Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-09-2018

La colusin de las corporaciones y los gobiernos

Santiago Gonzlez Vallejo
Rebelin


Esta globalizacin que estamos viviendo est desbordando las instituciones. Sabemos que las fuerzas y dinmicas que hemos dejado que se desarrollen, aun conociendo poco a poco sus efectos, han creado inestabilidad, ineficiencia y desigualdad. Los movimientos de capital navegan, va informtica, con valores superiores a la economa real. Los parasos fiscales drenan recursos pblicos y aminoran las polticas distributivas. Los detentadores multimillonarios de riqueza son pocos, cada vez ms ricos, y con gran poder.

Y esto es as, porque las reglas incluyendo las omisiones- favorecen la apropiacin y acumulacin de beneficios y que stos se incrementen a costa de pymes, trabajadores y ciudadana.

Se ha favorecido el poder corporativo que puede chantajear a estados, trabajadores y ciudadana. Las grandes corporaciones, los fondos de inversin, lo sabemos, tienen ms tamao (y poder) que muchos estados. Pero es que, adems, los estados, grandes y pequeos tienen gobiernos y administraciones influenciados por los poderes corporativos, en sus medidas y legislaciones. De hecho, las leyes y presupuestos pblicos o polticas gravitan en funcin de intereses econmicos y el inters general se retuerce en funcin de especficos lobbies e intereses empresariales que los gobiernos de turno intentan convencernos que coinciden con los intereses de toda la ciudadana.

Por qu en un pas hay sectores oligoplicos que obtienen grandes beneficios a costa de otros? Si se favorece al sector elctrico, por ejemplo, o al sector bancario, es a costa del resto de los sectores. Si se permite financiarse a costa de los proveedores, se favorece a la gran distribucin frente a productores y sector agrario. Si se baja el tipo de IVA a las bebidas azucaradas desde el tipo normal a un tipo reducido, se favorece a unos fabricantes. Si se premia el comercio internacional y no se acota la elusin fiscal se perjudica a las empresas locales cumplidoras. O si la concepcin de necesidades de inversin son infraestructuras, todo sern carreteras, aeropuertos y trenes, puentes y viaductos, favoreciendo a constructoras y sector financiero, retrayendo recursos pblicos de los impuestos del resto de los sectores y ciudadanos que podran ir a otros gastos o inversiones. Si se bajan impuestos o gastos, o se suben unos y otros, qu impuestos y gastos son los privilegiados, a quines se favorece o perjudica?

Estas directrices nacionales cada vez ms estn restringidas por los acuerdos que se hacen en la esfera internacional. La globalizacin ha hecho que las normas se hagan en muchos casos en Bruselas, en Nueva York o cualquiera de las sedes donde se hagan acuerdos internacionales. Todos esos acuerdos comerciales, fiscales, climticos, se hacen en mbitos intergubernamentales. Por eso, es tan importante en cmo se constituyen y formalizan los organismos internacionales y qu cauces de participacin tienen para que se expresen e incidan la ciudadana y los agentes sociales.

Slo hay un organismo internacional, la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT), que rene en igualdad de condiciones a gobiernos, empresarios y sindicatos o a sindicatos, empresarios y gobiernos que tiene como finalidad ordenar el trabajo, lo que mueve el mundo y construye la riqueza. Su objetivo formal es universalizar el trabajo decente. Esta singularidad viene marcada por su origen. La OIT naci en el ao 1919 al final de la primera guerra mundial con muchos territorios colonizados-, en un ambiente social de desolacin, con estallidos sociales ante explotaciones sociales y organizacin obrera, donde capas capitalistas y eclesisticas tenan el temor de que se propagase la revolucin rusa.

Pues bien, todos esos mbitos de negociacin econmica que eran intergubernamentales, excepto la OIT, estn adquiriendo un sesgo cada vez ms empresarial. Y en todas partes, las alianzas gobiernos y empresarios estn a la orden del da. Si los gobiernos responden a intereses concretos y el inters general se modula por el inters de las grandes empresas de sus pases y hacen una alianza, si el discurso de la pyme est abducido por la gran patronal, es ms urgente reclamar ms espacio a la ciudadana y a la defensa de los trabajadores.

Un ejemplo del sesgo hacia la gran empresa se puede ver en la Asamblea General de la ONU que concedi el estatus de observador a la Cmara de Comercio Internacional (ICC) en diciembre de 2016. Por primera vez una organizacin comercial es admitida como observadora en la Asamblea General. Ni siquiera se busc un equilibrio admitiendo a la representacin sindical internacional.

Las grandes empresas ocupan la discusin de los tratados comerciales y de inversin. Los gobiernos subsidiariamente slo se preocupan de contactar, ser influidos y defender los intereses de las empresas que residen o puedan invertir en su territorio y ni siquiera buscan el equilibrio y mejoras de estndares laborales, sociales y medioambientales o de persecucin de la elusin fiscal de esos grandes beneficiarios del comercio. El sesgo empresarial se est reproduciendo en otros organismos. Desde la Secretara de Estados Iberoamericanos que tiene entre sus eventos slo una Conferencia Empresarial (antes tena otra sindical y al final de ambas conferencias haba una reunin conjunta empresarial y sindical que incida o poda incidir en una mejora de las relaciones sociales), hasta otros muchos organismos.

Estamos viviendo en una guerra empresarial donde los gobiernos, trabajadores y la ciudadana somos escudos y rehenes, productores y consumidores, en una inestable dinmica donde la discusin sobre la apropiacin de la riqueza, la esperanza y calidad de vida se nos quiere hurtar evitando nuestra intervencin y su sustitucin por opacas transacciones de intereses de una lite. Y frente a eso hay que reivindicar y conseguir ms espacio decisorio para la ciudadana y sus trabajadores.

Santiago Gonzlez Vallejo. Economista de USO

Mundo Obrero. Nmero 318

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter