Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2018

Cmo se hace un rico

Jaime Richart
Rebelin


Librame, querido lector, de fijar la cantidad de dinero o de riqueza que ha de tener alguien para ser calificado como rico. Porque adems de ser esto de esas cosas que, como tantas otras, es relativo habida cuenta que una persona puede tener mucho y parecerle poco, y otra tener poco y parecerle mucho, no creo que haya reparo en llamar riqueza a todo lo que, segn la poca, excede de lo indispensable y llamar indispensable a todo lo que aparte de ser necesario para subsistir tiene ms o menos asegurado en su vida la inmensa mayora de esa sociedad concreta. En tiempos anteriores a la Revolucin Industrial se consideraban ricos los dueos de grandes extensiones de tierra productivas. Luego, pasara a dominar la escena el dinero, aunque, la posesin de tierras frtiles sigue siendo hoy da fuente de riquezas.

Por otra parte todo se complica si pensamos que ser rico, ser millonario, tener un milln de euros, es sinnimo de felicidad, cuando en la mayora de los casos, desde un punto de vista psicolgico, quien tiene mucho dinero suele vivir soliviantado, necesitar permanentemente acrecentarlo, llamar prdidas al tener menos beneficio, y hacer en todo momento patente su riqueza. Por el contrario, ser feliz y vivir despreocupado es mucho ms sencillo para quien dispone de lo suficiente. Como vivo yo, por ejemplo...

Yo vivo en una casa barata comprada hace 30 aos en un pueblo entonces inhspito y lejos de Madrid, con 100 metros de tierra que convert enseguida en huerto y jardn sin pretensiones. Poltica, social y antropolgicamente yo no pido ni a la sociedad ni a los gobiernos para todo el mundo otra cosa que no sea la posibilidad de vivir al menos como vivo yo. Tengo 80 aos y puedo certificar que no slo no he deseado nunca la riqueza, es que la he evitado en cuantas ocasiones se me ha ofrecido la posibilidad de por lo menos tantearla... Slo aadir a este respecto, que a las personas de mi edad nos suele ser indiferente que no sea compartida nuestra idea y nos resulta despreciable toda discrepancia, lo que pretenda enmendar la plana, corregirnos, perseguirnos o agredirnos siquiera sea moralmente. Esta actitud es el principal privilegio del provecto y de la edad. All cada cual...

Esta introduccin al meollo de lo escrito a continuacin no tiene otro propsito que advertir a tantos ambiciosos en exceso, que la ambicin que consume a menudo sus vidas suele ser tambin fuente de desgracia. Y que perseguir la riqueza es el menos apasionante de los modos de vivir. Los proverbios, refranes y sentencias acerca de la riqueza y de los ricos, del lujo y del deseo que no sea razonable son tantos, que confo que al no enumerarlos yo aqu, se molesten los curiosos en buscarlos hoy fcilmente en la Internet...

Sea como fuere y haciendo abstraccin de todos estos detalles relativos al rico y la riqueza, podemos distinguir cuatro clases de ricos: los ricos por herencia, los ricos por suerte, los ricos por trabajo y los ricos por causas que nada tienen que ver ni con el derecho sucesorio, ni con la suerte ni con el esfuerzo. De estas cuatro clases de ricos slo hay una especialmente respetable, la clase de los que se han enriquecido poco a poco con los aos por medio del ahorro, la paciencia y las privaciones. Ricos, estos, por otra parte, que dejando a un lado su mrito nunca han llegado a ser demasiado ricos. Las otras tres clases son gradualmente detestables. Los primeros son quienes labran su riqueza en el abuso, en el expolio, en la trampa, en la estafa, en el robo o la rapia y no pocas veces en el crimen. Los segundos, quienes se enriquecen de la noche a la maana especulando. La menos reprensible de las tres, siendo asimismo repulsiva, es la de los ricos herederos que no dan una utilidad social al dinero o la riqueza recibida. Porque entiendo que aunque la herencia es una institucin clave del mercantilismo de siempre, tampoco es merecida salvo en reducida proporcin. La mayor parte del patrimonio debe pasar al estado y a la sociedad. La nica riqueza que puede justificarse socialmente es la mencionada lograda por el esfuerzo personal y por el ahorro.

Pero aun hay otro factor que influye decisivamente en la conformacin del rico cuya ambicin no frenan ni el legislador ni sus leyes hacindose con ello cmplices directos del rico. Pues si la ley hereditaria fuese mucho ms severa impositivamente hablando con el causahabiente, y si el rico por esa u otras vas cumpliese escrupulosamente con la ley fiscal (o sta se hiciese cumplir); ley sta que se supone ideada para una mejor distribucin de la riqueza, el enriquecimiento desmesurado que empobrece a la sociedad tampoco en este caso sera tan sencillo como ha sido y es. En cuanto a la otra manera de hacerse rico, la conseguida por la ingeniera financiera, por el recurso de llevar el dinero a un paraso fiscal o por la globalizacin del comercio indiscriminado en unos casos pero controlado frreamente para el provecho de unos cuantos en otros, han convertido al sistema capitalista en un mecanismo minador de las conquistas sociales alcanzadas con sangre y fuego a lo largo de la historia humana, y en un aparato triturador de los recursos de la naturaleza y por consiguiente destructivo del planeta.

En todas partes el fenmeno es el mismo, pero en unas sociedades ms que en otras. Lo que s es com n es la desaparicin virtual del rico por ahorro. Las ocasiones del enriquecimiento fcil, por un lado, la impaciencia que es seora de la psique de la sociedad, la inestabilidad del trabajo y lo incierto del dinero regular hacen imposible, muy difcil y casi pattico el intento de hacerse rico por ahorro. En este tiempo sobrenadan el rico explotador y el rico especulador, ambos fabvorecidos por el fisco, por el fraude fiscal, por el amiguismo poltico o del otro y por las mil modalidades del engao y de la estafa. La recalificacin del suelo en los pases donde todava queda suelo para construir y todas las argucias propias de la ingeniera financiera cierran el crculo de los abusos a escala planetaria que configuran el tipo detestable del rico contempor neo...

No es de muy general conocimiento que no slo la propiedad privada de los bienes no estrictamente personales es rechazada por Marx, Proudhon, Engels, Gramsci, Mao y tantos otros colectivistas o no, socialistas o no, y que todo ellos la sealan como origen y causa de los males de la sociedad, pues tanto el legislador como los jueces que manejan sus leyes dan a la propiedad privada tanto o ms valor que a la propia vida humana. No slo ellos la repudian. Tambin los padres de la Iglesia califican lo mo y tuyo de palabras funestas y la propiedad privada de usurpacin y robo; que han condenado la propiedad porque, segn el derecho natural y divino, la tierra es comn a todos los hombres y, por consiguiente, produce sus frutos para el uso general de todos; que han enseado que slo la codicia, fruto del pecado original, invoca los derechos de posesin y ha creado la propiedad privada; que han sido lo bastante humanos y enemigos del mercantilismo para considerar toda actividad econmica en general como un peligro para la salvacin del alma, es decir, para la humanidad.

Pero tranquilicmonos. Os aseguro que el rico vive sin sosiego. Y el rico en exceso es un ser humano desgraciado que ignora el significado de este epigrama del poeta de la antigua Roma, Marco Valerio Marcial:

La buena vida es, para m,

Dejar volar lo que se fue

Saber sembrar la mejor vid,

Dar amistad sin ofender,

Sin ms gobierno que el del alma,

Con la mente limpia y siempre en calma,

Sabidura y simplicidad,

Saber dormir sin ansiedad,

La mente en calma


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter