Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-09-2018

Se invierte en turismo para reducir la pobreza?

Tulio Ortiz Uribe
Rebelin


Hace 16 aos, el doctor Alvaro Lpez Lpez, experto en estudios sociogeogrficos de la UNAM, adverta: "el exorbitante crecimiento de la actividad turstica en el extremo sur de la Pennsula de Baja California", atraer a miles de "inmigrantes trabajadores de niveles socioeconmicos medio o bajo, para los cuales, la red de infraestructura urbana continuar como una seria carencia"

Y estaba en lo cierto; hoy en da, la afluencia de trabajadores migratorios a Los Cabos ha superado la capacidad de atencin del municipio, no slo en infraestructura urbana (alumbrado pblico, pavimento, y banquetas), sino en servicios pblicos bsicos como drenaje, agua potable, recoleccin de basura y vigilancia. En cambio, una gran cantidad de recursos estatales y federales se han empleado en la urbanizacin, embellecimiento y servicios de primera en los desarrollos tursticos y zonas hoteleras, para provecho, principalmente, del capital trasnacional.

De acuerdo con cifras de Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), entre 1980 y el 2010, se haban invertido 7 mil 830 millones de pesos en infraestructura hotelera en Los Cabos (un promedio de 261 mdp anuales).

El desequilibrio que existe entre lo que invierte la federacin en la industria turstica y lo que destina el municipio para obras y servicios pblicos para una poblacin de 306 mil habitantes, es brutal. El ao pasado la comuna destin en esos servicios elementales, 147 millones 746 mil pesos, mientras que Fonatur, la Secretara de Turismo y el gobierno del estado gastaron 300 millones en infraestructura escnica, mantenimiento y promocin del destino turstico; ms del doble para atencin del turismo, mientras que el grueso de la poblacin sigue resintiendo las carencias.

As, los barrios marginales con su pobreza exasperante y su violencia cotidiana, quedan fuera de las miradas indiscretas. Calles polvorientas bordeadas por riachuelos de aguas negras. Perros famlicos que deambulan sin destino. Parvadas de nios ventrudos jugando entre la basura. Mujeres acarreando agua desde una fuente comn. "Diablitos" para llevar energa elctrica a las casuchas construidas con materiales reciclables. Pobreza y desesperacin.

Sin embargo en el discurso oficial se afirma que el turismo "es un medio para reducir la pobreza". El secretario de la dependencia, Enrique de la Madrid Cordero, dijo el mes pasado durante una gira por Yucatn, que (el turismo) "se ha convertido en un medio eficaz para contener la pobreza y la marginacin, como lo muestra el hecho de que los municipios con vocacin turstica presentan en general niveles ms bajos de marginacin y pobreza que el resto. Esto, aadimos, es algo que habra que demostrar con cifras y no con frases que slo sirven para el aplauso fcil.

Ya encarrilado, el secretario agreg que el valor estratgico del turismo es muy grande y que no podemos descuidarlo. Debemos hacer del buen momento turstico de Mxico una plataforma firme de prosperidad y desarrollo incluyente, basada en la visin de futuro de un pas abierto y en constante progreso

Sin embargo, las estadsticas oficiales echan por tierra el dicho de que el turismo genera mayores ingresos y un desarrollo "incluyente" para la poblacin local.

Los desarrollistas dicen que el turismo es un motor del desarrollo porque "crea empleo, impulsa otras actividades productivas, aumenta el producto interno bruto, mejora la balanza de pagos y reduce la pobreza". Sin embargo es necesario analizar estas variables desde la perspectiva de los daos al tejido social, al medio ambiente y el costo por las inversiones del estado en infraestructura.

E l desarrollo de una regin por medio del turismo supone desatender a una parte importante de la poblacin, en beneficio de una iniciativa privada que cada vez exige mayores inversiones. Esto crea un dficit importante en la atencin de necesidades sociales del lugar en cuanto al empleo, la educacin, la salud o la vivienda.

En el municipio de Los Cabos hay un dficit de 15 mil viviendas; el 21.58 por ciento de los hogares no cuenta con agua potable; el 12.8 por ciento tiene piso de tierra; el 62.6 por ciento no cuentan con computadora; el 6.8 por ciento no tienen energa elctrica; el 16.1 por ciento no tienen refrigerador; el 30 por ciento de la poblacin no cuenta con servicios de salud y en todo el municipio slo hay 9 bibliotecas pblicas.

Para el doctor lvaro Lpez el corredor turstico de Los Cabos es un escenario de recursos fsicos y humanos utilizado y controlado en forma vertical a favor de las empresas emplazadas en el suroeste de Estados Unidos de Amrica, cuyo objetivo es maximizar sus ganancias a travs de conductos que, aunque largos, son eficientes y dejan fuera la participacin regional.

Esto contradice, sostiene, los argumentos que en la dcada de los 80 esgrimi Fonatur para justificar la inversin en infraestructura en esa zona, en el sentido de que con el apoyo institucional se incentivaran las empresas productoras (para el turismo) locales y regionales, y en consecuencia, se generara un desarrollo regional

Este corredor turstico, agrega, ha creado un nuevo modelo comercial en donde la mayor parte de las mercancas son adquiridas en los Estados Unidos, ya que satisfacen los requerimientos demandados por un turismo estandarizado y con necesidades de consumo que slo pueden ser satisfechas con productos obtenidos en sus pases de origen. Este hecho demuestra que las redes comerciales no apoyan a la economa regional, pero s generan una fuerte dependencia con el exterior, en lo que ahora se conoce como un turismo sin fronteras.

Un turismo internacional que es tambin un paradigma de esta colonizacin moderna y silenciosa enmarcada en la globalizacin econmica. Una dinmica en la que, en ltima

instancia, los poderes pblicos se limitan a regular y desregular, promover e incentivar, facilitar o permitir la diversificacin geogrfica del negocio y las inversiones y los flujos tursticos masivos internacionales, con una fuerte concentracin espacial y temporal y con destacables impactos en los planos social, cultural, econmico y ambiental en los territorios anfitriones .

As la mayor parte de los beneficios econmicos derivados del turismo queda en manos de los inversionistas extranjeros y algunos nacionales. Trtese de cadenas hoteleras, lneas areas, las promotoras inmobiliarias o las constructoras, las ganancias se concentran en este tipo de actividades, mientras que las poblaciones nativas suelen quedarse slo con algunos beneficios marginales de la explotacin.

Sobreexplotacin de los recursos naturales

Lo llaman la industria sin chimeneas, como si se tratara de una actividad limpia que no contamina, y que adems cuida el medio ambiente. Sin embargo para las organizaciones ambientalistas el turismo es un agente depredador de los ecosistemas. Greenpeace asegura que las autoridades de diversas dependencias se han dedicado a aprobar proyectos que no cumplen normas y criterios ambientales, que agotan los recursos de zonas frgiles y lejos de traer riqueza a las comunidades lo que hacen es empobrecerlas, contaminar, generar presin en los acuferos, demanda de servicios y economas de corto plazo

La presin que ejerce el turismo sobre los acuferos del estado es un aspecto que ya debera haber prendido los focos rojos de las autoridades. Baja California Sur es la entidad con menor disponibilidad de agua potable: slo 900 metros cbicos al ao por habitante, cuando que el promedio nacional es de 4 mil 500. La precipitacin media anual en esta regin desrtica es de 175 milmetros, casi la cuarta de la media nacional que es de 770.

De acuerdo con indicadores manejados por diversos organismos encargados de la administracin del recurso agua, la disponibilidad se considera muy baja cuando es menor a 1.000 m3/hab/ao, valor que limita drsticamente las posibilidades de desarrollo de una regin.

Sin embargo parecera que se vive en la abundancia. En la pgina oficial de Fonatur en Internet, se puede leer: Los Cabos es considerado como la capital del golf en Mxico, ya que cuenta con 9 campos de excelencia, en los que se juegan ms de 200 mil rondas al ao. Su mercado potencial es enorme: millones de golfistas de la costa oeste y del sureste de los EU. El desarrollo de este deporte ha sido tal, que la revista especializada Golf Digest catalog a Los Cabos como uno de los 13 mejores destinos en el mundo para practicarlo

Si se considera que un campo de golf requiere unos 15 mil metros cbicos de agua por hectrea al ao, y la extensin promedio de un campo es de 50 hectreas, tendramos un total de 450 hectreas que necesitan 6 millones 750 mil metros cbicos de agua. Para verlo en perspectiva, en La Paz, 250 mil habitantes consumen 22 millones de metros cbicos de agua al ao; es decir, los campos de golf de Los Cabos consumen lo mismo que 75 mil habitantes. En baja California Sur, 95 mil personas no cuentan con agua corriente en su domicilio, segn datos del INEGI.

En este contexto, dedicar millones de metros cuadrados de suelo y millones de litros de agua para el entretenimiento del turismo, permiten ejemplificar la forma en que el turismo slo tiene una meta: las ganancias por encima de los intereses de la comunidad.

Blog del autor: latijeretabcs.blogspot.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter