Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2018

Presin internacional contra Myanmar luce poco prometedora

Agencias


Pareciera que el gobierno de Myanmar est bajo asedio de la comunidad internacional, molesta por el trato a la minora de musulmanes rohinyas y preocupada por la viabilidad de la naciente democracia. La ola de crticas ms reciente viene del juicio a dos reporteros de Reuters que ayudaron a denunciar la matanza de rohinyas. Sin embargo, numerosos expertos opinan que es poco probable que la lder Aung San Suu Kyi cambie de poltica.

Las motivaciones de Suu Kyi son un misterio. Aunque ella era una admirada activista a favor de la democracia, tena reputacin de autocrtica, pero ahora, lo que preocupa a muchos es cul es su ideologa orientadora.

Hay cierto consenso en que ella est algo restringida por el poder que siguen teniendo los militares, tal como lo consagra la constitucin de 2007.

Aung San Suu Kyi ha tratado de mantener un equilibrio entre su delicada y complicada relacin con los militares y su concepto de las necesidades de la sociedad, quizs temiendo que si asume una postura demasiado estridente provocar un regreso al rgimen militar, lo que es permisible segn la constitucin, bajo ciertas circunstancias, describi David Steinberg, profesor emrito en la Universidad de Georgetown, en un artculo en la revista The Diplomat en julio.

Otros expertos son menos generosos, opinando que la pasividad de Suu Kyi ante el sufrimiento de los rohinyas y su hostilidad hacia quienes tratan de hablar del asunto, contradicen el estereotipo de que es una activista humanitaria enfrentada a los militares.

La gente tiende a pensar que Aung San Suu Kyi y los militares son enemigos y el uno tema que el otro lo iba a desbancar, expres Khin Zaw Win, un crtico del gobierno que dirige el Instituto Tampadipa en Yangn.

Los procesos contra los dos periodistas de Reuters, afirm, es un recordatorio de que lo que ambos temen en comn es que la comunidad internacional se una contra ellos para derrocarlos del poder. Para ellos, explica, se cumple en viejo dicho de juntos vivimos, separados morimos.

La realidad poltica tanto dentro como fuera de Myanmar parece indicar que no habr justicia para los rohinyas, de los cuales unos 700.000 huyeron a la vecina Bangladesh para escapar una brutal ofensiva contrainsurgente del ejrcito. Myanmar niega haber practicado grandes violaciones de derechos humanos y asegura que su ofensiva fue en respuesta a los ataques de rebeldes rohinyas en agosto pasado que mataron a miembros de las fuerzas de seguridad. Para los crticos, no fue menos que limpieza tnica.

Los que desean llevar a justicia a Myanmar tienen pocas herramientas para hacerlo. Pese a la recomendacin el mes pasado de una comisin de la ONU, para que los altos jerarcas militares de Myanmar sean procesados por genocidio, no habr juicio alguno en el futuro previsible.

Es poco probable que algn pas busque iniciar un proceso contra Myanmar y al contrario, hay muchos pases que entorpeceran semejante gestin. Hay grandes potencias que nunca han sido particularmente paladines de los derechos humanos -como por ejemplo China y Rusia- y que tienen razones estratgicas para mantener buenas relaciones con Myanmar.

Un juicio por genocidio en la Corte Penal Internacional, por ejemplo, sera muy difcil, opin en una entrevista por email Murray Hiebert, experto del Centro para Estudios Internacionales estratgicos en Washington, D.C.

Primero, Myanmar ni siquiera es miembro de la Corte Penal Internacional y, segundo, cualquier proceso tendra que ser instigado por un miembro del Consejo de Seguridad de la ONU, pero China y Rusia han dejado bien claro que no lo permitirn.

El deseo de limitar la influencia china en el Mar del Sur de Asia es uno de los grandes factores.

Estados Unidos y la mayora de las democracias occidentales quieren evitar que Myanmar se adentre ms en los brazos de Beijing, dijo Hiebert.

La competencia con China por la influencia poltica y la delicada posicin de pases vecinos que no quieren sembrar inestabilidad ni ahuyentar a la inversin fornea tambin limitan la posibilidad de una accin contundente.

Yo creo que Myanmar todava puede contar con la mayora de los pases del sudeste asitico y tambin India y Japn, pues Japn ha sido renuente a tomar una posicin muy enftica en el tema de los rohinyas para no perder su influencia estratgica con Myanmar, estim Joshua Kurlantzick, experto en el Consejo de Relaciones Internacionales en Nueva York.

Las sanciones, que seran otra alternativa para presionar a Myanmar, enfrentan los mismos desafos que instalar un tribunal por genocidio, aunque si una nacin quiere actuar por su cuenta puede hacerlo.

Tanto Charney como Hiebert indicaron que el lder de la mayora republicana en el Senado Mitch McConnell es un frreo partidario de Suu Kyi que difcilmente permitir cualquier medida iniciada por Washington.

Creo que Myanmar y la mayora de la poblacin permanecer impertrrita a pesar de las sanciones, al igual que han enfrentado todo el oprobio internacional por el tratamiento hacia los rohinyas estos ltimos dos aos, dijo Hiebert. Ellos mismos le han dicho a los extranjeros que ya antes han sobrevivido sanciones. La diferencia, por supuesto, es que ahora la poblacin parece estar a favor de la ofensiva de los militares contra los rohinyas, mientras que anteriormente muchos estaban a favor de las sanciones para presionar a militares a que permitan un rgimen democrtico.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter