Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2018

Cambia la poltica de Estados Unidos hacia Cuba?

Jess Arboleya
Progreso Semanal


El Departamento de Estado de Estados Unidos acaba de disminuir la alerta de peligrosidad de los viajes a Cuba. En apenas un ao evolucion de la categora 4, la mxima posible, a la categora 2, en la cual solo se recomienda tener prudencia a la hora de hacer el viaje, por lo que se aplica a muchos pases del mundo.

De esta manera, se pretende rectificar en parte, una poltica que ha tenido una oposicin mayoritaria en todo el espectro poltico y social norteamericano.

Tambin anunci que reanudar parcialmente los servicios consulares de su embajada en Cuba, pero solo a ciudadanos norteamericanos de estancia en el pas. Se mantienen suspendidos los servicios a los cubanos que aspiren viajar de manera temporal o definitiva a Estados Unidos, los cuales tendrn que trasladarse a otros pases para hacer los trmites.

Segn el Departamento de Estado, tales medidas responden a las recomendaciones hechas por el Comit de Evaluacin de Riesgos de ese rgano e incluye el fortalecimiento de medidas de seguridad no especificadas para su personal en Cuba, los cuales solo podrn permanecer un ao en el pas sin la compaa de sus familias.

Nada indica que se trata de un paso hacia el mejoramiento de las relaciones con Cuba. Por el contrario, se han arreciado las acciones contra el pas y Cuba contina siendo uno de los objetivos de la ofensiva norteamericana contra los procesos progresistas en Amrica Latina.

Pero ni siquiera para esto sirve la reduccin del personal de su embajada en Cuba. Recientemente, el Servicio de Investigaciones del Congreso dio a conocer un memorando, donde se plantea que la situacin de la embajada norteamericana en Cuba reduce potencialmente la capacidad del Departamento de Estado y obviamente otras dependencias para comprender la situacin sobre el terreno y reportar sobre sus desarrollos.

Dicho de otra manera, se quedaron ciegos o cortos de vista frente a los cambios que tienen lugar en Cuba y reducida su capacidad para influir sobre los mismos. Hasta los llamados disidentes, a los que se entregan fondos millonarios para subvertir el sistema cubano, se han quejado pblicamente de las afectaciones que les ha producido las limitaciones de acceso a la embajada norteamericana. Esta pudiera ser una de las causas para tratar de enmendar el error.

Tambin pudiera suponerse que es el resultado del desgaste de la credibilidad de los misteriosos ataques snicos, los cuales sirvieron como excusa para reducir el personal de ambas embajadas. Sin embargo, no parece que el apego a la veracidad, como atributo de su poltica, sea un factor particularmente cuidado por la administracin de Donald Trump.

La mejor explicacin debe ser buscada en la poltica interna de Estados Unidos. Sobre todo, de cara a las elecciones parciales de noviembre de este ao, donde los republicanos enfrentan una situacin muy complicada.

Desde hace tiempo los viajes de norteamericanos a Cuba han sido mirados desde dos perspectivas distintas por parte de la poltica oficial norteamericana. La prevaleciente ha sido impedirlos, en el entendido en que se contrapone con el clima de hostilidad que debe regir las relaciones entre los dos pases. La otra es promoverlos, en tanto suponen que aumenta la influencia de Estados Unidos en Cuba y favorece el desarrollo del sector privado, visto como un agente de cambio del sistema cubano.

Obama asumi la segunda estrategia y Cuba acept el reto, en la confianza de sus fortalezas polticas y su correspondencia con sus propios planes de desarrollo econmico. En pocos meses, a pesar de que el bloqueo impide que viajen en calidad de turistas, ello signific un incremento notable de los viajes de norteamericanos a Cuba y su aprovechamiento por parte de empresas e instituciones norteamericanas interesadas en diversas formas de intercambio.

Las medidas de Donald Trump redujeron el flujo de viajeros en casi un 25 % en relacin con el ao precedente. Debido a los peligros legales y financieros que implicaba actuar bajo las alertas de viaje antes existentes, ms del 80 % de los turoperadores norteamericanos se vieron obligados a cancelar los viajes a Cuba e igual se afectaron los intercambios acadmicos y culturales en marcha.

Rebajar el nivel de alerta de estos viajes puede facilitar un incremento de los mismos y, de esta manera, satisfacer los reclamos de poderosos intereses vinculados a la industria de los viajes, dgase hoteleros, lneas areas, turoperadores, agencias de viaje y cruceros, as como instituciones acadmicas y culturales, incluso religiosas, muchas de las cuales son importantes contribuyentes a los procesos electorales estadounidenses.

Un problema no resuelto con las recientes disposiciones es el dao que esta poltica ha ocasionado a la comunidad cubanoamericana y su posible efecto en las elecciones de La Florida.

Estados Unidos ha reconocido que no cumplir con los acuerdos migratorios con Cuba, el cual establece conceder un mnimo de 20 000 visas anuales para cubanos que deseen radicarse en ese pas. Este ao apenas se han concedido 8 000 visas, afectando de manera sensible un programa de reunificacin familiar que funciona desde 1994. Ms grave an, es que el cierre del consulado de Estados Unidos en La Habana ha impedido viajar a miles de personas, con la intencin de visitar a sus familiares en ese pas.

Segn una reciente encuesta de Florida Latino Voters, para el 21 % de los votantes cubanoamericanos un tema esencial en las prximas elecciones, son los asuntos relacionados con la poltica migratoria y la reunificacin familiar. Esto debe haber activado las alarmas entre los republicanos, que aspiran a contar con la mayora de ese voto en unas elecciones que se anuncian muy reidas.

En particular, es un problema muy grave para la decisin de los tres escaos al Congreso que hoy da estn en manos de cubanoamericanos republicanos. Al promover la separacin de las familias, la derecha cubanoamericana se ha dado un tiro en el pie y la hemorragia puede costarles la vida.

No es descabellado entonces suponer que en los prximos das el gobierno norteamericano, con la discreta anuencia de la derecha cubanoamericana, tome otras medidas ya se habla de estabilizar el personal en Cuba, con vistas a llegar a las elecciones con la sensacin de que se trata de un problema en vas de solucin. Por eso, hasta ahora, el vociferante exilio histrico cubano, no ha dicho nada en contra.

Fuente: http://progresosemanal.us/20180830/cambia-la-politica-de-estados-unidos-hacia-cuba/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter