Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2018

John McCain, el hroe americano' que respald la tortura

Juan Alberto Cajar B
Rebelin

Elevado hoy a hroe nacional' en los EE.UU., John McCain deja un dudoso legado sobre la tortura, que asegur haber combatido, pero cuyo discurso no es avalado por la historia.


Como una sinfona bien sincronizada, los principales medios estadounidenses y casi todo el espectro bipartidista en Washington, han elevado a hroe nacional' al senador por Arizona y dos veces candidato presidencial, John McCain, quien falleci hace algunos das.

Recordado por estos como un maverick, o disidente,' dentro del conservador Partido Republicano, entre los puntos de supuesta discordancia' estuvo su contradictoria posicin frente a la tortura, que transit coyunturalmente entre la condena a esta prctica, el silencio tctico e incluso la ms pancista justificacin de esta.

DE LA CELDA AL CAPITOLIO

Nacido en 1936 en la localidad colonense de Coco Solo en la antigua Zona del Canal, entonces enclave colonial estadounidense en Panam, McCain sigui los pasos de su padre y abuelo al enrolarse en las fuerzas armadas.

Formado como piloto de combate, en 1967 particip en al menos 23 misiones de bombardeos contra decenas de ciudades y aldeas durante la cruenta Guerra de Vietnam. El 26 de octubre de aquel ao, su avin A-4 Skyhawk sera alcanzado por las defensas antiareas de la resistencia vietnamita de Hanoi, precipitndose en un lago. Con sus brazos y piernas fracturadas por la explosin, segn testigos McCain fue rescatado de morir ahogado por Mai Van On, un campesino norvietnamita que decidi salvarlo tras sobrevivir a las bombas estadounidenses que arrasaron ms de una vez con la capital de la entonces Vietnam del Norte.

Detenido ms de cinco aos en la crcel Hao Lao, fue liberado en 1973 en un intercambio de prisioneros, y que de acuerdo a su autobiografa Faith of my fathers , publicada en 1999, McCain asegur haber sido torturado por sus captores.

El mismo ao de su liberacin, destaca el libro, fue condecorado como hroe de guerra', convirtindose el joven McCain en una especie de celebridad en los Estados Unidos. Una irona mordaz, ya que mientras esto ocurra la CIA desplegaba operaciones de contrainteligencia contra el Vietcong (comunistas en Vietnam del sur), como el Programa Phoenix, una estrategia de seguridad que inclua asesinatos extrajudiciales y tortura.

Esos decisivos aos en prisin, no solamente se convirtieron en su tarjeta de presentacin como republicano crtico' frente a la tortura, sino a su vez, se constituy en la principal narrativa sobre la cual McCain teji su carrera poltica, primero en la Cmara de Representantes (1982 -1987) y luego en el Senado (1982 -2018).

DESNUDADO POR ABU GHRAIB

Con su historial de prisionero de guerra, McCain fue la voz autorizada' que se distancia de la ortodoxia de su Partido en cuanto a la tortura. Sin embargo, esa disidencia' no hizo ms que diluirse entre las circunstancias, especialmente despus de los ataques a las Torres Gemelas del 11 de septiembre, la posterior guerra contra el terrorismo' lanzada por el gobierno de George W. Bush y las catastrficas intervenciones en Afganistn (2001) e Irak (2003).

A solo meses de haberse iniciado la invasin a Irak, misma que fue respaldada con los votos de McCain en el Senado, organismos como Amnista Internacional y la Cruz Roja ya reportaban sobre violaciones a los derechos humanos por parte de las fuerzas estadounidenses en el pas rabe, lo que posteriormente se confirmara con el escndalo de torturas en la prisin de Abu Ghraib (oeste de Bagdad).

En abril de 2004, CBS News revel fotografas de soldados estadounidenses abusando y ultrajando detenidos en la prisin iraqu. Desnudos y con la cabeza cubierta, estos fueron sometidos a vejmenes que incluan violencia fsica, agresiones psicolgicas y abusos sexuales.

Pese a que la Casa Blanca aseguraba que estas solo eran extralimitaciones de manzanas podridas' en el Ejrcito, en noviembre del 2005 The Washington Post revel la existencia de un programa sistemtico y autorizado al ms alto nivel en el Pentgono, para la comisin de tortura por parte de la CIA en centros de detencin clandestinos en el mundo.

Cuando el escndalo era insostenible, en una vuelta a su discurso moral contra la tortura, McCain impuls la aprobacin de la Ley para el Tratamiento de Detenidos, la cual exiga a los militares ceirse a los Manuales de Campo del Ejrcito estadounidenses en materia de interrogatorios de inteligencia, que al menos en el papel la prohiban.

Hemos enviado un mensaje al mundo de que Estados Unidos no es como los terroristas (...) somos una nacin que defiende los valores y los estndares de comportamiento y tratamiento de todas las personas, sin importar cun perversas o malas sean', declar McCain, tras la aprobacin de la enmienda en 2005.

Pese a la firmeza discursiva del senador y presentado como una victoria de los valores americanos' (sic), la enmienda qued como un performance' ms que como un norma efectiva para detener las torturas de las fuerzas estadounidenses en el extranjero.

Esta dej vacos legales en medio de presiones de la Administracin Bush, que dejaban a la norma sin contenido real. La norma no inclua a los interrogadores de la CIA ni tampoco legislaba sobre los contratistas privados, cuando estos eran los principales ejecutores de la tortura como en el caso de Abu Ghraib.

Llamadas eufemsticamente por la CIA como tcnicas de interrogatorio mejoradas', abarcaban un macabro abanico de procedimientos' como el waterboarding simulacin de ejecucin por ahogamiento, descargas elctricas, privacin de sueo, humillaciones que incluan untar con sus heces a los detenidos u obligarlos a asumir posiciones estresantes; muchos de ellos sin cargos ni juicios en su contra.

Estas acusaciones fueron confirmadas oficialmente por el Informe Taguba (2004), una investigacin abierta por las fuerzas armadas de EE.UU., en el que incluso se registran violaciones a mujeres detenidas y sodomizacin con palos de escoba. Todo filmado y fotografiado por el personal militar.

Pese a los pedidos de organizaciones de derechos humanos como la Unin Americana para las Libertades Civiles (ACLU), el presidente Barack Obama prohibi la publicacin de las fotos, argumentando que esto pondra en riesgo' a la tropas en el extranjero.

La ley de McCain, tambin exima en la prctica al personal que hubiera cometido tortura bajo el concepto de obediencia debida', es decir, por seguir rdenes de sus superiores. Un supuesto no admitido por el derecho internacional, desde que los Tribunales de Nuremberg sobre los crmenes nazis en 1945, establecieron jurisprudencia en cuanto a que el hecho de que el acusado haya obrado segn instrucciones de su gobierno o de un superior jerrquico no le eximir de responsabilidad'.

Para 2008, McCain tuvo la oportunidad de reinvindicar su fama de maverick', cuando en el Senado se propuso una enmienda que buscaba quitar la carta blanca' que mantena la CIA sobre las torturas.

El para entonces candidato presidencial decidi votar en contra, en la lnea de la Administracin Bush, que ms adelante endosara su apoyo a la campaa de McCain.

VIEJO RCORD'

La postura ambivalente y complaciente de McCain ante la tortura, no fue solamente puesta en evidencia durante la Era Bush.

En gran parte de su trayectoria senatorial, respald sin cortapisas la mayora de las aventuras militares de los jefes de turno en la Casa Blanca, y en la que se registraron violaciones a los derechos humanos y tortura.

Con Ronald Reagan en el poder (1981-1989), McCain apoy decididamente las intervenciones en Nicaragua, El Salvador, y Guatemala.

En la Escuela de las Amricas ubicada en la ex Zona del Canal, miembros del ejrcito y escuadrones de la muerte de estos pases utilizaron mtodos de tortura aprendidos con manuales elaborados por el Pentgono e impartidos por oficiales estadounidenses.

El periodista estadounidense John Dinges revel, en 2008, en The Huffington Post , citando cables desclasificados de la embajada de Estados Unidos en Chile, que detallan sobre una entrevista secreta en 1985 entre McCain entonces miembro de la Cmara de Representantes y el dictador Augusto Pinochet, cuyo rgimen fue responsable de la muerte de al menos 3,000 personas, y ms de 30,000 presos polticos que sufrieron crcel y tortura.

Bajo la gestin de George Bush padre (1989-1993) dio su visto bueno a la Invasin a Panam (1989) y la Guerra del Golfo (1990), mientras que con Bill Clinton (1993-2001) respald los bombardeos de la OTAN en Yugoslavia (1999), todas, acciones blicas violatorias del derecho internacional

En el 2011 respald a Obama en el bombardeo de Libia, cuya destruccin convirti al pas africano en cabeza de playa para la comisin de tortura y venta de esclavos por parte de grupos yihadistas, segn informes de la Organizacin Mundial para la Migracin y de la oeneg Human Rights Watch.

En sus ltimos meses como senador, en medio de una batalla personal con el actual mandatario Donald Trump, vot en contra del nombramiento de Gina Haspel, elegida por el presidente como nueva directora de la CIA, sealada por torturas contra detenidos bajo su mando en prisiones clandestinas en Tailandia.

El papel de Haspel en la supervisin del uso de la tortura (...) es inquietante. Su negativa a reconocer la inmoralidad de la tortura la descalifica', dijo McCain para justificar su negativa de respaldo.

Para el senador, el anterior no contradice el compromiso patritico' con los Estados Unidos de la jefa de la CIA, al describirla como una patriota que ama (al) pas y ha dedicado su vida profesional a su servicio y defensa'.

Haspel sera confirmada por el Senado para el cargo. Y McCain entrara al panten de los hroes americanos', donde torturar y ser patriota parecen ser dos caras de una misma moneda.

Juan Alberto Cajar B.: Analista internacional panameo y periodista del diario La Estrella de Panam.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter