Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-09-2018

Lehman Brothers: la cada hacia una de las peores crisis capitalista, que perdura

Claudio della Croce
CLAE / Rebelin


El colapso financiero provocado por el estallido de la burbuja hipotecaria en Estados Unidos caus una reaccin en cadena que derrumb a las principales economas del planeta y dej a millones de personas sin trabajo. A pesar de que muchos pases volvieron a crecer, todava padecemos las consecuencias polticas de la gran recesin, pese a que en este decenio se ha producido la mayor intervencin pblica para salvar el capitalismo y la democracia occidental, tal y como los conocamos

Pocas veces como el 15 de septiembre de 2008 fue tan palpable la sensacin de que el capitalismo global poda colapsar. Lehman Brothers, uno de los mayores bancos de inversin del planeta, se declar en quiebra y precipit al planeta a su peor crisis econmica desde los aos 1930. Fundado en 1850, haba sobrevivido a todas las crisis y tena activos por 680 mil millones de dlares. Por eso, es considerada la mayor bancarrota en la historia de EEUU.

Lehman haba sellado su destino mucho antes, con su involucramiento en la burbuja de las hipotecas subprime. Cientos de miles de crditos fueron concedidos a personas que no estaban en condiciones de pagarlos, lo cual cre una montaa de deudas de psima calidad. Sin embargo, eran agrupadas en bonos y comerciadas por los grandes bancos como inversiones de bajo riesgo , con la complicidad de las agencias calificadoras, que hicieron la vista gorda y lucraron con la jugada.

El estallido de la burbuja hizo quebrar a decenas de entidades menores en 2007, y estaba comprometiendo a todo el sistema financiero estadounidense. La quiebra de Lehman Brothers sorprendi al mundo, tras un fin de semana de intensas e infructuosas negociaciones. El banco dej una deuda de 691 mil millones de dlares y a 25 mil empleados en la calle, en la mayor quiebra en la historia estadunidense. En Wall Street, el Dow Jones se hundi 500 puntos, su mayor cada desde los ataques contra las Torres Gemelas en 2001.

El jueves [18 de septiembre], a las once de la maana, la Reserva Federal (Fed) advirti una enorme disminucin de las cuentas del mercado monetario en EEUU, dinero por valor de 550.000 millones de dlares fue retirado en cuestin de una hora o dos. El Tesoro abri su ventanilla para ayudar e inyect unos 105.000 millones de dlares en el sistema, pero pronto se dio cuenta de que no poda detener la marea, seal el demcrata Paul Kanjorski, presidente del comit del mercado de capitales en el Congreso de EEUU.

Estbamos teniendo una afluencia masiva electrnica en los bancos. Ellos decidieron suspender la operacin, cerrar las cuentas monetarias y anunciar garantas de 250.000 dlares por cuenta, de manera que no se produjese ms pnico. Si no lo hubieran hecho, estimaban que a las dos de esa tarde habran sido retirados 5,5 billones de dlares del sistema de mercado monetario de EEUU, y esto habra desplomado la economa mundial. Habra sido el fin de nuestro sistema econmico y de nuestro sistema poltico, tal como lo conocemos, aadi.

Estas palabras son muy tiles para recordar el ambiente apocalptico que se viva hace ahora una dcada, despus de que fracasasen todos los intentos de las autoridades estadounidenses de vendrselo a alguien. Cuando el secretario del Tesoro Henry Paulson intent endosrselo al britnico Barclays Bank, su colega de Reino Unido le respondi: No queremos importar vuestro cncer.

Obviamente, los jefes de Lehman estaban al tanto de los riesgos excesivos que corran para aumentar sus ganancias a corto plazo, pese a que desde 2005 los directivos conocan el riesgo de un derrumbe del mercado inmobiliario. De 2005 a 2007, en el corazn de la burbuja inmobiliaria que otorgaba crditos hipotecarios a compradores insolventes, Lehman compr muchos de esos prstamos, registr ganancias rcord. Pero desde mediados de 2007 el banco comenz a acumular prdidas y el golpe de gracia lleg nueve meses despus, el 16 de marzo de 2008, con la casi quiebra de otro banco de inversiones, Bear Stearns.

Al borde de la bancarrota por sus apuestas desastrosas, Bear Sterns fue comprado por JPMorgan, bajo la gida de la Reserva Federal, medida que socav la confianza de los mercados, que comenzaron a apostar por la cada de Lehman. Las autoridades intentaron hallar un comprador para Lehman, y negociaron primero con un banco surcoreano y luego con Bank of America y Barclays.

La Reserva Federal presion a JP Morgan y le prest 30 mil millones de dlares para que adquiriera Bear Stearns pagando dos dlares por accin (cuando se haban cotizado en 133 un ao antes). El objetivo era evitar la quiebra de otros bancos de inversin, como Merryll Lynch y Lehman Brothers, fuertemente comprometidos.

El rescate de Bear Stearns iba contra todo lo que preconiza el evangelio del neoliberalismo: en lugar de dejar que se aplicara la disciplina del mercado, la Reserva Federal intervino para mitigar los daos de la cada. Al final, el rescate no pudo detener la debacle. Seis meses despus de la adquisicin por JP Morgan, el banco Lehman Brothers tambin tuvo que declararse en quiebra, pero esta vez la Fed decidi que no habra rescate, provocando un terremoto en el sistema financiero mundial.

Estados Unidos acababa de nacionalizar una semana antes a los gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, que garantizaban ms de cinco mil millones de dlares de prstamos. Poco despus, el Estado salv a la compaa de seguros AIG, con 180 mil millones de dlares, antes de colocar a disposicin de los bancos otros 700 mil millones de dlares en un polmico plan de recapitalizacin y finalmente dej caer a Lehman, mientras salvaba a Goldman Sachs.

Miles de compaas de los ms variados rubros cerraron sus puertas y millones de personas quedaron desempleadas. Para evitar la explosin del sistema financiero, muchos pases tuvieron que pagar millonarios rescates para salvar a los mismos bancos que haban sido responsables de la hecatombe.

Esta combinacin de factores hizo que la crisis econmica se convirtiera rpidamente en poltica. Al descontento generalizado de la poblacin por la falta de trabajo y el fin del bienestar , se sum la indignacin con la clase dirigente: en lugar de apoyar a las personas comunes, se ayud a los banqueros.

Washington moviliz billones de dlares para salvar a cada sector que gener la crisis, pero fuera de Wall Street el resto de EEUU sufri penurias. Los suicidios se dispararon, mientras los deudores perdan sus casas en todo el pas. Unos 10 millones de estadunidenses se quedaron sin trabajo. Despus de 10 aos y cientos de miles de millones en multas a bancos, el mayor legado de la crisis es que nadie fue juzgado o enviado a la crcel, denunci Phil Angelides, quien presidi una comisin que investig la crisis de 2008.

La recesin desencadenada por los bancos que se beneficiaron de inversiones impagables que llevaron a la cada del sistema financiero trajo como consecuencia una mayor regulacin que se implement a partir de 2010, bajo el gobierno del presidente Barack Obama, y que el mandatario actual, Donald Trump, pretende aligerar.

Hoy, los riesgos sobre la prosperidad mundial tienen palabras como aranceles, China, pases emergentes, Brexit y Donald Trump. Un coro de organismos globales, como el Fondo Monetario Internacional, economistas, empresarios y gobiernos, adems de la Reserva Federal de EEUU, advierten que una guerra comercial terminar perjudicando a la produccin, a los consumidores y a toda la economa del planeta.

El contexto poltico actual no se asemeja en nada al que haba antes.   Los partidos tradicionales del mundo occidental estn en crisis y el populismo principalmente en su vertiente de extrema derecha est en auge. La estabilidad previa a la Gran Recesin luce hoy como una utopa o una mera expresin de deseos.

La cada fue ms fuerte y ms larga en Europa. Como EEUU, la media de los 28 pases de la UE vena creciendo al 3% anual hasta 2007 inclusive, ya que el efecto de las subprime tard un poco ms en llegar. En 2008 el PIB se estanc en 0,5% y en 2009 se desplom 4,3 por ciento. En los seis aos que van desde 2008 hasta 2013, el PIB europeo promedi 0% de crecimiento . En 2014 comenz una dbil recuperacin que ronda el 2% anual hasta 2017.

La crisis financiera de 2008 provoc una dcada perdida en el mundo desarrollado. Muchos pases, particularmente en el sur de Europa, siguen apretados con un elevado endeudamiento pblico y austeridad. Las tasas de desempleo siguen siendo altas, sobre todo entre los jvenes . La desigualdad de ingresos contina aumentando. Los problemas actuales en Italia y en Turqua muestran cun frgiles son nuestras economas", seal Manuel Funke, investigador del Instituto Kiel para la Economa Mundial.

Los gobiernos en Grecia, Portugal, Italia, Espaa e Irlanda implementaron polticas de austeridad con el objetivo de reducir el dficit presupuestario y calmar a los mercados financieros, lo que contribuy a incrementar el desempleo. Los costos sociales y polticos fueron elevados y an se sienten.

Los casos ms dramticos son los de Grecia y Espaa. La desocupacin se cuadriplic en el primero, de 7,3% en mayo de 2008 a 27,9% en julio de 2013. Tras un rescate financiado por el FMI y la UE, que implic severas medidas de ajuste, comenz a descender, pero recin este ao cay por debajo de 20%, a 19,1 por ciento. En Espaa, cuyo sistema financiero tambin debi ser rescatado, salt de 7,9% en mayo de 2007 a 26,3%  en 2013. Ahora est en 15,1%, casi el doble que antes.

La prdida de empleo fue el efecto ms notorio de la recesin. En Estados Unidos, la desocupacin pas de 5% en diciembre de 2007 a 7,3% en 2008. El pico mximo fue 10% en octubre de 2009, exactamente el doble que dos aos antes. Desde ese momento empez a bajar sostenidamente, hasta ubicarse en 3,9% en agosto de 2018. La crisis financiera de 2008 provoc una dcada perdida en el mundo capitalista.

Los sistemas bipartidistas que haban sido estables por dcadas fueron barridos y los  parlamentos se volvieron crecientemente fragmentados, con el ingreso de partidos nuevos y pequeos, muchos de ellos xenfobos y ultraconservadores . Las sociedades se polarizaron polticamente en los ltimos diez aos, lo que hace que gobernar y resolver las crisis sea mucho ms difcil.

La Gran Recesin sigue: Mercado y Estado

Una enorme lista de libros han informado, analizado, comparado e incluso producido alternativas al funcionamiento del sistema capitalista -que estuvo en un tris de hacer realidad las profecas de Marx sobre su derrumbamiento- en la ltima dcada.

Entre ellos, Crash. Cmo una dcada de crisis financiera ha cambiado el mundo, del profesor de la Universidad de Columbia Adam Tooze, relata cmo al da siguiente de la cada de Lehman, paralizados los mercados financieros, con las primeras inyecciones de centenares de miles de millones de dlares para salvar Wall Street; mientras George Bush nacionalizaba AIG, una de las mayores aseguradoras del mundo especializada en seguros de impago de crditos, y la histeria se contagiaba en Manhattan, unos metros ms all se abra el periodo de sesiones de la Organizacin de las Naciones Unidas. 

Relata Joaqun Estefana que el primer orador fue Lula da Silva, quien denunci enrgicamente el caos especulativo que haba provocado la cada de los bancos. El segundo, un Bush desconectado de la realidad, dedic su alocucin al terrorismo, y la crisis financiera tan solo ocup dos prrafos al final. Una semana despus, el secretario del Tesoro peda permiso al Congreso para instrumentar el primer paquete de ayudas al sistema financiero por valor de 700.000 millones de dlares, con el siguiente argumento: Si no hacemos esto hoy, el lunes ya no habr economa.

Hay casi unanimidad en los analistas en que la Gran Recesin no fue un accidente puntual de la economa, sino un cambio global cuyas consecuencias se han multiplicado en el territorio de la poltica (crisis de representacin, con la aparicin de nuevas formaciones a derecha e izquierda, el resurgir del populismo y de los autoritarismos, la multiplicacin de los movimientos de indignados).

Pero tambin de la geopoltica, con las guerras comerciales, la salida de Reino Unido de la Unin Europea, la permanencia definitiva de China como superpotencia mundial, entre otras, transformaciones que algunos estudiosos denominen a la crisis la Segunda Gran Depresin.

En la comparacin entre ambos periodos recesivos se destaca que los problemas entre el ao 2008 y la actualidad fueron menos profundos que los de la Gran Depresin de los aos treinta del siglo pasado, pero ms extensos y, sobre todo, ms complejos que aquellos.

Muchos autores con Guy Standing y Owen Jones, defienden que la Gran Recesin todava no ha acabado, aunque el mundo haya vuelto a una etapa de crecimiento econmico y de reduccin de las tasas de paro, sino que se ha producido una mutacin silente de la misma y una metstasis de sus efectos negativos ms estructurales como son la precarizacin de la vida y los mercados de trabajo y la desigualdad.

Una serie de estudios cientficos han situado esta caracterstica central de la economa capitalista en el frontispicio de sus deficiencias. Durante la Gran Recesin se ha expandido, como en pocos momentos de la historia contempornea, una redistribucin a la inversa de las rentas, la riqueza y el poder de los ciudadanos.

Los economistas ortodoxos no fueron capaces de prever la llegada de la crisis y cmo tuvieron que abandonar sus opciones y recuperar las lecciones del keynesianismo con el fin de superar los ms lacerantes desequilibrios. Durante la ltima dcada hubo de ampliarse irremediablemente el marco cognitivo neoliberal, hegemnico en la prctica poltica desde los aos ochenta del siglo pasado, operando el sistema en muchos momentos como una suerte de capitalismo de Estado.

Por primera vez se trataba de una crisis de la que no poda culpabilizarse a la periferia, sino que naci y se expandi desde el corazn del capitalismo. Durante las tres ltimas dcadas, la revolucin conservadora haba aleccionado al mundo bajo el principio terico de que el mercado lo solucionara todo. Pero Wall Street se hunda, por lo que se arroj a la basura tal idea y se instrument la ms formidable intervencin con dinero pblico de la que se tiene memoria.

El clebre consenso de Washington (disciplina fiscal y monetaria) no dejaba de ser una piadosa jaculatoria de los tericos sin contacto con la realidad. El problema no era, como haban dicho, de Gobiernos grandes, de ogros filantrpicos, sino de Ejecutivos dbiles, demediados, sin los instrumentos regulatorios adecuados ante la magnitud de las dificultades, seala Estefana.

Otros anlisis de periodistas financieros, como el de Guillian Tett en el Financial Times, sealan que las crisis financieras como la de Lehman comparten dos cosas. En primer lugar, el perodo anterior a la crisis est marcado por la arrogancia, la codicia, la opacidad - y una visin unilateral de las entidades financieras que hace que les sea imposible evaluar los riesgos. En segundo lugar, cuando la crisis golpea, hay una prdida repentina de confianza de los inversores, de los gobiernos, de las instituciones o de los tres. La arrogancia se convierte en su contrario; o lo que Keynes llam los espritus animales'' desaparecen de repente.

Para Tett, las crisis financieras se producen una y otra vez debido a la imprudencia y la codicia y, presumiblemente, a la falta de regulacin. Michel Roberts seala que entre 2007 y 2017, la proporcin de la deuda en relacin con el PIB aument de 179 a 217 por ciento. Pero esta vez, la orga de endeudamiento no ha ocurrido en las reas de finanzas que causaron la ltima crisis, como los prstamos de alto riesgo. En su lugar, el auge de la deuda se produce en empresas en riesgo y gobiernos como Turqua o EEUU, cuyo endeudamiento pblico se ha acelerado bajo la administracin de Donald Trump.

Las conclusiones polticas de todo esto es que una mayor regulacin, o la divisin de los bancos y las grandes corporaciones o la eliminacin de la legislacin antisindical pueden ayudar a revertir un poco las tendencias al aumento de la desigualdad y del poder monopolista.

Pero, seala Roberts, como la crisis financiera global y la Gran Recesin mostraron y Larga Depresin posterior confirm, estas medidas no impedirn otra crisis y recesin, cuando los 'espritus animales' se evaporen y el boom se convierta en una depresin de nuevo. Y de todos modos, no hay 'progresistas' alrededor para implementar tales reformas.

El mercado y el Estado son presentados comnmente como entidades separadas e incluso antagnicas. Los ignorantes portavoces del neoliberalismo quieren hacer creer que el mercado surge espontneamente en un proceso de evolucin natural. Al mismo tiempo, popularizan la visin de que el Estado es un ogro invasivo capaz de distorsionar el funcionamiento eficiente de los mercados, seala el economista Alejandro Nadal.

En esta visin del mundo, se supone que las leyes imponen un marco de certidumbre al evitar la arbitrariedad. Pero cuando la crisis amenaza la estabilidad de todo el sistema, el Estado y entidades como la Reserva Federal intervienen con gran arbitrariedad. Todo esto ha erosionado el estado de derecho, la legitimidad del Estado y ha consagrado el engao como esencial en las operaciones mercantiles, aade.

Ahora tenemos un coctel explosivo. Despus del colapso financiero, el sistema de prstamos interbancarios se congel (2008-2012). El rescate de bancos y grupos corporativos mediante la poltica fiscal no fue suficiente para dar confianza al sistema financiero. La Reserva Federal inaugur entonces su postura de flexibilidad cuantitativa, que intensific la compra de activos en poder de los bancos.

Hyman Minsky seal que al estallar la crisis, los bancos buscaron liquidar los activos que tenan en garanta de los prstamos otorgados y eso provoc el colapso del valor de esos activos: la intervencin de la Reserva Federal estaba dirigida a contener esa cada de precios.

Todo eso contribuy a calmar los nimos en los mercados financieros, pero a un costo que entraaba nuevos peligros y la composicin de los activos de la Fed as lo demuestra. En 2009, la Reserva Federal no tena entre sus activos ni un ttulo respaldado por hipotecas. Hoy, 40% de stos se compone de ese tipo de activos (y no se sabe cuntas de esas hipotecas son de mala calidad).

Por otra parte, el volumen astronmico de liquidez inyectado por la Fed en el sistema bancario ha servido para promover la creacin de una nueva burbuja especulativa. La flexibilidad cuantitativa inyect ms de 4.4 billones de dlares en el sistema financiero, que deban servir para reactivar la economa real, pero el banco central slo opera mediante el mundo financiero, y es ah donde se qued estacionada la liquidez creada por la flexibilidad cuantitativa.

El testigo de este fenmeno es el crecimiento de los ndices burstiles ms importantes. La especulacin y los grandes vicios del proceso de financiarizacin de la economa real siguen como antes de la crisis de 2007-2008. Los esfuerzos por establecer una regulacin robusta para el sistema bancario y financiero (ley Dodd-Frank de 2010) fueron tibios, pero hoy, hasta los demcratas estadounidenses contribuyen con la agenda de desregulacin y debilitamiento de esa norma. Y con los efectos de la superburbuja en los mercados financieros estamos en presencia de una mezcla txica.

La suerte del capitalismo se juega estos aos, aade Nadal. Cuarenta aos de neoliberalismo a escala planetaria han dejado una cicatriz que no desaparece fcilmente. Son dcadas de creciente dominio del sector financiero sobre la economa, de un fuerte castigo al gasto social y una represin de los salarios. Este dcimo aniversario nos recuerda que quizs estamos frente a un cambio de esencia en el capitalismo.

Claudio della Croce: Economista y docente argentino, investigador asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE, www.estrategia.la)


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

 


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter