas formas de participacin poltica: el fracasado referendo que en octubre de 2003 realiz el gobierno de lvaro Uribe, con 15 preguntas de las cules solo una pas el umbral; cientos de consultas populares ambientales, revocatorias de mandatos y hasta el plebiscito para refrendar el Acuerdo de Paz con las Farc. Incluso un intento de referendo para una segunda reeleccin uribista, que aprob el Congreso pero tumb la Corte Constitucional en 2010.

La Consulta Anticorrupcin fue la ltima eleccin de la agitada agenda electoral que ha vivido el pas en estos ltimos dos aos. Las siete preguntas consultadas buscaban exigirle al Congreso que cumpla con un mandato de control ciudadano a la funcin pblica, y aun cuando fuera rpobada llegaran nuevos retos: convertir ese mandato en normas eficaces, que no se sumaran al grueso anaquel de delitos sin responsables en Colombia.

Y aunque parezca de Perogrullo, la consulta anticorrupcin gan, pero no pas.


Camilo Rengifo Marn, Economista y docente universitario colombiano, analista asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter