Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-09-2018

Lo que debemos enfrentar

Guillermo Almeyra
Rebelin


La inteligencia artificial, tan poco estudiada en las universidades latinoamericanas y tan poco desarrollada en nuestro continente, podra tanto causar un terrible desastre social como, por el contrario, hacer posible el sueo de Fourier de unas pocas horas de trabajo para la reproduccin y casi todo el da para otros trabajos voluntarios y creativos o, simplemente, para el descanso y el disfrute de la naturaleza.

Hoy ya hay robots que sustituyen a las cajeras de los supermercados, a los soldadores especializados, pintores de brocha gorda, albailes y hasta a los cirujanos pero, con el desarrollo de la inteligencia artificial, millones de robots especializados y multiusos podran remplazar a una enorme cantidad de trabajadores manuales o de empleados y funcionarios arrojndolos a la desocupacin. La pesadilla de Jack London en El Taln de Hierro podra concretarse y hacia su realizacin tienden los esfuerzos del capitalismo.

Para eso est acabando con todas las leyes de proteccin social, rebajando brutalmente el nivel de ingreso y destruyendo sistemticamente poblaciones enteras de los pases dependientes, que son minadas por el hambre y las enfermedades, pauperizadas y disgregadas por el despojo agrcola o minero, diezmadas por las guerras y las migraciones de los ms jvenes, audaces y emprendedores que empobrece a las comunidades. Para el capitalismo sobran miles de millones de personas cuyas necesidades sociales y derechos (agua, aire limpio, servicios esenciales, vivienda digna) considera gastos (cuando son inversiones productivas dadas gratis a los patrones para que puedan explotar trabajadores rendidores y en buenas condiciones).

Una mejor condicin de vida de la mayora de la poblacin eleva las expectativas de vida; eso es intolerable para el capitalismo ya que los ancianos son tambin sobrantes, improductivos, una carga social. Reducir la masa salarial, los servicios sociales y tambin el tiempo no productivo aumentando el trabajo infantil y acelerando la muerte de los ancianos, es un objetivo del capital. El ideal del mismo es sustituir trabajadores vivos por capital muerto (como los robots) que en poqusimo tiempo amortiza con su trabajo el costo de su produccin y deja un margen de ganancia infinitamente mayor, adems de no pensar ni hacer huelgas.

La alternativa a estos planes siniestros consiste en utilizar la nueva tecnologa y desarrollar la inteligencia artificial pero para reducir el tiempo de trabajo necesario para la reproduccin de la familia obrera y para la amortizacin y renovacin de las instalaciones y maquinarias. Hay que distribuir la masa de trabajo entre los desocupados actuales de modo de trabajar menos trabajando todos. Para eso hay que expropiar al capitalismo, cortando as de raz las emigraciones en busca de trabajo y la delincuencia causada por la miseria y el atraso.

Hace cien aos se trabajaba en la industria 12 horas diarias y en los campos de sol a sol. La conquista de las 8 horas y de las leyes sociales fue un paso enorme hacia la civilizacin. Hoy es ya posible trabajar dos horas y dedicar todo el tiempo libre a cultivarse y a reconstituir el ambiente gravemente daado por el capitalismo en apenas un siglo y medio. Pero, insistimos, para eso hay que acabar con los hambreadores, envenenadores y destructores de la Naturaleza.

El capitalismo tambin siembra egosmos nacionalistas y localistas y el odio al de afuera para mejor aplastar a todos y hace creer a los imbciles que lo poco que an tienen es amenazado por otros explotados de color, nacionalidad o lengua diferentes. A esa intoxicacin ideolgica es necesario contraponerle la solidaridad, la unin comunitaria y la conciencia de que, o nos salvamos todos unidos del peligro que nos amenaza, o la barbarie tecnificada nos aplastar.

Los oprimidos comparten hay, en su inmensa mayora, los valores y la ideologa de sus opresores pero en algunos sectores subsisten restos de comunitarismo, de pensamiento colectivo, de solidaridad en lo que es posible apoyarse y que la lucha desarrollar porque slo en el combate se aprende a ver las cosas y se cambian las ideas.

La tecnologa y los conocimientos no son patrimonio exclusivo de los patrones: son meros instrumentos, como un martillo, que puede ser til como herramienta o criminal como arma, segn quin y para qu lo utilicen. Con la masiva proletarizacin de vastas capas de cientficos y tcnicos especializados desplazados por la inteligencia artificial y los golpes que recibirn las Universidades, mejorarn las condiciones para estrechar la alianza entre el trabajo manual y el intelectual que permitir poner al servicio de las Humanidad las tcnicas que hoy sirven para su control y destruccin.

No hay gobiernos capitalistas buenos, slo hay algunos menos peores, pero todos defienden la explotacin del trabajo y aportan as a la construccin de un mundo inhumano sostenido por la represin y por la ignorancia. No hay Salvadores providenciales y slo los oprimidos pueden salvarse a s mismos. La autoorganizacin de los trabajadores y su independencia poltica frente a los partidos e instituciones de los explotadores, la creacin a partir de asambleas de Consejos de Gobierno locales que registren cules son las necesidades urgentes y organicen cmo empezar a satisfacerlas de inmediato y directamente, la autonoma y la autogestin generalizadas, son las condiciones bsicas para superar el desastre y al capitalismo mismo y para abrir el camino a un sistema en el que quienes trabajan sean dueos de su propio destino y discutan, resuelvan y apliquen las soluciones democrticamente elaboradas por ellos mismos.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter