Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2018

Construir la alternativa

Guillermo Almeyra
Rebelin


Argentina, uno de los pases hasta hace poco supuestamente emergentes, est al borde de un enorme desastre. El gobierno le apuesta a la exportacin de materias primas (minera, fracking petrolero, desarrollo sojero aunque ese monocultivo envenene la gente y las aguas y empobrezca los suelos). Lgicamente, queda sometido a la poltica del capital financiero mundial, expresada por el FMI, el Banco Mundial, Davos, la OMC y como siervo de Washington. El pas retorna a su situacin semicolonial anterior a 1945. Frente a esta poltica, que es la continuacin muy agravada y ms brutal- de la del kirchnerismo, la protesta social es muy vasta y crece continuamente profundizndose incluso con la inmensa movilizacin de las mujeres por la despenalizacin del aborto que plante la autoorganizacin del movimiento y su independencia poltica y puso en cuestin al patriarcalismo y al Estado.

Pero est an en un nivel primitivo de conciencia y organizacin pues los recuerdos amables a la madre de Macri coreados por decenas de miles de personas en estadios, teatros, bares y en el metro, como el que se vayan todos! expresan odio y hartazgo pero tambin impotencia. Para ser eficaz, la protesta tiene que vencer la resistencia de las direcciones sindicales de la CGT y sectores similares que temen ms a los trabajadores que al gobierno capitalista y a los patrones y, adems, la traba de la direccin poltica del peronismo, que es conservadora y defensora del capitalismo desde siempre y que quiere canalizar las protestas y frenarlas hasta las elecciones parlamentarias de 2019, en las que espera ganar para aplicar despus polticas no muy diferentes de las de Macri.

ste recurre cada vez ms a sus aliados y socios de la burocracia sindical para impedir o retrasar las huelgas generales de protesta y, contra el kirchnerismo utiliza, como la burguesa brasilea con Lula, a jueces ultraderechistas que buscan procesar y encarcelar a toda costa a Cristina Fernndez y a dirigentes kirchneristas por su enriquecimiento ilcito utilizando el poder gubernamental. El resultado a nivel popular es, por un lado, el desprestigio total de la burocracia sindical vendida pero, en el caso de la ex presidente, la creacin de un aura de vctima de una persecucin (infame y muy real), y de mrtir y progresista (que no corresponde para nada a una mujer que consideraba que el aborto es un delito y debe ser castigado como tal y que slo vot por su despenalizacin cuando supo que su voto era minoritario, nombr gobernadores del Opus Dei y foment la gran minera).

Los sindicatos son una escuela de organizacin de los trabajadores y, en parte, de democracia porque unen contra el capital gente de muy diferente pensamiento. Pero son burgueses porque discuten una venta de la mercanca fuerza de trabajo a mejor precio y en mejores condiciones, no la eliminacin de la explotacin capitalista. Los obreros obligan a veces incluso a los dirigentes sindicales ms corruptos a ceder para no ser desbordados por su base pero el carcter de organismos de negociacin con el capital -no de ruptura con ste- los empuja a depender de los gobiernos integrarse en el Estado, del cual son organismos de apaciguamiento y mediacin social. Adems, excluyen a los desocupados, los jubilados y las mujeres. No puede haber liberacin social si simultneamente no se lucha por la democracia sindical echando a la burocracia y no se imprime al sindicato una orientacin anticapitalista que eduque a los afiliados.

La crisis se est agravando velozmente para todos, sobre todo para las clases medias trabajadoras (maestros, profesores, cientficos, pequeos comerciantes, PYMES) que ven con temor su empobrecimiento y su proletarizacin y tienen tipos de consumo superiores a los de los trabajadores menos instruidos. Los despidos y recortes estatales afectarn adems a centenares de miles de personas.

Hay una sola manera de frenar ese proceso. Frente a los aparatos sindicales, establecer contacto directamente entre los centros de trabajo y formar comits o consejos de fbrica o empresas que aseguren la direccin de las luchas y las unan en una red regional mediante pactos de unidad y autodefensa. Frente a la situacin del pas, elaborar planes y propuestas en asambleas y hacer inventarios de los recursos disponibles para empezar a aplicar directamente esos planes con la colaboracin activa de los cientficos en movilizacin, profesores y estudiantes universitarios, sindicatos combativos y otros trabajadores.

Son necesarios Cuadernos de Reinvindicaciones sector por sector de la economa (nuclear, energa, transporte ferroviario o fluvial, educacin, vivienda, salud, industria de bienes de consumo), reorganizndola segn las necesidades populares y reconvirtiendo las producciones superfluas o de bienes de lujo. Es necesario difundir los programas de Huerta Grande y La Falda o el programa de los Economistas de Izquierda (EDI), establecer el monopolio estatal del comercio exterior y un control de las divisas, la escala mvil de salarios y jubilaciones, romper de inmediato con el FMI, no pagar la deuda pblica y hacerle una auditora, imponer un impuesto a las grandes fortunas.

Hay que reforzar la economa campesina, la produccin de alimentos y la reorganizacin de los territorios priorizando la produccin de alimentos para el abastecimiento interno y la agricultura la vida urbana por sobre los intereses de los mineros y desarrollar rpidamente la utilizacin de la energa renovable elica, solar, geotrmica, de las mareas.

Lo que ms urgentemente se necesita son ideas, organizacin y lucha y un proyecto de futuro anticapitalista. Es necesario apoyar cada lucha obrera pero no basta con ello y es absurdo, en medio del derrumbe, contentarse con la esperanza de ganar ms diputados y senadores en 2019. No se puede esperar la parlisis del pas porque su reconstruccin costara ms.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter