Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2018

El taln de Aquiles

Alina B. Lpez Hernndez
La Joven Cuba


La diosa Tetis quiso hacer inmortal a su amado hijo Aquiles. Con cuidado tom su pie por detrs del tobillo y lo introdujo en las aguas divinas. Pero all, en el pequeo punto donde sus dedos agarraban el piececito, qued una mnima zona de la piel que no se inund de poder. De la mitologa hemos conservado la referencia al taln de Aquiles para resaltar la parte ms dbil e inconsistente de una tesis, proceso o persona.

Nuestro Proyecto Constitucional tiene varios aspectos que deben ser revisados, atendidos y modificados. Muchas personas han ofrecido opiniones sobre esto y otras muchas lo harn an en las redes y en el proceso de consulta popular. Sin embargo, existe un punto en el referido documento que se convierte en su principal debilidad. Es quizs de lo menos visible, pues no se trata de una parte especfica del articulado o la estructura y s una cuestin conceptual que ronda el campo de lo filosfico y atraviesa el Proyecto en su totalidad: la actitud del Partido Comunista de Cuba ante un pretendido Estado Socialista de Derecho.

Ese ltimo concepto (puede consultarlo en el Glosario final del documento) es definido como: la concepcin del Estado que refleja que su estructura y funcionamiento se rigen por el acatamiento a lo establecido en la Constitucin de la Repblica y en el resto de las disposiciones normativas que conforman el ordenamiento jurdico.

El prembulo del Proyecto reafirma la novedad del concepto que no existe en la Constitucin vigente, al explicar que el mismo fue incorporado a fin de reforzar la institucionalidad y el imperio de la ley, dentro de ello la supremaca de la Constitucin.

En una primera lectura todo parece indicar que el acatamiento a la Constitucin es una norma general y que su supremaca est garantizada. Nada ms lejos de la verdad. El propio documento entra en una contradiccin fatal, su taln de Aquiles, cuando en el Captulo 1, Artculo 5 expresa: El Partido Comunista de Cuba, nico, martiano, fidelista y marxista-leninista, vanguardia organizada de la nacin cubana, sustentado en su carcter democrtico y la permanente vinculacin con el pueblo, es la fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado ().

No puede negarse que los creadores del Proyecto fueron consecuentes con su idea de la superioridad del Partido respecto a todo: Sociedad y Estado; tan es as que no existe un solo regln de ningn artculo que manifieste que dicha institucin est obligada a acatar la Constitucin.

Vanse si no los artculos 7, 8 y 9 que manifiestan el apremio de que todos los representantes del Estado: directivos, funcionarios y empleados se ajusten a lo que ella prescribe. Insisto, siempre se habla del Estado, y en la referida definicin de Estado de Derecho, se dice que es la estructura y funcionamiento del Estado los que se rigen por el acatamiento a lo establecido en la Constitucin de la Repblica.

En el proyecto de Constitucin no se especifica que adems del Estado, el Partido tambin debe acatar lo establecido en la ley.

El imperio de la ley solo existir en el caso de que todos los ciudadanos e instituciones tengan las mismas posibilidades de ser protegidos por las leyes y de ser castigados por ellas si no las cumplen. Al dejar entonces a una institucin como el Partido fuera de esta posibilidad, creamos una especie de demiurgo poltico que escapa al imperio de la ley y se sita por encima de ella.

Es muy importante significar que la esfera de actuacin del Partido no se puede reducir al campo de la ideologa, pues esa organizacin con ramificaciones a los niveles nacional, provincial y local, tambin posee propiedades significativas (empresas propias, inmuebles, hoteles y casas de visita, puntos de abastecimiento de combustible, de produccin de alimentos, etc.). Ostenta adems una enorme cantidad de personas supeditadas directamente en calidad de funcionarios de alto, mediano y menor rango y su correspondiente personal de apoyo.

Al emplazarse por encima del Estado, el Partido, poseedor de todos esos bienes, no estara obligado a recibir auditoras de la Contralora General de la Repblica, recin incorporada al texto constitucional aunque ya existente. Este ejemplo devela solo una de las enormes contradicciones en que la situacin de superioridad del Partido coloca al Estado de Derecho Socialista.

Otro impacto negativo se manifestara en la esfera axiolgica. El aludido artculo 5 declara que el Partido trabaja, entre otras cosas por desarrollar valores ticos, morales y cvicos en los cubanos. Qu valor cvico puede ser ms importante que el respeto a la Constitucin de la Repblica?

Empezar hacindolo por casa sera una cuestin de principios, por ello, en lugar de ubicarse por encima de la Ley de leyes, y no permitir que ella le establezca pautas al Partido como afirmara enfticamente Jos Luis Toledo Santander, Presidente de la Comisin de Asuntos Constitucionales y Jurdicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, el PCC debera ser el primero de todos en subordinarse a los preceptos constitucionales.

Se inform en la sesin plenaria de la Asamblea Nacional que un grupo de trece personas que estudi por varios aos y redact la primera versin del Proyecto de Constitucin viaj a China y Vietnam para revisar experiencias jurdicas socialistas. Por lo visto no tuvieron en cuenta la relacin de subordinacin de los Partidos Comunistas de esos pases a sus respectivas Constituciones.

Todos los intentos por mejorar, por dotar de fortaleza y vitalidad, de nuevos aires, a esta Constitucin podrn fracasar. As le ocurri a Tetis, que vio morir a su hijo cuando dej una pequea zona del cuerpo de este sin proteccin. Blindemos de verdad nuestra Ley de leyes, hagamos de la definicin de Estado de Derecho Socialista una realidad y no una entelequia. Pero para ello nadie podr quedar fuera de su mbito, mucho menos el Partido.

Fuente: http://progresosemanal.us/20180911/el-talon-de-aquiles/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter