Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2018

Una respuesta a Hctor Illueca, Manolo Monereo y Julio Anguita
Por qu queris blanquear a Salvini?

Steven Forti
CTXT


Hace unos das se publicaba en Cuarto Poder un artculo firmado por Hctor Illueca, Manolo Monereo y Julio Anguita titulado Fascismo en Italia? Decreto dignidad . Los autores se proponen analizar el llamado Decreto dignidad, un decreto-ley aprobado este verano por el nuevo Gobierno italiano formado por el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga de Matteo Salvini. Lo hacen de forma rpida y superficial con el objetivo de alabar la medida, y concluyen, de forma abrupta, que no es menester hablar de fascismo en la Italia de 2018 porque, as se deduce, el Decreto dignidad defiende a las clases trabajadoras italianas y es un cambio de rumbo respecto a las polticas neoliberales de las ltimas dos dcadas.

En un primer momento, pens que se trataba de una broma de mal gusto que le haban gastado a tres representantes importantes y apreciados de la izquierda espaola. Pareca un artculo escrito por algn militante de Vox. Ya saben, las fake news circulan mucho por las redes en estos tiempos. Pero no es as. El artculo es de una pobreza intelectual desconcertante, lo cual no sorprende demasiado pues es de sobra conocido el papel que los autores han tenido en el pasado y que tienen tambin en el presente en la izquierda espaola.

Vayamos pues por partes. Es evidente que se puede hablar del Decreto dignidad, valorarlo y juzgar qu tiene de bueno y de malo para las clases trabajadoras, los perdedores de la globalizacin o la poblacin italiana en su conjunto. Sin embargo, no se puede descontextualizarlo de una forma tan chabacana.

Entender el fascismo

Empecemos pues por la pregunta que ponen los autores en el ttulo del artculo: Fascismo en Italia? Quizs se trate tan slo de un guio a Fascismo en Espaa? , el libro escrito por Ramiro Ledesma Ramos, uno de los fundadores de la Falange durante la Segunda Repblica, tras su ruptura con Jos Antonio Primo de Rivera. Sea lo que fuere, aconsejara a los autores del artculo dejar para los historiadores el concepto de fascismo, tan abusado en el ltimo medio siglo que ha quedado casi vaciado de su contenido. Un poco de precisin terminolgica no vendra mal. Si se quiere, hablemos de neofascismo y posfascismo o, an mejor para entender algunas experiencias polticas de este principio de siglo XXI, de extrema o ultra derecha.

Dicho lo cual, es realmente preocupante que personas de la formacin de Illueca, Monereo y Anguita nos digan que no puede haber fascismo (lase extrema derecha) en un pas tan slo porque el gobierno en cuestin apruebe un decreto-ley tmidamente crtico con las polticas laborales, sociales y econmicas aplicadas en las ltimas dos dcadas. Mussolini tambin hizo algo bueno en la Italia de los aos veinte y treinta, por as decirlo: desec marismas para erradicar la malaria, promovi la vivienda social, edific ciudades en pramos y con l los trenes llegaban en hora, como les gusta repetir a los nostlgicos del rgimen. Sin embargo, hizo mucho ms: instaur una dictadura autoritaria y con tintes totalitarios, utiliz la violencia contra los adversarios polticos, prohibi los partidos polticos y los sindicatos, foment un nacionalismo exacerbado, aprob las leyes raciales, aplast el movimiento obrero, favoreci a los grandes capitalistas y un largo etctera. Permtanme as la provocacin: es cmo si a finales de los aos veinte, unos marxistas espaoles escribieran un artculo titulado Fascismo en Italia? Vivienda social para los obreros. Es repugnante tan slo pensarlo, verdad?

Lo mismo podemos decir de la Alemania hitleriana o de otros regmenes fascistas o parafascistas de la Europa de entreguerras. Pinsese por ejemplo en el debate sobre los supuestos logros del franquismo para las clases populares espaolas que se ha abierto este verano a partir de la decisin del gobierno socialista de sacar a los restos de Franco del Valle de los Cados. An pensamos que los fascismos histricos no gastaron energas sobre todo a nivel propagandstico, pero tambin con medidas reales para conquistar a las clases trabajadoras de su comunidad nacional? Si no entendemos esto que, por cierto, ha sido explicado por un sinfn de historiadores en los ltimos setenta aos no podemos comprender lo que fue el fascismo. Y cuando no se comprende un fenmeno histrico y poltico, no se puede combatirlo o evitar que resurja. Pero bastara con leer las Lezioni sul fascismo de Palmiro Togliatti, escritas an en los aos treinta: Yo los prevengo contra la tendencia a considerar la ideologa fascista como algo netamente constituido, acabado, homogneo. Nada como la ideologa fascista se asemeja a un camalen. No consideren ustedes a la ideologa fascista sin ver el objetivo que el fascismo se propona: unirse en algn determinado momento con esa determinada ideologa.

Y lo mismo vale para los proyectos reaccionarios de extrema derecha que campan ya a sus anchas en la Europa de esta segunda dcada del nuevo milenio. Acaso Vktor Orbn no ha aplicado medidas sociales para las clases trabajadoras hngaras, mientras cerraba las fronteras a los migrantes y atacaba a los gitanos? Acaso los gobiernos del PiS en Polonia no hacen lo mismo con los trabajadores polacos? Y por esto, alguien se atreve, desde la izquierda, a alabar las medidas sociales aprobadas por esos gobiernos? Seamos serios, pues, y hagamos anlisis que aporten algo al debate.

Quin gobierna en Italia?

Veamos ahora cul es el contexto poltico italiano, tras las elecciones del pasado 4 de marzo y la formacin del gobierno M5E-Lega a principios de junio, para poder enmarcar el llamado Decreto dignidad. Empecemos por explicar quines son los socios de esta nueva mayora parlamentaria que gobierna el pas transalpino. Por un lado, tenemos a la Liga de Matteo Salvini que ha vivido en el ltimo lustro un rpido y exitoso proceso de lepenizacin respecto a su etapa anterior, cuando estaba liderada por su fundador Umberto Bossi. Salvini se deja fotografiar con Trump, alaba a Putin, abraza a Orbn con quien se reuni a finales de agosto en Miln, participa en mtines con Marine Le Pen y Geert Wilders, sella alianzas con el ex consejero de Trump, Steve Bannon, en el marco de The Movement, la nueva plataforma que ste ha creado de cara a las Europeas de la prxima primavera, cierra pactos electorales entre bambalinas con los autodefinidos fascistas del Tercer Milenio de Casa Pound o con Fuerza Nueva.

El actual ministro del Interior gan protagonismo meditico y votos con la que l mismo bautiz como poltica de la excavadora: una excavadora que llevaba constantemente en su camiseta con la cual quera arrasar los campos de gitanos en Italia. A esto se ha juntado un discurso xenfobo y racista contra todo extranjero, utilizando la teora de la gran sustitucin elaborada por la Nouvelle Droite francesa hace unas dcadas: el mundialismo tiene una estrategia secreta para sustituir a los blancos cristianos europeos con poblaciones de otros continentes y religiones. Una vez ms aparece la teora del complot que la extrema derecha utiliza frecuentemente para convertir en sencillos los problemas complejos y, as, provocar el miedo al Otro entre la poblacin.

Por otro lado, tenemos al Movimiento 5 Estrellas, un objeto poltico no identificado que se define como ni de izquierdas ni de derechas, pero que cada vez ms se ha decantado por la derecha. El pacto de gobierno con la Liga es prueba fehaciente. Basta con observar la postura adoptada en los ltimos aos sobre la cuestin de los migrantes; el partido fundado por Beppe Grillo ha atacado a las ONGs, catalogadas como taxistas del mar y otras lindezas. No cabe duda de que dentro del M5E hay sectores cada vez ms apartados y aislados progresistas o de izquierdas (destacara el actual presidente de la Cmara de Diputados, Roberto Fico), as como entre sus electores, pero las polticas que ha promovido tambin en algunas ciudades, como en Roma no pueden definirse ni como progresistas ni de izquierdas en su conjunto. Quizs hace falta recordar que en el Parlamento Europeo el M5E es miembro del Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa, formado por el UKIP britnico, Alternativa para Alemania o la extrema derecha de los Demcratas de Suecia. Pero no est de ms mencionar tambin cmo funciona el partido, que es propiedad de la Casaleggio Associati, una empresa privada que hace y deshace a su antojo y donde la tan alabada democracia directa ni est ni se la espera.

Ojo, pues, que aqu no tenemos a un gobierno formado por un partido populista de derechas y por uno de izquierdas, como algunos han querido ver ingenuamente. Los 5 Estrellas no tienen nada que ver con Podemos y esta alianza no tiene nada que ver con la de Syriza con la derecha nacionalista de ANEL en Grecia. La correlacin de fuerzas es completamente diferente y ANEL no es, de todos modos, la Liga de Salvini. El italiano es un gobierno que bascula entre la derecha y la extrema derecha de tintes nacional-populistas.

Qu ha hecho hasta ahora el gobierno Di Maio-Salvini?

Ahora bien, qu ha hecho en estos primeros tres meses de gobierno el Ejecutivo liderado formalmente por el presidente del Consejo Giuseppe Conte, pero dirigido por los dos vicepresidentes, el grillino Luigi Di Maio y el liguista Salvini? Poca cosa, por no decir nada, si somos sinceros. Ha vivido de propaganda cabalgando sobre todo el tema de los migrantes, difundiendo desde las instituciones un discurso xenfobo y racista que jams se haba visto en Italia desde el final del rgimen fascista. Ni Berlusconi, Fini y Bossi en sus aos dorados se haban atrevido a ir tan lejos. Se han cerrado los puertos para impedir que barcos de ONGs como el Aquarius y de la misma Marina italiana como la Diciotti pudiesen desembarcar en lugar seguro a los migrantes socorridos en el Mediterrneo. Publicar un artculo como el de Illueca, Monereo y Anguita pocos das despus de los dramticos acontecimientos de la Diciotti , cuando 177 migrantes fueron literalmente secuestrados durante una semana por el ministro del Interior, Salvini, y con el apoyo de los ministros del M5E, sin poder bajar del barco amarrado en el puerto de Catania, es sencillamente una vergenza. As de claro. Salvini, aunque como todo buen nacional-populista se jacta de ello, est siendo investigado por la magistratura italiana por secuestro de personas y le pueden caer hasta treinta aos de crcel.

La escuela Bannon

Sin embargo, hay mucho ms que va ms all de la grosera campaa de propaganda trufada de bulos y de fake news llevada a cabo por Salvini y tambin por el M5E, sobre todo a travs de las redes sociales, utilizando para ms inri mtodos que rozan la ilegalidad, como explicaba el ex hacker Alessandro Orlowski en una reciente entrevista que se public en CTXT , y llegando a los ataques coordinados en Twitter y Facebook contra los que critican al gobierno. Una tcnica que utiliza el mismo ministro del Interior desde sus perfiles personales e institucionales, como en el caso de Raffaele Ariano, que haba denunciado un caso de racismo en un tren de cercanas en Lombarda y al que Salvini ha atacado directamente en las redes sociales, divulgando sus datos personales y poniendo en riesgo su vida.

Ms all del tan alabado Decreto dignidad, en sus primeros cien das el Gobierno ha promulgado unas circulares contra las ocupaciones de edificios y contra los vendedores ambulantes, lase inmigrantes, en las calles y en las playas italianas que hacen entender que el Ejecutivo italiano es la nueva puerta de entrada en Europa occidental del nacional-populismo ms agresivo. No es balad recordar las declaraciones del mismo Salvini a favor de un censo de gitanos , que llevaron a manifestaciones de protestas tambin en Espaa el pasado mes de junio. O las declaraciones de otros ministros tanto de la Liga como del M5E contra las vacunas obligatorias o contra la teora gender y en defensa de la familia tradicional. Sin contar con la expresa voluntad de aliarse con el grupo de Visegrad (Polonia, Hungra, Repblica Checa, Eslovaquia) en todo lo que concierne a las polticas europeas, en especial el tema de los migrantes. Podra seguir recordando los muchos casos de desprecio a las instituciones mostrados por el actual gobierno o la voluntad de aplastar a los sindicatos, cuestin que a personas de izquierda como Illueca, Monereo y Anguita debera como mnimo preocupar.

Y cules son las consecuencias de todo esto? Muchas. Y todas muy preocupantes. Me centrar slo en algunas. Por un lado, el aumento de la diferencia entre la presencia real (7%) y la percepcin (25%) del nmero de extranjeros presentes en Italia: el pas transalpino encabeza la lista de la UE (+17,4%), segn un reciente estudio del Istituto Cattaneo . Sin contar que en 2018 las llegadas va Mediterrneo han bajado notablemente respecto al trienio anterior, y no por el cierre de los puertos de Salvini: en los primeros ocho meses de este ao han llegado alrededor de 20.000 personas, por lo que no se puede hablar ni de invasin ni de un problema social de primera magnitud, tal y como lo presenta el actual Gobierno. Por otro lado, los discursos y las polticas del do Di Maio-Salvini han provocado una ola de xenofobia y racismo, con numerosos ataques a extranjeros o refugiados por parte de ciudadanos o, en algunos casos, de una especie de escuadras neofascistas autoconstituidas que vigilan las calles, tanto que la UNHCR se ha mostrado muy preocupada . Por parte del Gobierno, evidentemente, no ha habido condena alguna, al contrario. Y los mismos grillini se han quedado callados porque tienen miedo a que Salvini suba an ms en las encuestas y convoque elecciones anticipadas. La Liga cosech el 17% de los votos en marzo y ahora los sondeos le otorgan alrededor del 30%, mientras que el M5E caera del 32% al 28%. Salvini se ha comido en tan slo cinco meses a los 5 Estrellas.

Con todo esto, obviar este contexto es un craso error: si se mira al rbol, no se ve el bosque. Esto es lo que han hecho no s si con ingenuidad o conscientemente los autores del artculo Fascismo en Italia? Decreto dignidad. Tienen en cuenta Illueca, Monereo y Anguita las propuestas econmicas y sociales del gobierno italiano? Saben que estn elaborando una Flat Tax que anulara cualquier tipo de impuesto progresivo, favoreciendo as a los ms ricos? Si lo saben, como imagino, por qu no lo dicen en su artculo? O es que, en realidad, lo que han querido, aunque de una forma burda, ha sido lanzar un globo sonda para abrir un debate dentro de Podemos sobre determinadas cuestiones en lnea con otros sectores de la izquierda europea que se est definiendo soberanista y chovinista, como ha explicado esta semana Nuria Alabao ?

La obsesin de la UE y del euro

Pero, adems, cualquier anlisis serio de la situacin debera tener en cuenta la pluralidad de elementos y ejes existentes. Porque en el fondo lo que nos quieren decir Illueca, Monereo y Anguita es que una poltica de izquierda debe centrarse en la proteccin de las clases trabajadoras. De acuerdo, pero se estn olvidando de que los otros elementos estn estrechamente interconectados: est bien hacer polticas en defensa de los obreros cuando se expulsa a migrantes o se olvidan por completo las reivindicaciones feministas, por poner slo dos ejemplos?

Todas estas cosas van de la mano, como bien han explicado Miguel Urbn y Brais Fernndez en este artculo . Si esto no se entiende y no se explicita, lo nico que se hace es lavarle la cara a la nueva extrema derecha y blanquear a Salvini. Adems de darle la razn y allanarle el camino.

Me temo que en el fondo hay una obsesin por parte de los autores: la de la Unin Europea y el euro, como han ya mostrado en otros artculos y textos publicados en el pasado. La mana de pensar que cualquier gobierno o partido que planta cara a Bruselas est haciendo algo til. As, segn algunos que se tragan sin un mnimo de crtica la propaganda del actual Gobierno italiano, Salvini y Di Maio estaran plantando cara a la tecnocracia de Bruselas. Con el Decreto dignidad? Por favor! Las medidas aplicadas por el Gobierno Costa en Portugal son mucho ms progresistas que este decreto. Se acepta pues que para plantar cara a la UE se cierren fronteras, se eche a migrantes, se ataque a gitanos y se difunda la xenofobia y el racismo? Porque de esto se trata en el caso italiano, as como en el de Hungra, Polonia, Repblica Checa, Eslovaquia o Austria. No es nada ms que la vieja tcnica de los fascismos histricos: buscar un enemigo sea este el judo, el rojo, el gitano, etc. para fortalecer el sentimiento de comunidad, la Volksgemeinschaft . Crear una barrera entre un nosotros y un ellos.

En este sentido, no me extraa que haya sido justamente el mismo Monereo quien ha impulsado la traduccin en Espaa de los libros de un joven filsofo italiano que se presenta como marxista, Diego Fusaro. Profesor de Historia de la Filosofa en una universidad privada de Miln, personaje meditico y provocador, este supuesto filsofo marxista colabora desde hace meses con artculos semanales con Il Primato Nazionale , el peridico de Casa Pound, critica las vacunas obligatorias y condena duramente la teora de gnero, adems de ver en el mundialismo la causa de todos los males contemporneos. Basta con que le den un vistazo a su perfil de Twitter para que se hagan una idea. Vamos, lo que dicen los neofascistas en cualquier pas europeo desde hace tiempo.

Nada nuevo, de todos modos, bajo el sol: no fueron pocos los dirigentes e intelectuales de izquierdas que en la Europa de entreguerras transitaron hacia el fascismo, convencidos de que era la verdadera realizacin del socialismo. La capacidad de atraccin del fascismo fue muy poderosa, no lo olvidemos. Y no lo olviden los que actualmente defienden al Decreto dignidad.

-------------------

Steven Forti es profesor asociado en Historia Contempornea en la Universitat Autnoma de Barcelona e investigador del Instituto de Historia Contempornea de la Universidade Nova de Lisboa. Es autor de El peso de la nacin. Nicola Bombacci, Paul Marion y scar Prez Sols en la Europa de entreguerras (USC, 2014) , un libro que investiga el trnsito de dirigentes polticos de izquierdas al fascismo en Europa entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

Fuente: http://ctxt.es/es/20180905/Politica/21599/Steven-Forti-Hector-Illueca-Manolo-Monereo-Julio-Anguita-Cuarto-Poder-Movimiento-5-Estrellas-la-Liga.htm#.W5efUh1Rawl.twitter

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter