Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2018

El austericidio, el incendio del Museo Nacional de Ro y la destruccin de la memoria

Juraima Almeida
Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE) / Rebelin


En la noche del primer domingo de septiembre, un incendio destruy el bicentenario Museo Nacional de la Universidad Federal de Rio de Janeiro y puso en primer plano la indignacin por los recortes presupuestarios puestos en marcha por el gobierno de facto de Michel Temer. Se trat de un austericidio que destruy parte de la memoria colectiva brasilea.

El Museo, fundado en 1818, era una de las principales instituciones de investigacin, enseanza y cultura del pas, con un acervo de ms de 20 millones de piezas entre colecciones de geologa, paleontologa, etnologa e historia y 530 mil libros. Como muchas otras instituciones, desde el advenimiento del gobierno de facto, dos aos atrs, el Museo pasaba por una dura situacin financiera, con falta de recursos incluso para su mantenimiento.

Momentos de tristeza y tensin, con forcejeos entre manifestantes y policas, se vivieron frente al Museo Nacional de Ro de Janeiro, devastado por un incendio que coloc en primer plano el debate sobre los recortes presupuestarios en Brasil. No sirve solo llorar. Es necesario que el gobierno federal, que dispone de recursos, ayude al Museo a reconstruir su historia, afirm el director de la bicentenaria institucin, Alexandre Keller.

La Unesco lament la mayor tragedia para la cultura brasilea en los ltimos tiempos y denunci que el incendio expone la fragilidad de los mecanismos nacionales de preservacin de sus bienes culturales.

El gobierno de facto de Michel Temer, cuestionado por los recortes, anunci la creacin de una red de apoyo econmico con grandes empresas pblicas y privadas para facilitar la reconstruccin de esta joya del acervo brasileo, aunque sin detallar los recursos previstos.

El incendio, que significa una prdida irreparable para la ciencia, educacin y memoria de Brasil, es consecuencia clara de la poltica de austeridad estructural del gobierno de facto de Michel Temer, consagrada en la enmienda constitucional 95, que congel los gastos de la Nacin por 20 aos, limitados por la tasa inflacionaria.

As, las llamas que corroyeron y transformaron en humo la memoria de toda una sociedad, simbolizan, de manera trgica, las consecuencias del austericismo y de la despfreocvupacin por la educacin superior y la investigacin. Adems de eso, son reveladoras de algo ms profundo y funesto: la destruccin de una nacin an en construccin, seal el acadmico de Unicamp, Andr Kaysel.

Vinculada a la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ), la institucin haba sufrido recortes en la financiacin, que le obligaron a cerrar al pblico varios de sus espacios, y estaba pendiente de recibir un patrocinio por unos 5,3 millones de dlares firmado en junio por el BNDES (el banco de fomento brasileo).

El siniestro se declar el domingo hacia las 19.30 locales por causas por el momento desconocidas, cuando ya haba cerrado las puertas al pblico. Sus cuatro vigilantes consiguieron salir y no se ha dado parte de vctimas. Pero las llamas se extendieron rpidamente por sus tres plantas, que contenan materiales altamente inflamables. La veintena de cuarteles de bomberos movilizados tard seis horas en controlarlo.

La destruccin es una prdida inconmensurable para Brasil y tambin para el planeta, porque en el desastre se perdieron piezas nicas e insustituibles procedentes de muchos naciones y representativas de mltiples culturas de Amrica, Europa, frica, Asia y Medio Oriente. Entre ellas muchas que se encontraban agrupadas en la mayor coleccin arqueolgica del antiguo Egipto que exista en este hemisferio y ms de 700 piezas de las civilizaciones griega, romana y etrusca. Se trata de un golpe devastador para el conocimiento cientfico de todo el mundo.

Varios empleados del museo denunciaron que haba muros agrietados y descascarados, instalaciones elctricas al descubierto, carencia de dispositivos contra incendios, as como una vigilancia que result del todo insuficiente (cuatro personas para una construccin de 20 mil metros cuadrados), que no fue capaz de detectar el fuego en sus momentos iniciales.

Matar el pasado para impedir el futuro

Desde 2014 el museo dej de recibir los menos de 130 mil dlares anuales que tena asignados para su conservacin y restauracin. Mientras, Brasil inverta seis mil millones de dlares en la compra de 36 aviones de combate los Saab 39 Gripen de fabricacin sueca, su principal recinto museogrfico dedicado a la ciencia acumulaba condiciones de catstrofe.

La preservacin y proteccin del patrimonio cientfico e histrico debiera ser un rubro presupuestal prioritario, slo antecedido por la seguridad y el bienestar de las poblaciones. La trgica prdida del Museo Nacional de Brasil debiera, al menos, servir como una seal de alerta para todos los gobiernos neoliberales, sumidos en el austericidio del capitalismo trasnacional.

El incendio que el domingo consumi parte fundamental de la memoria colectiva brasilea es el ms cruel sntoma de la destruccin a la cual viene siendo sometido el pas por las elites que administran el pas en nombre de la rentabilidad.

Si la voluntad democrtica del pueblo no logra derrotar a la reaccin, el pas seguir el rumbo de una sociedad atomizada, prisionera de sus miedos e inseguridad presentes, sin pasado y, por eso mismo, incapaz de tener futuro, seala Kaysel.

Juraima Almeida es investigadora brasilea y analista asociada al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico.

Fuente: http://estrategia.la/2018/09/04/el-austericidio-el-incendio-del-museo-nacional-de-rio-y-la-destruccion-de-la-memoria/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter