Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-08-2018

La Bolivia de Evo y el 2019

Katu Arkonada
Rebelin


El 14 de agosto de 2018 Evo Morales cumpli 12 aos, 6 meses y 23 das en el cargo, superando de esta manera a Vctor Paz Estenssoro, Presidente tras la revolucin del 52, que haba acumulado 12 aos a la cabeza del gobierno boliviano, aunque de manera discontinua (1952-1956, 1960-1964, 1985-1989). De esta manera, Evo se convierte en el Presidente ms longevo de la historia de la primero Repblica, y luego Estado Plurinacional de Bolivia.

Este rcord se sustenta en 3 grandes victorias en las elecciones presidenciales de 2005 (54% de los votos), 2009 (64%) y 2014 (61%); as como en 2 referndums, el revocatorio de 2008 (67%) y el referndum constitucional de 2009 (61%).

Sin embargo, el 21 de febrero de 2016 se produjo un intento de perforacin hegemnica (en palabras de la analista crucea Helena Argirakis) con la derrota en referndum de la opcin por la repostulacin de Evo Morales, opcin que obtuvo el 49% de los votos frente al 51% que obtuvo el No a su repostulacin, en medio de la guerra sucia contra la figura del Presidente articulada en el llamado Caso Zapata.

A pesar de la ampliacin de la democracia lograda por el gobierno de Evo Morales durante 12 aos, que se puede sintetizar en la palabra inclusin, la mstica del proceso de cambio se fue agotando, y el cambio ya no poda ser representado por quien llevaba una dcada transformando Bolivia mediante una gestin de gobierno basada en la nacionalizacin de los hidrocarburos, una nueva Constitucin que otorgaba derechos a quienes nunca tuvieron, y estabilidad econmica.

Ese sujeto poltico, sintetizado en lo que la CPE define como movimiento indgena originario campesino, se transform. Segn Naciones Unidas, casi 3 millones de personas, en un pas cuyo censo no llega a 11 millones, han salido de la pobreza y se han incorporado a esa difusa clase media.

lvaro Garca Linera define una triple clase media: la tradicional, parientes pobres de las viejas lites econmica; la clsica que accede a privilegios a partir de inversin en educacin y empleo; y una nueva clase media de extraccin popular, con iguales o mayores ingresos que las 2 anteriores, fruto del proceso de cambio.

Sin embargo, a pesar de ser el pas de Sudamrica cuya economa ms crece durante los ltimos aos, se pas en menos de ao y medio de ganar con el 61% a perder un referndum con el 49%. Pero de manera paradjica, no hay oposicin poltica, siendo los medios de comunicacin hoy el principal partido de oposicin. La oposicin no ha podido construir un liderazgo, y se encuentra fragmentada y sin un proyecto poltico alternativo. Su nico discurso es el slogan Bolivia dijo No, que parece ser suficiente para poner en dificultades al gobierno de forma temporal, pero no para ganar una eleccin. Su nica alternativa real es Carlos Mesa, ex Vicepresidente de Gonzalo Snchez de Lozada, tan buen historiador como mal poltico, y probablemente el Presidente ms timorato de la historia boliviana.

Por eso el partido meditico utiliza todos los dispositivos a su alcance para negar la ampliacin de la democracia y construir un imaginario en torno a dictadura y corrupcin, generando un sentimiento de rechazo en una parte de la poblacin, clase media urbana, y jvenes que no conocieron el neoliberalismo,

En definitiva, en Bolivia no hay 2 proyectos de pas enfrentados. Hay un proyecto de transformacin poltica, social y econmica, aun con limitaciones y errores tras 12 aos, y enfrente el vaco y los intereses de ciertos sectores polticos y econmicos que se esconden detrs de los medios y las mal llamadas plataformas ciudadanas. La disyuntiva es la Bolivia de Evo frente al retroceso social que implicara un modelo como el de la Argentina de Macri o el Brasil de Temer.

Por eso se puede prever un 2019 de alta conflictividad social (que obligue al gobierno a estar respondiendo a la coyuntura poltica) y plataformas ciudadanas articuladas como oposicin desde la sociedad civil, manejadas y financiadas por los viejos partidos. Es por ello que es necesaria la defensa del proceso de cambio ms all del bloque nacional-popular que representa el MAS. Finalmente, las conquistas fueron de y para todo un pueblo.

Los ingredientes para la victoria en 2019 estn: un liderazgo que da unidad y cohesin, y un movimiento que si se engrasa bien se convierte en una maquinaria electoral eficiente. Sin embargo, falta afinar el proyecto, que ya no puede ser solamente el anti neoliberal. Necesita recuperar la mstica y, reteniendo el ncleo duro (Evo podra ser Presidente con el 40% de los votos si saca al menos 10 puntos de ventaja sobre su inmediato competidor), atraer hacia s a esa nueva clase media de origen popular. Es necesario volver a irradiar la potencia plebeya que puso en marcha el proceso de cambio, sobre todo, hacia los jvenes que no conocieron el neoliberalismo. Es necesario construir no solo una alternativa econmica al neoliberalismo, sino tambin cultural.

En 2025 se cumplen 200 aos de la fundacin, por parte de Simn Bolvar, de la Repblica de Bolivia. Es necesario terminar lo que se comenz en 1995 con la fundacin del Instrumento Poltico para la Soberana de los Pueblos, y en 2005 con la victoria del MAS-IPSP.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter