Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2018

Resea
Lo tenemos crudo

David Fernndez
CTXT

Petrleo nos invita a pensar y a actuar con la vista puesta en una conversin social y ecolgica. Por si an quedara tiempo, en tiempo de descuento y fuera de plazo, para llegar a tiempo an


Refinera de petrleo, en Ancona (Italia). IVN CASTAEDA/FLICKR


El charco se est secando y los peces estn inquietos
Gus Hayes, The Wire

Inicio petrolero de sobras conocido, nudo gordiano colapsando y desenlace energtico algo ms que incierto. Se puede arrancar con Pasolini recordando el fin de las lucirnagas; abordar antropolgicamente el petrleo y todas sus derivadas como mito energtico constituyente y concluir abogando por una razonada y perentoria conversin social y ecolgica? S, s se puede. Todava. Eso hacen Muio, Herrero y Riechman, a tres voces corales, en Petrleo. Pero pueden todava, sobre todo, para constatar que vamos tarde demasiado tarde y siempre a destiempo.

El peak oil el ocaso de los combustibles fsiles y el fin del petrleo barato ya es slo tab y palabra prohibida en algunos toscos consejos de administracin. La curva declinante ya est asumida oficialmente fijada en 2006 por la Agencia Internacional para la Energa y camuflada en prrroga con el trnsito ficticio por carburantes de peor calidad o, factura tras fractura, con otras perforaciones que horadan la tierra, como si la tautologa neoliberal de un crecimiento ilimitado en un mundo finito no tuviese doblez ni contrincante. Y aunque para salir de cualquier agujero, antiguo sentido comn, lo ms razonable sea siempre, en primera instancia, dejar de cavar. Ya avisaba Chesterton en La Taberna Errante, en boca del entraable irlands Dalroy: Sabes, amigo Hump, que empiezo a temer que la gente de hoy no tiene ni idea sobre la vida? Esperan de la naturaleza cosas que ella no prometi jams y se empean en destruir lo que realmente les ofrece.

Hace tiempo, prcticas y palabras que tanto Riechmann como Herrero, dos de las voces ms lcidas del ecosocialismo y el ecofeminismo, avisan de que tecnolatra y transhumanismo condensan un fantasioso nihilismo dominante que arde en todas partes y lo quema casi todo. Esa deriva irracional que vende el humo del fuego y que publicita que mejor buscar otros planetas antes que proteger ste y que nada mejor que fiarlo todo a la nanotecnologa antes que confiar en la maltrecha, lisiada y ambigua condicin humana, capaz siempre de lo terrible y de lo sublime.

Inicio, nudo y desenlace. Y arranca Santiago Muo con de nuevo estamos todos en peligro. El Petrleo como eslabn ms dbil de la cadena neoliberal. Evoca con lucidez a Pasolini su ltima novela, entre visillos mafiosos de la industria energtica, llevaba igual ttulo, Petrleoy cartografa la extralimitacin ecolgica sin precedentes en la que estamos inmersos la crisis es tambin geolgica, analiza la orfandad energtica de la tercera revolucin industrial tras el carbn y el petrleo que definieron primera y segunda y ahonda en la intemperie de una gestin geopoltica autoritaria de la escasez que derivar en fascismo societal.

Qu ms da ya, en la aceleracin frentica y la permanente revolucin contra los lmites del capitalismo, que el primer aviso fuese en 1972 Los lmites del crecimiento del matrimonio Meadows a peticin del Club de Roma. Qu ms da que los mismos autores insistieran en 1992 en lo mal hecho, lo no hecho y, especialmente, en lo hecho en direccin contraria y opuesta. Qu ms da que en 2012 insistiera hasta la NASA escasamente susceptible de militancia en Ecologistas en Accin y advirtiera que a la civilizacin occidental industrial, tal como la conocemos, le quedaban a lo sumo un par de dcadas como consecuencia de la codicia de las lites globales y su nula voluntad de virar de el rumbo, de las tensiones polticas ante desigualdades sociales ingobernables y de las reiteradas evidencias de colapso ecolgico. La agencia espacial norteamericana aada que ese final anticipado se parecera ms al final del imperio romano, fiestn hasta el final en la lgica suicida de una economa que erosiona las bases materiales de su propia autorreproduccin y que va embalada hacia el agotamiento por sobresaturacin, que a un trnsito racional, sensato y compartido hacia otros modelos. Cimientos de pies de barro, ms que ayer y menos que maana, cuando el margen de maniobra se estrecha y el dinamismo patolgico del fundamentalismo de mercado crece.

En ese nudo se detiene Yayo Herrero Sujetos arraigados en la tierra y en los cuerpos. Hacia una antropologa que reconozca los lmites y la vulnerabilidad para recordarnos lo ms elemental cotidiano y lo ms olvidado cada da: nuestra condicin de ecodependientes e interdependientes. Dependemos del planeta para vivir aunque el complejo de Dios ha invertido la dependencia: ahora es la naturaleza quin depende del hombre y dependemos los unos de los otros para convivir. Punto de partida para un desenlace que aboga por la hiptesis ms humana, ms bioflica y ms decente y donde brilla Riechmann defendiendo la sisfica tara y tarea de ser humanos Amontonar piedras. Reconstruir culturas, transformar identidades: sobre la necesidad de conversin socioecolgica. Lo hace invariablemente, tcala otra vez Sam, desde la tica de la autocontencin, el compromiso con la alteridad dejar vivir al otro y a los que vendrn y la conciencia de fragilidad. Y un elocuente y sugerente programa de mnimos para revertir tanta hybris.

Con Petrleo recopilacin de textos ad hoc tras un curso dirigido por Santiago Muo en Barcelona se estrena tambin la coleccin Et al.: ms de dos, etimolgicamente; todas y todos, en trminos ecolgicos. Una apuesta de la editorial Arcadia en colaboracin con el MACBA para prolongar su programa pblico de debate y reflexin. O como sugiere en el prlogo Pablo Martnez, para dejar de ser espectadores de la catstrofe y ser algo ms. Porque contra la civilizacin de la prisa, del turbocapitalismo voraz y carroero, Petrleoconstituye una perentoria invocacin leonfelipista: no es lo que importa llegar solo ni pronto. Sino con todos y a tiempo.

La negacin de la primera proclama porque ya es el mito imposible, amn de distpico, del capitalismo uno solo no puede salvarse, que dira Brecht. La invocacin de la segunda, como frgil alternativa la opcin por una salida ecolgica y social, democrtica y pacfica, feminista y solidaria y en comn. Frgil y fragilizada, recuerda este tro resistente, porque estamos haciendo todo lo posible para conseguir que sea improbable. La crudeza del XXI el Siglo de la Gran Prueba, para Riechmann analizada en perspectiva ecolgica, poltica, social, antropolgica y cultural. Y ante ella, retorna el freno de emergencia reclamado y urgido por Walter Benjamin contra los vendavales del Poder, el mito arrollador del Progreso y los desmanes de la Historia. Apologa de los lmites, del respeto mutuo y de los cuidados recprocos, Petrleo nos recuerda, en cada pgina y en cada frase, sin atisbo fatalista ni rastro de exageracin, que lo seguimos teniendo crudo. Toda resea pasen y lean, por favor pretende invitar a leer lo reseado. La lectura incesante de Petrleo, por suerte, invita a pensar e incita a actuar. Por si an quedara tiempo, en tiempo de descuento y fuera de plazo, para llegar a tiempo an.

Emilio Santiago Muio, Yayo Herrero, Jorge Riechmann

Arcdia-Macba, Coleccin Et Al., Barcelona, 2018, 163 pp.

Fuente: http://ctxt.es/es/20180829/Politica/21382/petroleo-cambio-climatico-yayo-herrero-santiago-mui%C3%B1o-jorge-riechmann-macba.htm




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter