Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2018

Mientras los de abajo soaban

Jorge Majfud
Rebelin


Cuando los partidos progresistas llegaron al poder a principios del siglo, estaban demasiado ocupados en revertir una situacin econmica y social de plena y brutal catstrofe. A pesar de que Amrica Latina estaba acostumbrada a las desigualdades obscenas, a las hambrunas, a la corrupcin masiva, al robo de guante blanco, y a todo tipo de injusticia, los gobiernos progresistas no se centraron en promover el brazo judicial para poner en la crcel a una pltora de polticos que no slo haban sido culpables de fundir pases enteros sino de corrupcin tradicional.

La izquierda fue terriblemente ingenua asumiendo que todas aquellas fuerzas reaccionarias, formadas en una mentalidad de siglos, iba a rendirse a la popularidad de los nuevos gobiernos. Acaso los asesinatos de Martin Luther King y Bob Kennedy no fueron una jugada maestra de las fuerzas conservadoras que, de esa y otras formas, aniquilaron la rebelin de los sin poder en los sesenta y an hoy gobiernan en Estados Unidos? El modus operandi es el mismo, pero por alguna razn no se alcanza a visualizarlo.

La ingenuidad de la izquierda en Amrica latina, salvo poqusimas excepciones, no hizo lo que estn haciendo las fuerzas conservadoras: estimulando y aprovechndose del brazo judicial como antes lo hacan con el ejrcito, para acusar y promover procesos y juicios a los presidentes progresistas como Rousseff, Lula, Correa, Cristina Fernndez, como si todos necesariamente fuesen corruptos por su ideologa, como si no existieran corruptos del otro lado, como si los poderosos hombres de negocios, aquella micro minora que posee la mayor parte de los beneficios de cualquier economa de esas todava repblicas bananeras, fuesen miembros de las carmelitas descalzas.

La leccin es clara: nunca subestimes a las fuerzas conservadoras, a los asumidos dueos de los pases por moralina y por poder econmico, por la simple razn que es esa faccin de la sociedad la que tiene el poder econmico y meditico.

Y no van a renunciar a l tan fcilmente.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter