Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2018

Corbyn y la cuestin juda

Gilad Atzmon
gilad.co.uk

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


No hace falta ser un genio para detectar el voltil estado actual de las instituciones judas britnicas. Para el observador de afuera, algunas de las acciones de los llamados "lderes" judos britnicos pueden parecer una forma de locura colectiva. Sin embargo, los britnicos no parecen estar impresionados en absoluto. Estn perplejos por la histeria colectiva autoimpulsada. Naturalmente, muchos britnicos no estn de acuerdo con algunas cuestiones de Corbyn; algunos pueden no estar de acuerdo con su poltica pacifista, otros lo ven como un inocente izquierdista delirante, algunos estn molestos por su asociacin con personajes controvertidos, pero nadie, excepto algunos israeles, ve a Corbyn como un enloquecido "antisemita", y mucho menos como un tipo de Hitler que pone la vida juda bajo una "amenaza existencial". Aunque no est claro si Corbyn puede unir a los britnicos contra su horrible Gobierno, es cada vez ms probable que el lobby sionista tenga la capacidad de unir a los britnicos detrs de Corbyn. Un comentario en Twitter el otro da seal que "no apoyar a Corbyn en este momento es un acto de traicin".

Esta semana, el exjefe de rabinos Jonathan Sacks se volvi completamente desquiciado comparando a Corbyn con el discurso de "ros de sangre" de Enoch Powell. En una entrevista, Rabbi Sacks sostuvo que Corbyn "socava la existencia de un grupo entero de ciudadanos britnicos al representarlos como esencialmente extraterrestres". Qu dijo Corbyn que provoc una reaccin tan extrema del famoso rabino? Aparentemente, en 2013, Corbyn critic a los sionistas britnicos al sugerir que tenan dos problemas, "uno es que no quieren estudiar historia y en segundo lugar, habiendo vivido en este pas durante mucho tiempo, probablemente durante toda su vida, no entienden la irona inglesa".

Esto plantea algunas preguntas obvias: 1. Qu hay en la declaracin de Corby que desencaden el estallido del rabino Sacks? y 2. Cmo es posible que cuando Corbyn habla de sionistas, el rabino Sacks oiga "judos"?

Una posibilidad es que en la mente de Rabbi Sacks los judos y los sionistas sean uno y lo mismo. Despus de todo, el rabino Sacks cree que "el antisionismo es el nuevo antisemitismo". El rabino asocia libremente a "sionistas", "semitas" y "judos". Alguien debera recordarle al rabino que la sugerencia de que "judos" y sionistas son de alguna manera lo mismo, lo que podra caer en la definicin del IHRA Working Definition of Antisemitsm. Segn la definicin, las manifestaciones de antisemitismo "podran incluir el objetivo del Estado de Israel, concebido como una colectividad juda". En su interpretacin de las palabras de Corbyn, el rabino Sacks parece expandir el trmino "sionistas" al significado de "colectividad juda". Me temo que nuestro exjefe de rabinos puede haber cado en la trampa del IHRA, algo que podra esperarse de un erudito judo talmdico pero no de un graduado de Oxford.

La verdad del asunto es que Corbyn ha logrado tocar el nervio colectivo judo ms sensible. En la oferta igualitaria universalista de Corbyn no hay lugar para el excepcionalismo tribal. En el universo de Corbyn, los judos son solo personas comunes y no el pueblo elegido de Dios. La frase de Corbyn "para muchos, no para pocos" no se ajusta al concepto de elgido, judo o identidad. Pero podemos ver que esta interpretacin universalista de los "muchos" es interpretada por el liderazgo judo britnico como un casus belli, un llamado a la guerra.

La referencia de Corbyn a la "falta de irona britnica" de los sionistas toc el nervio judo ms crudo. Se top con el "complejo de asimilacin" judo.

Desde la emancipacin de los judos europeos, una transicin poltica del siglo XIX, los judos han estado luchando por definir su identidad y su papel en la sociedad en general. La emancipacin invitaba a la asimilacin, ofreca a los judos la capacidad de convertirse en una parte indistinguible de los "muchos", pero este cambio transformador habra implicado una prdida de la identidad juda. Este dilema se conoce como la "cuestin juda". El sionismo fue inicialmente un intento de resolver la cuestin juda y el dilema de la asimilacin. Ofreca a los judos la capacidad de ser "personas como todas las dems" pero en un lugar diferente. El sionismo prometi llevarse a los judos mientras les permita que se asimilaran, aunque como una nacin distinta entre las naciones. El sionismo dio a los judos una manera de resolver la tensin entre la asimilacin y la preservacin. A los judos seles salv del peligro de integrarse en sus naciones anfitrionas y les permiti conservar muchos, si no la mayora, de sus rasgos culturales, como lo demuestra Israel a diario.

El temor de los judos a la asimilacin no es un secreto. Golda Meir, que ejerci como Primera Ministra de Israel en la poca de la Guerra de Octubre (1973), crea que los judos que se asimilaban eran esencialmente socios de los nazis, ya que a travs de la asimilacin estaban exterminando la continuidad del pueblo judo. Para Meir, los matrimonios mixtos, y no los rabes, eran el mayor peligro para el pueblo judo. Con la visin antiasimilacionista de Meir en mente, est claro por qu la visin socialista tradicional de Corbyn de "los muchos" representa un peligro existencial para aquellos que insisten en ser "pocos". La bienintencionada invitacin de Corbyn a los judos y a todos los dems para integrarse plenamente en la sociedad britnica es interpretada por los judos sionistas como una amenaza de exterminio (para usar la cargada terminologa de Golda Meir).

Sin embargo, la reaccin del rabino Sacks, nos lleva a un nuevo nivel en nuestra comprensin de la mentalidad sionista. El rabino en realidad acus a Corbyn de implicar que "los judos no son completamente britnicos". Pero eso no fue lo que dijo o insinu Corbyn, sugiri que los "sionistas" no son exactamente britnicos, una declaracin que no plantea ningn problema para la mayora de los sionistas ya que abierta y voluntariamente juran lealtad a otro Estado, uno que es nacionalista, racista y expansionista y comparte pocos valores, si es que tiene alguno, con Gran Bretaa u Occidente.

Para comprender el estallido reciente del Rabino Sacks, quizs tengamos que apelar una vez ms a la astuta observacin del famoso psicoanalista francs Jacques Lacan: "el inconsciente es el discurso del Otro". El inconsciente, segn Lacan, es el temor de que el Otro, en este caso, el gentil, el humanista o podemos decir que Corbyn y los britnicos te ven de verdad. Es el pensamiento atormentador que el goy puede ser capaz de detectar la mentira. Es la ansiedad insoportable de que los britnicos sepan que los sionistas britnicos no son exactamente britnicos, que estn profundamente consagrados a otro Estado y sus intereses extranjeros, que nunca se asimilaron y que no planean asimilarse en el futuro cercano. El inconsciente lacaniano es el temor de que un goy pueda levantarse un da y decidir llamar pala a la espada o,an msinquietante, que un famoso exrabino jefe se refiera como un "extremista de extrema derecha" a un activista sindical, Eddie Dempsey, como se sugiere en el video a continuacin.

Fuente: https://www.gilad.co.uk/writings/2018/8/31/corbyn-and-the-jewish-question

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.

Debate en Sky News entre la primera funcionaria de prensa del BICOM Charlotte Henry y el sindicalista Eddie Dempsey

">



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter