Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-09-2018

[Crnicas sabatinas] Contra las exclusiones, por la fraternidad! Viva Chile, viva la Unidad Popular!
If you, Im your comrade (2 parte)

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para el presidente socialista Salvador Allende (1908-1973), in memoriam et ad honorem. Sus ltimas palabras siempre en nuestras almas.

Para Luigi Luca Cavalli Sforza (1922-2018), in memoriam et ad honorem. Podemos hablar de poblacin vasca, pero nunca de individuos de raza vasca. Las diferencias genticas no justifican, ni en este ni en ningn caso, el concepto de raza, y mucho menos el racismo (1993).

Para Elisa Serna (1943.2918), in memoriam. Por su ejemplo.


Nuestros hijos tienen hoy dos meses porque nacieron en un pas que cuenta con algo mucho ms importante que cualquier himno o bandera: un sistema sanitario universal.

Les contaremos que nada merece ms lealtad que eso.

Irene Montero y Pablo Iglesias (2018)

 

No resulta exagerado decir que, en trminos econmicos, Barcelona fue la verdadera capital del colonialismo espaol del siglo XIX, o dicho de otra forma, fue la ciudad espaola en la que hubo ms empresas capaces de traducir en beneficios y dividendos la existencia de aquel imperio colonial e insular (Compaa Trasatlntica [Antonio Lpez], Banco Hispano Colonial, Compaa General de Tabacos de Filipinas).

Martn Rodrigo y Alharilla (2018)

[https://www.youtube.com/watch?time_continue=2&v=4h3xVJbl3DU]

 

El espacio comn se connota con identificaciones particulares (carteles, pancartas, megfonos) en ejercicio de la libertad de expresin. Cualquiera puede hacerlo, siempre que no sea lesivo para el derecho de otros. Pero cuando ese ejercicio de libertad se hace exhaustivo y su resultado buscado es la desaparicin forzada de cualquier otra manera de pensar, acabamos de invadir otro territorio, que tiene nombres muy feos. Si eso se hace a partir de la iniciativa o con la proteccin de los poderes pblicos, ya estamos en mitad del cenagal. Un balcn municipal no es de la mayora de la corporacin, ni tampoco de la mayora de los vecinos de ese lugar. Un balcn municipal es de todos los vecinos, aunque solo hubiera uno que pensara distinto. Para eso estn las enseas institucionales, no partidarias, representativas de todo el mundo, sin excepcin. O las iniciativas de bondad universal, solo discutibles desde la maldad. Una bandera catalana con una estrella no podra colgar de un balcn municipal en un pas decente; no digamos ya otro tipo de simbologa a ms a ms exclusivista. Pero tampoco en espacios comunes, como playas, puentes, seales de trfico y as. Es ms, la ley debiera perseguir esa prctica y sancionar a esas autoridades, ignorantes de los deberes de su condicin.

Antonio Rivera (2018, las cursivas son mas)


La anterior sabatina -http://www.rebelion.org/noticia.php?id=245966- incorporaba un extenso listado de antecedentes. Unos cuantos ms en esta segunda parte... y un slo consecuente. Cierro con ello el condicional:

Si usted se identifica con esta Catalua que reclamaba ayuda permanente a Madrid en tiempos, en difciles tiempos, de la heroica lucha del pueblo madrileo contra el fascismo;

si usted rechaza el nuevo despido de Gregorio Morn, de Crnica global en esta ocasin;

si usted, tomando pie en una reciente definicin del teniendo de alcalde de la ciudad de Barcelona Gerardo Pisarello ( es cataln quin vive en Catalunya y quiere serlo, haciendo todo lo que est a su alcance para el bien comn), piensa que en ese caso muchos de los que se dicen catalanes de pata negra son muy poco catalanes;

si a usted no le acaban de convencer las explicaciones que se han dado, incluidas las propias explicaciones del afectado, sobre la dimisin de Xavier Domnech;

si usted piensa que la dimisin forzada de la direccin del Lliure de Llus Pasqual es entre rara y muy rara, con intervenciones sospechosas de la consellera de Cultura, la que piensa que mis padres (y tal vez los suyos) fueron unos colonizadores lingsticos;

si usted no logra entender que alguien con la cosmovisin nacional d e J.J. Nuet, la que mostr, por ejemplo, en la entrevista del pasado jueves 6 de septiembre en 3/24 las 22:20, haya sido y siga siendo dirigente de una fuerza que se autoconsidera (o autoconsideraba) internacionalista y federalista;

si a usted no le sorprende (aunque se indigne en grado sumo) que un ao despus de aquellas aciagas jornadas del 6 y 7 de septiembre en las que las fuerzas secesionistas no slo aplastaron a la oposicin sino que no hicieron ni caso de lo sealado por el Tribunal Constitucional, el Consejo de Garantas estatutarias y los letrados de la cmara, el PDCat y ERC -por no hablar de la CUP- justifiquen su actuacin y culpen al PP, el malo-horrible de su pelcul a (junto con Espaa y Ciudadanos) de todo lo sucedido y a otra cosa mariposa que tenim pre s sa i cal fer pas de nou ;

si usted piensa que es falso, lo diga quien lo diga, que Catalua es el primer Estado-nacin moderna de Europa;

si usted sabe que no es ningn espaolista neofranquista sino John H. Elliot quien ha afirmado recientemente que Catalunya nunca fue un estado soberano independiente en ninguna acepcin moderna de la palabra" (aunque tanto dara que lo hubiera sido por otra parte);

si usted, como Joaquim Coll, opina que la invencin del pasado empieza con la falsedad de aquellos 1.000 aos de historia de la propaganda pujolista cuando resulta que el nombre de Catalunya no aparece en ningn documento  hasta 1198, medio siglo despus de la unin del condado de Barcelona con el reino de Aragn;

si usted nunca ha olvidado el (casi) milln de refugiado republicanos espaoles (muchos de ellos catalanes) que fueron acogidos por Mxico sin que hubiera manifestaciones en contra de esa generosa acogida como ha recordado recientemente Jos Mgica;

si usted est escandalizado, por decirlo suavemente, porque el Parlamento cataln siga cerrado, y el presidente vicario-demediado-teledirigido se dirija a sus partidarios, slo a ellos, arengndolos, en el Teatro Nacional, afirmando, sin sonrojarse, que el independentismo tiene la mayora social del pas detrs (ms incluso, y como ejemplo de ideologa a salvo de cualquier refutacin, el lunes, en entrevista en TV3, lleg a decir: yo me niego a aceptar que no tengamos [los independentistas] la mayora social, en este pas, suficiente;

si usted coincide esta vez con Llus Bassets (con el que ha discrepado muchas veces en asuntos de poltica econmica y de poltica internacional) cuando afirma que en el asunto de los lazos amarillos no es la libertad de expresin [asunto a lo ciudadanos, no de las instituciones] lo que se juega sino el control del espacio pblico, que es una verdadera estafa que algunos quieran vendernos la idea de que colgar o pintar lazos amarillos en cualquier tipo de espacio, oficial, pblico o incluso privado, un bar o un restaurante, es un derecho sagrado que todos los demcratas deben defender, y que la invasin amarilla es una forma de decir que Catalua es propiedad privada de los independentistas con exclusin explcita de los que no lo son [somos];

si usted no acepta que la situacin poltica catalana se explique por el enfrentamiento de dos frentes nacionalistas sino, por el contrario, por el intento de total hegemona y dominio del frente nacional-separatista enfrentado no a un frente sino a un amplsimo colectivo (muy diverso) de fuerzas, colectivos, partidos, ciudadanos (algunos de ellos nacionalistas espaoles, en absoluto la gran mayora), que comparten una visin antisecesionista y constitucionalista (con la defensa, en muchos casos, de reformas sustantivas de la Constitucin de 1978);

si usted piensa, como pienso yo, que los smbolos partidistas y entidades afines estn muy bien en solapas, en las casas de cada uno/a, en determinadas paredes, en locales partidistas, etc pero que no deberan tener cabida en edificios oficiales, en la instituciones y en las propiedades pblicas (cosa que no ocurre en .Cat, donde, por ejemplo, en el ayuntamiento de Barcelona, en el edificio de la plaza Sant Jaume, luce (o desluce?) un gran lazo amarillo), y piensa tambin que las criticas razonables al asunto de los lazos amarillos se centran no en los lazos en s sino en la forma concreta en que se estn usando como propagada poltica excluyente;

si a usted le parece razonable una reflexin como sta de Antonio Santamara: El objetivo de la difusin de los lazos amarillos en los espacios institucionales y las calles es doble. Por un lado, mostrar la ocupacin del espacio pblico para dar la imagen de que el conjunto de Catalunya apoya la causa secesionista. Por otro, extender la tesis de la existencia de presos polticos, lo cual implica una impugnacin al sistema democrtico espaol equiparado a Turqua o Kazajstn y que, justamente, esta ocupacin simblica de los espacios institucionales y de la va pblica ha sido percibida como una ofensa por sectores de la poblacin que se organizaron para retirar dichos lazos;

si usted se queda mudo (e indignado) cuando escucha o lee estas declaraciones, netamente supremacistas (variantes de la teora puigdemomtista del pollo), de un dirigente del PDCat que es, adems, alcalde de Molins de Rei!, Joan Ramon Casals (traduzco) No soy partidario de un nuevo paro de pas. Lo que tenemos que hacer es cerrar las fronteras con Espaa, que ellos sufran y nosotros exportemos y hagamos ms que nunca, porque somos un pas tambin que tambin puede tirar adelante Puede ser ms efectivo y que dure en el tiempo (https://politica.e-noticies.cat/un-dirigent-del-pdecat-demana-tancar-les-fronteres-amb-espanya-119414.html);

si a usted le parece imposible (aunque sea muy real) que algunos diputados del PSC tengan que ir con guardaespaldas, aunque piense que la declaracin del PSC sobre el 11 de septiembre suena, vuelve a sonar, a dj vu;

si usted tambin piensa que Germ Gord ha sido figura clave en los procesos (salvajes) de privatizacin durante la etapa (salvajemente) neoliberal de Mas y Mas Colell, y que hay mucho que rascar en ese nudo gordiano que no se rasca;

si usted opina que dice mucho de s u pensamiento profundo (del hablar sin saber bien de que se habla) este tuit tan popperiano del ex presidente sionista del pasado 6 de julio: La simbologa sovitica y nazi representa regmenes responsables de la muerte de millones de vctimas en manos de los verdugos comunistas y fascistas";

si a usted le pone de los nervios, muy de los nervios, que el departamento de Justicia del gobierno de la Generalitat de Catalunya haya blindado el acceso a las fichas penitenciarias de los nueve polticos secesionistas encarcelados en prisin preventiva (con la que probablemente usted no est de acuerdo) en diversos centros de Catalua (y con un trato de favor que es de libro) para evitar cualquier filtracin sobre las visitas que reciben u otros datos personales, adems de que los responsables de prisiones estn investigando a seis funcionarios de dos centros que accedieron a esos documentos, un hecho amparado, totalmente amparado, por la ley;

si usted no sale de su asombro cuando lee, negro sobre blanco, las siguientes palabras en un artculo de Josep Ramoneda del pasado sbado 1 de septiembre: Arrancar la palabra del Otro, alguien al que se le supone prudencia y ecuanimidad: Y el que quiere expresarse que lo haga; con sus propias banderas, no arra n cando las de los otros. Ciudadanos consigui sacar a la calle al espaolismo en Catalua, pero, qu pretende ahora?, Echar a los dems? (Ciudadanos tiene ese proyecto poltico? Sac al espaolismo a la calle y ya est?);

si usted quiere contrastar la veracidad de la afirmacin de Ada Colau respecto a la no asistencia -ni de ella ni de nadie representativo del consistorio- a los actos secesionistas del 11S;

si usted cree tambin que la identidad nacional sobrecargada y unidimensional es medio asegurado para la exclusin de los otros;

si usted no puede evitar emocionarse cuando lee y ve que un club ingls, el Clapton CFC, lleva en su segunda indumentaria los colores republicanos y la frase (parte trasera del cuello de la camiseta) "No pasarn", y sabe que esa indumentaria fue elegida por los socios cooperativistas, entre otras diecisis opciones, con el fin de conmemorar "el 80 aniversario del final de la Guerra Civil Espaola" (en la pgina web del club puede leerse: Est inspirada por los colores de la bandera de la Repblica Espaola y est adornada por las estrellas de tres puntas de las Brigadas Internacionales, que viajaron a Espaa intentando contener la oleada fascista del General Franco");

si usted ha visto o incluso r ecuerda estos carteles del PSUC cuando el primer estatut de Catalua (t decides: que tus hijos aprendan en su lengua materna; que Catalua colabore en el progreso de los otros pueblos de Espaa);

si usted est cada da ms convencido de que el temor a caer en un impreciso espaolismo ha empujado en numerosas ocasiones a las izquierdas espaolas a aliarse, a no criticar o hacer la vista gorda de las proclamas y desmanes nacional-secesionistas;

si usted tambin sabe que la balanza demogrfica y econmica ha sido (y es) beneficiosa para Catalua y letal para Extremadura, Andaluca, Galicia y amplias zonas de las Castillas;

si usted opina que no hubo ni una sola oligarqua espaola (incluida la catalana por supuesto) que no se beneficiara con la dictadura fascista;

si, tal como ha sealado un muy competente compaero federalista de mientras tanto: para tu informacin, otro motivo por el que la figura de Torra puede suscitar repugnancia, resultar especialmente repelente: he comprobado que en una foto de su presencia en el congreso del PDCat llevaba una imagen bien visible de Churchill colgando del bolsillo de la americana; aparte de la cursilada, sabemos -otra cosa es saber si Torra lo sabe o no- que Churchill es popular por pura chiripa: en realidad, era muy conservador, rozando la extrema derecha de la poca, un admirador declarado y persistente de Mussolini durante muchsimo tiempo; un defensor a ultranza del imperio britnico y la superioridad del hombre anglosajn; un sujeto que depreciaba la II Repblica y se opuso a que se le prestase todo clase de apoyo (en realidad, a l le gustaba la opcin de Franco) y que si fue enemigo de Hitler, fue por razones obvias nada especiales (las mismas que hacan que un nacionalista polaco antisemita partidario de la dictadura militar polaca que, creo, gobernaba todava en 1939, fuese enemigo del dictador alemn);

si usted recuerda que, al menos 12 veces, visit oficialmente Montserrat el general golpista Francisco Franco, cuya virgen consideraba -al igual que en el caso de Santiago apstol- puntal de la fe catlica en Espaa;

si a usted le parece un verdadero (y significativo) escndalo que La Vanguardia (en menos de un grande de Espaa) reciba cinco millones de euros anuales de subvencin de la Generalitat de Catalunya;

si a usted no le parece ningn disparate (ms bien lo contrario) la afirmacin de Pau Luque en torno a que en el 1-O el secesionismo provoc a la otra mitad de Catalua con un referndum unilateral y que esta mitad ya no est dispuesta a seguir actuando de figurantes en la pelcula nacionalista de destruccin del demos comn;

si tambin usted opina que Espaa debe aparecer ante el mundo como un pas con cuatro lenguas (como mnimo), al igual que Catalua debe aparecer como una sociedad bsicamente bilinge (sin olvidar otras lenguas tambin);

si a usted, en los 11S . Cat , le ocurre lo mismo que cantaba Brassens en La mala reputacion ( https://www.youtube.com/watch?v=-oUo80SSnoc ): En la fiesta nacional, yo me quedo en la cama igual;

si usted piensa tomar nota de las declaraciones y acciones de las personalidades y, sobre todo, de los representantes de izquierda este prximo 11S;

si para usted, como ocurre en mi caso, lo que tienen sentido recordar los 11S es la immensa tragedia del pueblo chileno;

e ntonces, querido lector/a si muchos de estos antecedentes van con usted y los siente propios, usted y yo, amigo, amiga, compaera, compaero, somos camaradas y n o vamos a rendirnos. Como escribi Mario Ben e detti y cantaba Luis Pastor ( https://www.youtube.com/watch?v=o7TnMCi5A-k ), vamos a ir juntos compaeros, y, tal como nos aconsej Steve Weinberg ante otro tipo de irracionalismos, vamos a plantar cara. No pasarn, no pasarn, no les vamos a dejar . No vamos a permitir que nos expulsen del gora y nos traten como a ciudadanos de segundo o tercer grado . No son los amos del pas piensen lo que piensen; n o nos van a expulsar, marginar u orillar , no lo vamos a permitir. No vamos a permitir que nos insulten nunca ms.

Y, con ms calma y prudencia, v amos a dar temperatura fraternal y apoyo mu tu o (calor a la llama de siempre) en cualquier lugar donde estemos. Contra el supremacismo y la exclusin , fraternidad y solidaridad.

Y viva Salvador Allende y la Unidad Popular!

P S: La Comisin Gestora de la Asamblea Social de la Izquierda de Catalua (ASEC/ASIC), en fecha 2 de septiembre de 2016, edit este comunicado: L lamamiento a acudir masivamente a los actos conmemorativos en recuerdo de Salvador Allende, el da 11 de septiembre, en la plaza de Barcelona que lleva su nombre .

Salvador Allende, la Unidad Popular, las clases trabajadoras chilenas fueron aniquiladas por un golpe criminal auspiciado por el Imperio de los Imperios. La izquierda catalana, como el conjunto de la izquierda espaola, siempre ha tenido a Chile en su corazn (como Neruda tuvo a Espaa en el suyo).

ASEC/ASIC una fuerza de izquierda, que, como toda fuerza de izquierda consecuente, es internacionalista y no nacionalista hace un llamamiento para que acudamos todos el prximo da 11, da del golpe militar, a la plaza Salvador Allende de Barcelona (10:30h.). Sin ninguna duda, es la forma ms humana y ms digna que podemos celebrar ese da que para algunas fuerzas se ha convertido en un da de divisin falsaria del pueblo trabajador cataln. Nada ms lejos de una tradicin verdadera de emancipacin.

A Vctor Jara, le cortaron las manos. Lo mataron, lo asesinaron. Pero su Amanda suena y vuelve a sonar en los corazones de las buenas gentes de todo el mundo. Con todos los pueblos hermanos de la Tierra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter