Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2018

Brexit
Irlanda del Norte: la frontera se acerca

Luke Butterly
El Salto

El Gobierno se est preparando discretamente para volver a una frontera mucho ms dura en Irlanda del Norte.


Una vivienda con pintadas a favor del brexit, en Tigers Bay, en el norte de Belfast. FERNANDO MAHA VILAS

A primeros de ao, la redaccin de una campaa de contratacin del Ministerio del Interior desencaden una pequea polmica. Como parte de una operacin para contratar mil nuevos agentes para el cuerpo de fronteras post-brexit, los 21 puestos de trabajo anunciados en Belfast solo estaban disponibles para quienes tuvieran pasaporte britnico debido a que la delicada naturaleza del trabajo demanda una especial lealtad a la Corona.

En el norte de Irlanda, un acuerdo de paz elaborado concienzudamente permite que los ciudadanos se identifiquen como irlandeses, britnicos o como ambas cosas, y estn autorizados a ostentar cualquiera de los pasaportes, incluso los dos. Menos de la mitad de la poblacin se identifica principal o nicamente como britnica, por lo que muchos iban a quedar excluidos.

Solo el elemento exclusivo para britnicos de los anuncios de trabajo trae a la memoria las dcadas de discriminacin institucional a la que la minora catlica se ha enfrentado en materia de empleo, en la que los ministros del Gobierno invitaban claramente a los empresarios a discriminar.

La oferta de empleo se modific rpidamente tras ser remitida a la comisin de igualdad de la regin, pero dej al descubierto una cuestin mayor: se han puesto en marcha los preparativos para establecer una frontera en Irlanda.

Claire Hanna, la portavoz para el brexit del Partido Laborista y Socialdemcrata (SDLP segn sus siglas en ingls), dijo: En vez de publicar anuncios de empleo, el Gobierno britnico debera dedicar el tiempo que sea necesario a explicar con total claridad qu tipo de frontera prev que esos empleados van a vigilar.

UNA HISTORIA TURBULENTA

Cuando se hablaba de Irlanda durante la campaa del brexit era para asegurar a los ciudadanos que esa campaa, en la que destacaba el discurso recuperar el control de nuestras fronteras, no iba a tener impacto alguno en la nica frontera por tierra del Reino Unido con la Unin Europea.

Cuando pas la tormenta y Theresa May ya era la primera ministra, al principio se las vio y se las dese para recalcar que el brexit no iba a ser un presagio de la vuelta a las fronteras del pasado.

Tras la lucha anticolonialista y la subsiguiente guerra civil, Irlanda se dividi en los aos 20 del siglo XX. Aquello supuso la creacin de una nueva frontera internacional de 500 kilmetros que separaba el noreste del resto de la isla. Durante la mayor parte de las dcadas siguientes, la frontera fue un punto de discordia, y durante el conflicto conocido como the troubles (los problemas), que dur 30 aos, alberg a las patrullas y el control fronterizo y presenci acoso, violencia y muerte.

20 aos despus del Acuerdo de Viernes Santo de 1998, decenas de miles de personas cruzan la frontera cada da, la mayora sin nociones de cundo comenz a cruzarla exactamente.

REFORZAR LA FRONTERA SIN HACER RUIDO

Por decirlo de una manera suave, las negociaciones entre la UE y el Reino Unido tras el referndum no han ido bien. Segn se acerca la fecha lmite para el brexit en marzo de 2019, cada vez parece ms probable que no se alcance un acuerdo. Aunque el discurso que se impone es que el gobierno del Reino Unido est notoriamente mal preparado, las acciones y declaraciones de este ao muestran que se est planificando una frontera.

Los anuncios de empleo en la frontera de los que hablbamos arriba no han supuesto la primera polmica. A finales de 2017, el Ministerio del Interior introdujo un cuerpo de oficiales de fronteras con 300 nuevas patrullas mviles para una serie de lugares, incluyendo Belfast, pero no revel cuntas iban a estar emplazadas en Irlanda del Norte.

Este verano, el jefe del Servicio de Polica de Irlanda del Norte (el PSNI segn sus siglas en ingls) anunci que iba a buscar 400 nuevos oficiales para los asuntos de seguridad en la frontera post-brexit. Al otro lado de la frontera, la Garda [polica irlandesa] pidi financiacin adicional y ametralladoras para las patrullas fronterizas (la Garda, tradicionalmente, no va armada).

El jefe del PSNI ha dicho que cualquier instalacin sera objetivo de los republicanos disidentes, pero, como preparacin para el brexit, la polica ha parado la venta de tres comisaras de polica en desuso en la frontera.

El norte tiene el uso ms desproporcionado de la identificacin y registro por la polica; all, la polica utiliza estas atribuciones hasta tres veces ms que en Inglaterra y Gales

Lo ms preocupante es que una propuesta de ley antiterrorista est sobre la mesa en Westminster en este momento y se espera que se convierta en ley antes de Navidad. La propuesta de ley de Lucha contra el Terrorismo y Seguridad en las Fronteras contiene disposiciones que otorgarn el derecho a la polica, y a otros oficiales, de identificar, registrar y detener a cualquiera que se encuentre a una milla [aproximadamente 1,60 kilmetros] de la frontera norte-sur. Ms que eso, la polica no tiene que demostrar ninguna sospecha razonable. La ley tambin menciona especficamente dos estaciones de tren (la primera parada en el servicio ferroviario transfronterizo) que estn a varios kilmetros de la frontera, pero que estn sometidas a esos poderes.

El miedo a que esos derechos se utilicen si se otorgan es legtimo. Al menos se han producido 2.009 controles entre quienes viajaban desde Irlanda del Norte hasta Gran Bretaa sin ningn fundamento jurdico. Una disposicin legal antiterrorista existente, parecida a la propuesta, se ha usado 12.479 veces en un periodo trienal reciente (2014-2016). A pesar de que sea una cifra muy elevada, no ha habido un solo caso de nadie que haya sido retenido por asuntos relacionados con el terrorismo. Por supuesto, algunos han sido entregados a los servicios de inmigracin, usando, de este modo, leyes antiterroristas para esquivar la falta de controles legales de inmigracin. Una importante organizacin benfica para los derechos humanos ha advertido del riesgo presente y futuro que supone el uso de perfiles raciales en estos controles.

Existen precedentes incluso fuera de las fronteras. El norte tiene el uso ms desproporcionado de la identificacin y registro por la polica; all, la polica utiliza estas atribuciones hasta tres veces ms que en Inglaterra y Gales, pero tambin es tres veces menos probable que conlleve cualquier otra accin.

SOBRE EL TERRENO

El apoyo al brexit es bajo en Irlanda del Norte. Incluso ms bajo en lo relativo a cualquier tipo de frontera. Una encuesta reciente de la Queens University de Belfast concluy que el 60% de la poblacin apoyara protestas contra cualquier control norte-sur. Cuando se desglosan los nmeros, son incluso ms crudos: el 36% de los votantes del Sinn Fin apoyara que se bloqueara el trfico y uno de cada diez apoyara protestas que atacaran las nuevas instalaciones o infraestructuras de la frontera.

En el referndum, el 55,8% de la poblacin vot a favor de permanecer, con el problema de la frontera amenazndolos (los sondeos ahora elevan la opcin de permanecer al 69%). Si desglosamos ese 55,8%, es incluso ms duro: todas las circunscripciones que estn en la frontera con la Repblica de Irlanda votaron a favor de permanecer, por regla general con mrgenes de entre el 60 y el 70%. Este mapa se puede superponer casi perfectamente con el de los escaos obtenidos por el Partido Unionista Democrtico, que apoya el brexit, y los del Sinn Fin, anti-brexit, y al de las reas que cuentan con una mayor poblacin catlica que protestante.

Tras el acuerdo de paz, el apoyo a una Irlanda unida ha seguido siendo minoritario, incluso en las comunidades catlicas. Sin embargo, ahora muchos dicen que el brexit incrementa el atractivo de la reunificacin

Sin embargo, a pesar de esas divisiones, hay un apoyo significativo de ambas comunidades a una salida del Reino Unido que acabara en gran medida con la necesidad de una frontera. El Comit para la Administracin de Justicia (CAJ), una organizacin lder en materia de derechos humanos con sede en Belfast, ha dicho que una frontera en potencia podra ser una amenaza para el proceso de paz y el Acuerdo de Viernes Santo.

Cualquier paso hacia la instauracin de una frontera controlada por cualquier medio, ya sean controles fijos, vigilancia electrnica o controles aleatorios dentro del pas, no solo causar molestias econmicas y sociales, sino que tambin acentuar la distincin entre jurisdicciones, situacin que se estaba diluyendo de manera provechosa.

La situacin en Irlanda del Norte es variable e inestable. En las elecciones a la Asamblea de 2016, los unionistas perdieron la mayora por primera vez en los noventa aos de historia del Estado. En enero de 2017, el Gobierno cay, y casi se cumplen 600 das de impassepoltico, que ha batido el rcord belga de mayor tiempo sin gobierno.

Tras el acuerdo de paz, el apoyo a una Irlanda unida ha permanecido como un punto de vista minoritario, incluso en las comunidades catlicas. Sin embargo, ahora muchos dicen que el brexit y la amenaza de una frontera incrementa el atractivo de la reunificacin (y con ello, la pertenencia a la UE). El continuo rechazo del acceso al aborto, la igualdad del matrimonio y los derechos del idioma irlands, todos ya disponibles en el sur, tambin juegan su papel.

QU VIENE DESPUS?

Un sondeo reciente ha mostrado que el 60% de los votantes norirlandeses cree que el brexit hace que la ruptura del Reino Unido sea ms probable. Aunque los problemas fronterizos figuran como prioridad para los norirlandeses, estos no son prioritarios para los votantes de Gran Bretaa. Los sondeos a los votantes partidarios de salir dijeron que preferiran perder Irlanda del Norte a renunciar a los beneficios del brexit. La totalidad de los votantes pusieron al final de sus prioridades para las negociaciones del brexit el hecho de evitar una frontera muy controlada.

Cuando el Gobierno defini sus planes para un brexit sin acuerdo, el nuevo secretario para el brexit, Dominic Rabb, no se comprometi mucho, sino que se limit a decir: No volveramos a ningn tipo de frontera muy controlada. Sin embargo, no est claro cmo van a evitarlo.

Las alternativas sin acuerdo a los controles fronterizos no son menos problemticas. El Comit sobre Administracin de Justicia advierte de que Irlanda del Norte podra convertirse en una gran frontera, con un aumento de redadas a inmigrantes y en una versin hiperintensificada del ambiente hostil.

Un vdeo de Jacob Rees-Mogg, uno de los ms firmes defensores del brexit, aparecido recientemente, en el que sugera que debera haber inspecciones como las de la era de the troubles de la gente que cruza la frontera, provoc la ira y la condena de todos los sectores. Y aunque pueda ser cierto que no volvamos a las fronteras del pasado, las fronteras del futuro son cada vez ms probables.

Publicado originalmente en Red Pepper: Northern Ireland: The border is coming.

Traducido por Isabel Pozas Gonzlez para El Salto.

Fuente: https://www.elsaltodiario.com/brexit/irlanda-norte-frontera-reino-unido


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter