Portada :: Brasil :: Elecciones en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2018

Es o no posible derrotar el golpe en estas elecciones?

Valrio Arcary
Esquerda Online


La respuesta al enunciado de la pregunta del ttulo es complicada, pero, ineludible. Es complicada porque las respuestas simples, sea por s o por no, son insatisfactorias. E ineludible porque la esencia de la lucha electoral es saber si el prximo gobierno ir o no a llevar adelante el programa de ajustes econmicos y sociales implementado por el gobierno Temer, que intenta reposicionar el capitalismo perifrico brasilero en el mercado mundial para atraer inversiones que puedan potencializar la salida de la recesin.

Evidentemente, las elecciones sern en dos turnos, y la pregunta deja implcita dos premisas inciertas, en este momento, porque estamos ante una lucha electoral. La primera premisa es que la hiptesis ms probable es que el segundo turno no ser entre dos candidaturas del campo poltico que apoy el golpe. Una hiptesis y una conjetura. El clculo en este anlisis es que la candidatura del PT ser beneficiada por la transferencia de votos de Lula en una escala tal que permitir ir a la disputa en el segundo turno. La segunda premisa es que es posible, pero, todava muy indefinido, que el rechazo a Temer, despus de aos en el poder, sea mayor que el rechazo al PT.

Esto, si consideramos, por ejemplo, el no, sin mediaciones, se trata de una respuesta parcial y polticamente sectaria. Porque subestima el impacto monumental que una eventual victoria electoral de la candidatura del PT tendra sobre el estado de nimo de los sectores ms organizados de la clase trabajadora y de las masas populares, dos aos despus del impeachment, y de la terrible experiencia con el gobierno Temer. Equivale a decir revolucin o nada, lo que es un discurso ultimatista. Peor, en funcin de la actual relacin de fuerzas desfavorable, en que no hay, siquiera remotamente, disposicin para una confrontacin de esa gravedad, se trata de un ultimtum dirigido a los trabajadores, y no al enemigo de clase.

La izquierda radical tiene como una de sus consignas clsicas el slogan slo la lucha cambia la vida. Es un slogan justo. Debe ser repetido, incansablemente, porque es educativo e inspirador. Pero este slogan no autoriza la conclusin de que las elecciones no cambian nada. Porque, simplemente, eso no es verdad. Las elecciones son, tambin, un terreno en el cual la lucha de clases se desarrolla y la indiferencia con su resultado revela una inocencia inadmisible. Y tiene como consecuencia la incomprensin de que se debe combatir, prioritariamente. Como si todas las candidaturas fuesen, igualmente enemigas. No es posible luchas contra todos con la misma intensidad, todo el tiempo, En poltica es preciso elegir contra quien luchamos, prioritariamente, si queremos vencer.

Una respuesta opuesta, el s, sin mediaciones, es insuficiente y, polticamente, ingenua. Sobrestima el significado de las elecciones presidenciales, e ignora el peso de la mayora reaccionaria que, probablemente, ser electa para el Congreso Nacional. Desconoce el peso poltico que el Poder Judicial conquist con la operacin Lava Jato, desconsidera la fuerza econmico-social de la clase dominante, y subestima la presin imperialista sobre el Brasil. Olvida el desplazamiento de una parcela importante de la clase media hacia la derecha y disminuye el impacto del surgimiento de un movimiento neofascista. No menos importante, fantasea que un posible futuro gobierno liderado por el PT estara dispuesto a ir hasta una anulacin de la obra del golpe. Lo que slo sera posible apelando a la movilizacin popular permanente, una condicin indispensable para previsibles confrontaciones, comenzando por el indulto a Lula. Ocurre que el PT est autolimitado por las propias contradicciones internas de su direccin, evidenciadas durante el ao 2015, cuando Dilma Rousseff nomin a Joaquim Levy y su plan econmico.

Respuestas simples sin mediaciones son autoengao. Un respuesta ms compleja depende de cmo comprendemos lo que fue el golpe del impeachment de Dilma Rousseff. Y depende, tambin, de cmo definimos lo que sera su derrota. Si entendemos que el golpe fue solamente la derrocada del gobierno de coalicin liderado por Dilma, y si entendemos que su derrota equivale simplemente a la eleccin de la candidatura del PT, entones la respuesta es s, y punto final. Solo que esa conclusin es superficial, por varias razones. Y una media verdad. Medias verdades son respuestas falsas.

Si percibimos que el golpe fue ms que el impeachment, si percibimos que la votacin en el Congreso Nacional fue la forma sper-estructural de un cambio en la relacin de fuerzas entre las clases y, en consecuencia, de una transformacin de la relacin poltica de fuerzas entre los partidos, entonces, la respuesta es ms complicada. La clase dominante brasilera se uni para derrumbar a Dilma Rousseff, despus que algunos millones de personas de los sectores medios salieron a las calles, porque se unific en torno a un programa: crear las condiciones econmico-sociales internas, a travs de un ajuste fiscal recesivo brutal, para que el Brasil pueda disputar una parcela de la gigantesca masa de capitales disponibles en el mercado mundial, ahora que los antagonismo entre Estados Unidos y China se intensifican.

Un victoria electoral del campo poltico del golpe, o sea, de las fuerzas polticas que apoyaron el programa de ajuste resultar, ciertamente, todava en 2019, en: (a) una ofensiva para la aprobacin de una reforma de la previsin social que establezca la edad mnima de jubilacin a los 65 aos; (b) una ofensiva para nuevas privatizaciones de las empresas estatales, desnacionalizacin de la economa, facilitando la entrada y salida de capitales; (c) una ofensiva sobre la universidad pblica y privatizacin de la educacin; (d) una ofensiva sobre l SUS (Sistema nico de Salud) y facilitacin de la privatizacin de la salud, etc.

Claro que una derrota electoral de las candidatura del golpe -Jair Bolsonaro (Partido Social Liberal-PSL), Geraldo Alckmin (Partido de la Social Democracia Brasilea-PSDB), Marina Silva (Red de Sustentabilidad-Rede), Henrique Meirelles (Movimiento Democrtico Brasileo-PMDB), lvaro Fernandes Dias (Podemos)- sera un desenlace extraordinario y muy positivo. En verdad, ser espectacular y hasta sorprendente.

Sera espectacular porque tendra alguna justicia potica. Al final, hubiera sido muy previsible una derrota electoral del PT en 2018, si el gobierno Rousseff hubiese cumplido su mandato hasta el fin, en funcin del agravamiento de la prolongada recesin iniciada en 2014, y por la repercusin de la operacin Lava Jato.

Aunque considerando un desenlace que tendra como consecuencia una elevacin del estado de nimo de la clase trabajadora y una previsible confusin, por lo menos temporaria de la clase dominante, lo que implicara condiciones ms favorables de lucha, eso no permite concluir que un futuro gobierno del PT correspondera, directamente, a una anulacin de la obra del golpe. Sera un escenario ms favorable, pero solamente el inicio de una nueva coyuntura de lucha.

En este contexto, cuanto mayor sea la votacin por la candidatura Guilherme Boulos/Sonia Guajajara (Partido Socialismo y Libertad-PSOL) en el primer turno, mejores sern las condiciones para la lucha que vendr despus de las elecciones, independiente del resultado del segundo turno. Por tres razones. Primero, porque la ida del PT al segundo turno, en funcin de la escala de la disputa, no depende del PSOL y sus fuerzas aliadas. Segundo, porque las condiciones para presionar al PT por la izquierda sern ms favorables. Tercero, porque la reorganizacin de la izquierda ser impulsada con mayor fuerza, favoreciendo las condiciones de lucha de las masas populares.

Traduccin: Ernesto Herrera, para Correspondencia de Prensa.

Fuente (original en portugus): https://esquerdaonline.com.br/2018/08/28/e-ou-nao-e-possivel-derrotar-o-golpe-nestas-eleicoes/
Fuente (traduccin al castellano): https://correspondenciadeprensa.com/2018/08/28/brasil-debates-es-o-no-posible-derrotar-el-golpe-en-estas-elecciones/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter