Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2018

La muerte se hizo comn

Cristbal Len Campos
Rebelin


La muerte se hizo comn, la violencia se normaliz en la vida cotidiana de Mxico, por todos los medios se difunden noticias sobre hechos relacionados con la muerte; enfrentamientos entre grupos delictivos; desaparicin forzada de activistas y defensores de los derechos humanos; asesinatos de periodistas o la vulneracin fsica y moral de la mujer cuya mxima expresin es el feminicidio, muertes por hambre y discriminacin. Lo cierto es que a diario sucesos denigrantes aumentan el nmero de vctimas de una guerra contra la humanidad, que pudiera parecer sin sentido, pero que en la realidad responde a la continua lucha por el poder, el dinero y la dominacin de unos sobre otros. Lo cotidiano se manch de dolor, de silencios, de impunidad que desde arriba se busca implantar en las conciencias para justificar la constante opresin que vivimos, esta relacin contradictoria se refleja en todas las acciones del ser humano y tiene su reproduccin en diferentes escalas.

En el hogar y en la sociedad acostumbrado a mandar, el hombre busca dominar a la mujer a travs de diferentes mecanismos de represin, la econmica, la moral (hipcrita), el prejuicio y la violencia verbal y fsica, el sistema se revela en el patriarcado cimentado en la idea de superioridad masculina y se reproduce socialmente con los feminicidios, la discriminacin y la doble explotacin. La mujer libre es juzgada, atacada y asesinada con el amparo de las leyes sordas al grito humano de igualdad y equidad.

La estructura social dividida en clases, impone el mando de quien controla el Estado, en Mxico la burguesa manda, somete y explota a los trabajadores de todas las ramas productivas, mantiene su poder mediante aparatos represivos que van desde la iglesia, el ejrcito y la polica, as como, por medio de la moral y la tica conveniente a sus intereses. Los medios de comunicacin difunden esos valores para generalizar el control y asegurar la continuidad del sistema, quien busque la posibilidad de otra realidad es reprimido violentamente, desaparecido y criminalizado, el caso reciente de Ayotzinapa habla por s slo, pero en realidad toda la historia tiene muestras de esta realidad.

En el seno de la sociedad y dentro de las mismas clases sociales hay constantes disputas internas, que van de las ideologas al control econmico, la divisin por intereses daa el tejido social dispersando el todo en partes confrontadas, hecho que beneficia al dominio de quien manda. Estas disputas en las ltimas dcadas han alcanzado niveles insospechados porque se acompaan de la degradacin absoluta de todo valor humano, la proliferacin del narcotrfico y su asuncin como una imagen fetichizada, ha provocado que la guerra entre carteles del narcotrfico inunde al pas en sangre, todo, con la clara anuencia de los gobiernos federales que por mantener su hegemona han pactado con bandos especficos y expuesto a la poblacin a un estado de indefensin absoluto. La degradacin del capitalismo se muestra en Mxico por medio de la ignominia social y el culto a la deshumanizacin.

La crtica es enjuiciada, no para el uso de la razn sino para la extensin de la ilegalidad, la persecucin a periodistas e intelectuales comprometidos con la verdad y la sociedad, acumula a la fecha, cientos de vctimas y desapariciones. Escenas de muerte cubren a la palabra obligando a la desconfianza, al temor y a la inseguridad que se impregna en el sentir comn y cotidiano de la poblacin, cmo creer en las instituciones de justicia si se premia al poltico corrupto y traidor y se condena al ciudadano critico de su realidad? El miedo a la verdad conlleva altos grados de violencia que han enraizado su existencia en el seno mismo del poder. La violencia sistmica de nuestra realidad afecta hasta la parte ms simple de la organizacin de nuestro pas.

Desapariciones y silencios, impunidad e hipocresa, simulacin e inmoralidad, son en suma, los resultados de aos de gobierno. Dolor, sangre, balas, ilegalidad, corrupcin y violencia no son palabras, son hechos en el Mxico cotidiano, en el andar diario de la patria que se cubre de pena. Todo ello debemos dejar atrs si queremos la verdadera restauracin de un orden justo y que busque el bien comn. La muerte se hizo comn, tan comn, que ahora mismo hablamos, leemos y escribimos sobre ella.

Ante el comn de la muerte, pongamos el doble empeo por la vida y la humanidad.

Cristbal Len Campos es integrante del Colectivo Disyuntivas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter