Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2018

La primera imagen de Gaza

Teresa Aranguren
Rebelin


Mi primera imagen de Gaza es la de una fila de nias y nios de unos cinco o seis aos, cogidos de la mano, ellas luciendo trenzas y coletas con lazos blancos que parecan mariposas prendidas en el pelo y todos con sus babys impolutos, como recin lavados. Al frente de la fila a modo de gua del grupo iba una nia algo mayor que el resto aunque no deba tener ms de doce aos. Al cruzarse con la forastera que era yo, me dedicaron un welcome coral entre profusin de risas y agitar de manitas a modo de saludo. Era la hora de entrada a la escuela. La escuela de la UNRWA.

Aquella primera visita a Gaza fue a finales de los 90, durante el primer gobierno de Benjamin Netanyahu. Haba cierre de territorios lo que significaba que no se poda entrar ni salir de la Franja, a no ser que contases con autorizacin de las autoridades militares israeles, como era mi caso. Y que no fueses palestino, claro.

Recuerdo la fila de camiones varados en el paso de Erezt con su carga de frutas, hortalizas y flores pudrindose al sol. En esa poca los cierres de territorio tanto en Cisjordania como en Gaza eran constantes, los asentamientos crecan hasta el punto de duplicar el nmero de colonos en torno a Jerusaln y en toda Cisjordania y el Primer Ministro israel proclamaba a los cuatro vientos que los Acuerdos de Oslo eran papel mojado.

Gaza dejar de ser habitable para el ao 2020, advierte un informe de Naciones Unidas de 2015. O lo sera si no fuera porque sus gentes, especialmente sus mujeres, consiguen que siga siendo habitable. Todos los das, los nios de Gaza, y en Gaza hay muchos, muchsimos nios, siguen yendo cogidos de la mano a la escuela de la UNRWA, aunque quizs los babys ya no estn tan impolutos y los lazos mariposa en la cabellera de las nias no sean tan blancos, la escuela sigue siendo el lugar al que ningn nio de Gaza quiere faltar, ir a la escuela es el nico signo de normalidad que la vida ofrece en el campo de refugiados. Y de esperanza. Y de futuro.

La mayor parte de la poblacin de Gaza, ms del 75%, son refugiados del 48, aquellos que fueron expulsados de sus tierras en las operaciones de limpieza tnica llevadas a cabo en los meses previos y posteriores a la creacin del Estado de Israel. Y sus descendientes. En diciembre de 1949 la ONU aprob la resolucin 194 que establece el derecho de todos los refugiados palestinos a regresar a sus hogares y a ser indemnizados por las propiedades destruidas o requisadas por el recin creado estado de Israel.

Poco despus se cre la UNRWA, la agencia de Naciones Unidas para los refugiados palestinos, con la misin de atender a las necesidades del cerca de un milln de personas las registradas en junio de 1949 eran ya 990.000 que se haban visto expulsadas de sus casas y de sus vidas y de la noche a la maana se haban convertido en refugiados. Iba a ser una misin temporal. Hasta tanto puedan regresar a sus hogares. Pero nunca se les permiti el regreso. Los abuelos morirn, los hijos se resignarn y los nietos habrn olvidado esa era la idea que muchos dirigentes sionistas manejaban entonces. La cuestin de los refugiados se disolvera con el tiempo.

Setenta aos despus nadie ha olvidado. El nmero de refugiados palestinos alcanza los cinco millones repartidos en campamentos que con el tiempo pasaron a ser barrios en Gaza, Cisjordania, Jordania, Lbano y Siria. La causa de los refugiados es el corazn de la causa palestina.

Pero Donald Trump, su querido e influyente yerno Jared Koushner y por supuesto Benjamn Netanyahu, estn decididos a acabar con el problema de los refugiados por el sencillo sistema de decretar que los refugiados dejen de existir. Algo parecido a aquello de para acabar con los incendios forestales lo mejor es talar los rboles, frase que maliciosamente se atribuye a George W. Bush. Lo que el presidente Trump y su yernsimo Jared pretenden es cambiar la definicin de refugiado palestino para que se aplique solo a quienes fueron expulsados de su tierra y no a sus descendientes, es decir solo a quienes ya han muerto o morirn pronto. Una va rpida para acabar con la causa palestina.

La UNRWA es un importante obstculo para ese propsito, de ah el brutal recorte, de 360 millones a 60 millones, en la contribucin de Estados Unidos a la financiacin de la agencia. Acabar con la UNRWA es el primer paso para acabar con los refugiados de Palestina. O quizs ms exactamente para llevarlos a la desesperacin ms extrema. Se quiere eso? Se consentir eso? Nadie en Europa ser capaz de poner freno a una poltica tan criminal como suicida?

Esta semana las escuelas de la UNRWA han vuelto a abrir sus puertas en los campos de refugiados de Gaza, de Beln, de Ramalla, de Nablus, de Amman, de Beirut Pese al esfuerzo casi heroico del personal de la agencia, no hay garanta de que todas puedan seguir abiertas para el siguiente trimestre. La educacin es lo nico que no nos pueden quitar, me dijo hace aos un refugiado palestino en Lbano, haba perdido su casa y su aldea cerca de Haifa, siendo un nio, en 1948, se haba criado en el campamento de Ain el Helwe cerca de Sidn, haba ido a la escuela de la UNRWA, y en 1982 perdi por segunda vez la casa en un bombardeo israel. Cuando le conoc era maestro y escritor. Podrn destruir por tercera vez mi casa pero no lo que llevo aqu dentro, dijo sealndose la frente.

Entre los refugiados palestinos no hay nios sin escolarizar. Ese es un logro de la UNRWA y de las familias palestinas. Y est en peligro.

Fuente original:https://www.eldiario.es/unrwa/primera-imagen-Gaza_6_811278868.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter