Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2018

El planeta sobrevive bajo las llamas

Norberto Ovando

El mundo est en llamas. No es una licencia metafrica, sino la plasmacin de una realidad presente en decenas de pases en todo el mundo


Mapa global de todos los fuegos activos en los cinco continentes - imagen NASA

 

Ya sea por causas no relacionadas directamente con la accin humana o por cuestiones agroalimentarias y ganaderas, los incendios son parte integral del paisaje moderno de la Tierra. Bien lo saben desde la NASA, cuyo ltimo hallazgo consiste en un estupendo mapa global de todos los fuegos activos en los cinco continentes.

Para ello, la agencia espacial se ha valido de su valiossimo Sistema de Informacin y Datos del Sistema de Observacin de la Tierra (EOSDIS por sus siglas en ingls), un conjunto de ms de 700 fotografas globales tomadas por sus diversos satlites. Mediante aquellas que capturan la informacin trmica de la Tierra, la NASA es capaz de descifrar qu puntos de la superficie terrestre estn en llamas. El volcado posterior en un mapa actualizado en tiempo real configura tan tremenda imagen.

La valoracin no es gratuita: a vista de pjaro, se dira que ms de la mitad del planeta sobrevive bajo las llamas. Hemos ledo recientemente sobre la magnitud de los fuegos gallegos y portugueses que se vienen repitiendo cada verano, y de las crisis regulares que asolan California y Australia, pero no tanto de otras regiones para las cuales el fuego es un elemento ms en su vida diaria. La imagen del frica tropical , totalmente recubierta de puntos que indican la existencia de llamas, es chocante en tanto que apenas leemos sobre ello en los diarios. El motivo es simple, a menudo, son fuegos que no se combaten. Se provocan.

Los motivos tienen que ver con el cambio de uso de la tierra, la quema provocada sistemtica de monte silvestre y masas boscosas tropicales est relacionada con el cultivo y la produccin de soja, pastos para la ganadera, o asentamientos humanos. Esta lamentable prctica ancestral hace que la Tierra se queme tanto, ante la aparente inaccin de gobiernos u organizaciones.

Ms dramticos son los rincones del planeta donde la accin humana es indirecta , y siempre involuntaria, en los mltiples fuegos que se propagan a cada temporada seca. Como sucedi en Chile y Argentina cuya temporada pasada de incendios ha sido terrorfica, bebido a una extraordinaria sequa cuyas races directas se encuentran en los sospechosos motivos habituales.

Tambin hay alerta cada verano por los incendios forestales que arden sin control a travs del oeste de Estados Unidos y Canad. Un nuevo estudio dice que el cambio climtico inducido por el hombre ha duplicado la superficie afectada por los incendios forestales en el oeste de EE.UU., en los ltimos 30 aos.

Similares valoraciones se pueden hacer de Australia o del rtico, siendo este caso muy particular. Nunca antes en la historia reciente del ser humano se haban registrado tantos incendios al norte del crculo polar, prueba de las extremas condiciones climticas que atraviesa la regin y que tanto en invierno como en verano parecen someterse a permanentes olas de calor. En la Siberia rusa o en China, enormes masas boscosas han sido devastadas por fuegos salvajes este ao.

All donde haya rboles y humanidad, al parecer, hay fuego. Naturalmente el alcance y la gravedad de cada uno difieren. Se puede considerar la situacin de Indonesia o de frica central calamitosa , pero quemar y plantar es para muchos campesinos la nica salida a la pobreza o a la economa de subsistencia; tambin en la Amazona , donde el fenmeno es ms equilibrado, hay fuegos que calcinan miles de hectreas de selva virgen para ampliar reas de pastura para el ganado que escapan al control humano.

El mapa de la NASA es interesante porque ilustra hasta qu punto la manipulacin y la convivencia con el fuego est ms presente de lo que nuestra burbuja urbana tiende a pensar.

El color rojo, las  llamas  incandescentes de la madera ardiendo, son avatares del da a da para muchas poblaciones del mundo. Para algunas, por voluntad propia. Para otras, por condena.

Conclusin 

El incremento y la sucesin de incendios considerados no naturales estn teniendo un efecto violento en los ecosistemas.   Los efectos del fuego en la flora, la fauna y el suelo "vienen despus" y pueden ser letales, por eso es importante que los gobiernos dediquen ms  inversin en prevencin, divulgacin y fijacin de poblacin rural y no solo recursos para la extincin.

Fuente: NASA/AAPN

Norberto Ovando, presidente de la Asociacin Amigos de los Parques Nacionales - AAPN -, experto Comisin Mundial de reas Protegidas - WCPA - de la IUCN-. Grupo de Investigacin de Ecologa del Fuego.

 

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter