Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2018

Entrevista a Salvador Lpez Arnal (III)
Desde una izquierda sin complejos

Miguel Riera
El Viejo Topo


Habr alguien en la izquierda de este pas que no haya ledo nada escrito por Salvador Lpez Arnal? Parece imposible Continuamos aqu la serie de entrevistas iniciadas en el nmero anterior con los hacedores de esta revista.

***

Aqu los habamos quedado. Tocaremos ahora un asunto espinoso. Cada sbado publicas una larga Sabatina en Rebelin. Con mucha frecuencia, desde que est el procs en marcha, dedicas buena parte de la seccin a criticar duramente tanto al independentismo como movimiento como a sus principales protagonistas. Sin embargo, buena parte de la izquierda de la que formas parte arece situarse en el mbito de una supuesta equidistancia. O al menos en actitud comprensiva. Me pregunto qu opinas de todo ello.

Intentar responderte con brevedad pero no es fcil. Yo formaba parte de esa izquierda a la que aludes (incluyendo la sindical), tanto la catalana como la del conjunto de Espaa, pero cada da me siento ms alejado de sus tesis y, digamos, argumentos. Incluso, para ser sincero, de m mismo y mis reflexiones y posiciones de hace unos aos. Por ejemplo, mi anterior defensa, cerrada y poco documentada, del derecho de autodeterminacin, que no creo ahora aplicable en el caso de una sociedad como la catalana, que goza de libertades sin que ningn otro pas o pueblo ejerza sobre ella bota opresora alguna. Sumo a lo anterior mi incapacidad para llamar a las cosas por su nombre: Catalua para hablar de Catalua; Espaa para hablar de Espaa (trmino prohibido durante dcadas en la izquierda), o Francia para hablar de Francia.

Una parte sustantiva de esa supuesta izquierda, sobre todo la catalana, es ante todo, en mi opinin, identitaria. Se siente muy pero que muy catalana, en el fondo nacionalista, aunque no lo diga o lo diga solo a veces.

Basta pensar en algunas cuestiones simblicas y en sus prcticas. Por qu lleva aos esa izquierda participando en los actos del 11S? Alguien tiene alguna duda del significado secesionista de estas manifestaciones en los ltimos aos? Qu hace el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento de Barcelona? Hacer competencia al otro gran lazo de la fachada de enfrente, de una Generalitat ahora presidida por Joaquim Torra, un presidente demediado puesto a dedo por el huido Puigdemont, un presidente ultranacionalista que, quedndome muy corto, es un supremacista e hispanofbico de tres pares de narices, que ha insultado a ms de la mitad de la ciudadana de Catalua? Bestias con rostro humano es una de sus tesis antropolgicas centrales. Algunos de sus consejeros han llamado, a gente trabajadora como mis padres, colonizadores lingsticos. Todo muy bonito, humano y fraternal.

Quizs sea la forma en que esa izquierda intenta tender puentes

Puentes, qu puentes? No creo que sea posible tender puentes en estos momentos con gentes que quieren transitar solo un sendero: el que les conduzca fuera de una Espaa que ellos consideran zafia, fascistoide y cutre. Sin matices. Lo dijo en trminos parecidos Torra, el 25 de junio, en la presentacin de un libro suyo.

Adems de no compartir las posiciones de esa izquierda de la que hablamos, no entiendo sus dudas y vacilaciones (que son pocas, porque, en la prctica, suelen hacer casi siempre lo que marca el secesionismo; por ejemplo, el 9N o el 1-O). Su lenguaje, adems, es calcado del nacionalismo: Estado espaol, jams Espaa, echando a la cuneta toda la historia republicana, antifranquista y democrtica; conflicto nacional, uno de los inventos del nacionalismo; dret a decidir, una formulacin de laboratorio que hicieron suya desde el primer momento; president para hablar del gran manipulador, ricachn y defraudador Pujol; defensa (irracionalista y patritica, como si fuera un axioma sagrado de la Santa Catalua) de una inmersin que no es tal inmersin para la mitad de la poblacin (para mi hijo, por ejemplo, hablamos en casa en cataln) y para gente rica y guapa (hijos de Piqu y Mas, por ejemplo, que van o fueron a colegios donde no se practica inmersin alguna), etc. Me es imposible comprender, y me subleva e indigna, que hayamos dejado la hegemona del movimiento de respuesta crtica y de oposicin al nacional-secesionismo en manos de Ciudadanos, que se ha ganado su posicin por algunos mritos propios pero, sobre todo, por el inmenso vaco que han dejado las fuerzas de izquierda de .Cat (y no solo de .Cat). Por si fuera necesario destacarlo: yo no tengo simpata poltica alguna con esta formacin neoliberal cada da ms ubicada en la derecha, pero tampoco por bailar al son de la msica del nacional-secesionismo al que se le suelen disculpar todas sus barbaridades.

Qu respuesta dio la izquierda en las calles cuando un xenfobo (y clasista) como Torra fue elegido presidente de la Generalitat? Qu hubiramos hecho, cmo hubiramos intervenido si un ultranacionalista espaol hubiera sido elegido presidente del gobierno de Espaa? La izquierda de Catalua ha influido y est influyendo para mal en el resto de la izquierda espaola y sta, acomplejada, pensando en trminos del todos juntos del antifranquismo (la situacin no tiene nada que ver), no se ha atrevido a plantar cara. Contra el PP todo ha valido, incluso la subordinacin a los planes secesionistas neoliberales. Decir, como ha dicho Pablo Iglesias tras visitar a Torra (yo no lo hubiera visitado despus de su discurso del 23 de junio), que, le cito, Los valores republicanos son la mejor garanta de que Espaa y Catalua sigan caminando juntas es hablar casi como hablan ellos, y no darse cuenta (o aparentar no darse cuenta) de que los valores republicanos asociados a la tradicin de la I y II Repblicas espaolas no tienen nada que ver con los valores insolidarios, crematsticos y etnicistas asociados a esa falsa Repblica de gentes de clase hegemnica y clase media muy bien remunerada que jugaron y juegan al pker de farol, mientras destilan, cuando hablan para los suyos, discursos y prcticas que separan a las gentes trabajadoras y rompen en mil pedazos proyectos de fraternidad. Qu tiene que ver con la emancipacin de las gentes la construccin de un nuevo muro-Estado? Nada, absolutamente nada. Y esa, lo digan o no, adems lo dicen!, es su finalidad esencial. Rompernos, dividirnos por etnias inventadas, por nacionalidades construidas falsamente.

Acusas pues a las izquierdas catalanas de hacerle el juego al nacionalismo?

No acuso a nadie. No va eso conmigo. Doy mi opinin y muestro mi desolacin. La construccin de pas, el fer pas de Pujol, un hacer pas en clave nacionalista, no un pas fraternal de todos para con todos, es una finalidad nacionalista que ha sido compartida por sectores importantes de la autodenominada izquierda catalana. Si uno mira a los actuales regidores de Barcelona en com puede darse cuenta fcilmente de los xitos (estragos para nosotros) de la ideologa nacional-secesionista.

Un sector importante del PSC y de ICV-EUiA ha pensado tambin en esos trminos o en trminos similares. Yo he escuchado a dirigentes de ICV hacer elogios de Pujol (qu importante que ha sido para nuestro pas!) en la Comisin poltica de Santa Coloma de Gramenet. En el comit de direccin poltica de una formacin de izquierdas internacionalista de una ciudad obrera! Basta recordar, es algo ms que una ancdota, el llanto-emocin mostrado por Juan Josep Nuet cuando escuchaba en una concentracin a una de las representantes ms intransigentes de ese mundo nacionalista, Carme Forcadell. No me extraa que dirigentes nacionalistas de ERC (rindose, desternillndose ms bien) y de la exCDC le felicitaran por su comportamiento. Roma se siente feliz y contenta con los asimilados.

Entonces?

Me he extendido ms de la cuenta y no tengo soluciones ni varitas mgicas para encontrarlas. Acabo con lo que me produce ms dolor: no he esperado nunca nada del mundo nacionalista pero me han decepcionado mucho antiguos compaeros, antiguos amigos, que han tomado posiciones que nunca me hubiera imaginado. Yo no s qu tiene de liberador la construccin de un muro-Estado que nos separe del resto de las clases trabajadoras espaolas. Yo me siento ms prximo de amigos y compaeros madrileos, sevillanos, castellanos o gallegos que de Millet, Mas, Junqueras o Anna Gabriel, que escribe prlogos a libros de David Fernndez con el encabezamiento: A los espaoles (aparte de contar lo que cuentan y cmo lo cuentan sobre el atentado a Jimnez Losantos en un libro reciente suyo sobre August Gil Matamala). No es ningn horror pertenecer (sin patriotismo excluyente y chilln, sin excesos y sin que sea nuestro principal rasgo; nuestras caractersticas y valores son otros: equidad, justicia, libertad, fraternidad, socialismo), pertenecer, deca, al pas de Antonio Machado, Garca Lorca, Rosa Chacel, Luis Cernuda, Joan-Salvat Papasseit, M Teresa Len, Teresa Pmies y Manuel Sacristn. Como me sentira bien perteneciendo al pas de Brecht, Engels, Jenny y Marx, o al de Vasco Gonalves y Zeca Afonso, por ejemplo. Sin orgullo especial, sin pensar que somos mejores que otros, ms cultos, ms eficaces, ms alemanes-daneses del Mediterrneo o de la Meseta.

Adems de entrevistas, en El Viejo Topo aparecen muchas crticas de libros con tu firma. Teniendo en cuenta que en el ao pasado se cumplieron cien aos de la revolucin rusa, y en este doscientos del nacimiento de Marx, puedes recomendarnos dos o tres libros de lectura inexcusable en torno a ambos acontecimientos?

Sobre Marx: Mary Gabriel, Amor y Capital (una biografa extraordinaria y muy feminista en mi opinin); Francisco Fernndez Buey, Marx a contracorriente (sin olvidarme de su Marx (sin ismos)); Clara Ramas San Miguel, Fetiche y mistificacin capitalistas; Ariel Petrucelli, Ciencia y utopa. En Marx y en la tradicin marxista, y, para citar a otro clsico, Manuel Sacristn, Sobre dialctica. Los dos primeros y el ltimo han sido editados por El Viejo Topo, como sabes. Un libro en el que tambin se aprende mucho sobre Marx, marxismo y muchas otras temticas, tambin del Topo, es Praxis poltica y estado republicano. Crtica del republicanismo liberal de Joaqun Miras. Joaqun, un buen y gran amigo y maestro, es un profundo conocedor de la obra de Hegel y Marx. Mis prejuicios sobre la obra del primero me los ha ido disolviendo poco a poco.

Sobre la revolucin sovitica: 1917 de Francisco Fernndez Buey; El siglo sovitico de Moshe Lewin; Chevengur de Platonov y, aunque no sea propiamente sobre la revolucin, un libro de hace unos aos que me ense mucho: Loren R. Graham, Ciencia y filosofa en la Unin Sovitica. Tambin este de Graham: El fantasma del ingeniero ejecutado. Por qu fracas la industrializacin sovitica. Est traducido, este ltimo, por un antiguo amigo, por Antonio Desmonts. No es sobre el 17 pero arroja luz sobre la revolucin sovitica: La gran transicin de Rafael Poch de Feliu. Un libro que tiene sus aos pero que se mantiene la mar de bien.

En 2017 se cumplieron tambin los 150 aos de la publicacin de la primera edicin de Das Kapital. El libro de Sacristn, Escritos sobre El Capital y textos afines, tambin publicado por el Topo, sigue teniendo inters. Hay muchas cosas por supuesto.

Y ya que estamos en recomendaciones no puede dejar de citar un libro de metafsica, de la buena metafsica! que acaba de publicar Montesinos: Ser y no ser. Critica de la razn narcisista, de Miguel Candel. Que los lectores no se lo pierdan, que tomen nota!

Bueno, peda solo dos o tres Para ir acabando: qu te sobra y qu echas a faltar en esta revista?

Sobre lo que sobra: la excesiva extensin de algunos artculos; ya hemos hablado antes de ello; repensar algunas secciones Sobre lo que echo a faltar: divulgacin de ms ciencia emprica o formal, ms atencin a las prcticas de la industria criminal del amianto y algo ms de poesa y de poltica, sociologa y filosofa de la ciencia (sin excluir la analtica).

Pero la perfeccin es imposible, es cosas de dioses o entes afines, y ya sabemos, con Wilder, que nadie es perfecto. Y sobre todo: sobre gustos, hay disputas, y as debe ser.

Y para acabar del todo: Quieres aadir algo ms?

S, lo que quera decir desde el principio: es un honor que me hayas entrevistado. Mi mximo agradecimiento por tantos aos de fraternal amistad. A ti, a Elisa, a vuestros hijos, a los colaboradores/as de la revista o del TopoExpress y a todos los trabajadores y trabajadoras de la revista, tanto los de ahora como los de estos ltimos aos. Mejor imposible. Gracias

Y que el Topo dure cien aos ms! Como mnimo.

He estado tentado de suprimir esta ltima ruborizante respuesta, pero la dejo porque me da pie a despedir la entrevista con el agradecimiento hacia ti y hacia todos los que en realidad, estis haciendo esta revista. Digo la verdad: todo el mrito es vuestro. Absolutamente vuestro.

***

Fuente: http://www.elviejotopo.com/articulo/desde-una-izquierda-sin-complejos/

Nota de edicin: Primera y segunda partes de esta entrevista: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=246329 y http://www.rebelion.org/noticia.php?id=246488

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter