Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-09-2018

Jos Mara Aznar: un poltico desechable

Rafael Silva
Rebelin


La sensacin primera que tuve durante la comparecencia de Jos Mara Aznar en la sesin de la Comisin de Investigacin dedicada a la financiacin de su partido fue preguntarme cmo fue posible que un personaje de tal calaa dirigiera los destinos de nuestro pas durante ocho largos aos (1996-2004). La altivez, la soberbia, la chulera, la desvergenza, la prepotencia y la arrogancia llevadas a su mxima expresin son las cualidades que destila este personaje, como pudo verse en multitud de ocasiones durante su comparecencia. Todas las pistas llevan a concluir que fue/era Aznar el mximo responsable poltico de la corrupcin de su partido, pero sin embargo, no escuchamos de su boca ningn signo de autocrtica, ninguna reflexin de autoinculpacin, ningn atisbo de arrepentimiento, ningn intento de disculpar la tremenda cloaca en la que se ha convertido el partido en el que an milita (en posicin de clara preferencia, pues una de las primeras entrevistas del nuevo Presidente del PP, Pablo Casado, tuvo lugar con Aznar). Como decamos, 8 largos e insufribles aos de gobierno, donde tuvimos que soportar, entre otras fechoras, que hiciera participar a nuestro pas en la Guerra de Irak, que acabara de privatizar completamente las grandes joyas de la Corona (Endesa, Telefnica...), que permitiera a la Iglesia Catlica inmatricular infinidad de bienes y edificios pblicos, que arremetiera contra gran parte de las conquistas obreras, que pusiera al frente de su Gobierno a uno de los gabinetes ms corruptos de la historia, o que tuviramos que sufrir el atentado del 11-M (a pocos das de las elecciones, donde hasta el ltimo momento se estuvo afirmando por parte de las filas del PP que era obra de ETA).

Durante toda su comparecencia, la socarronera y el cinismo del ex Presidente no tuvieron lmites. Hizo gala de una cara dura como pocas veces se han visto en la historia, e incluso lleg a arremeter contra los que quieran "acusarle de algo" ("Que digan de qu...pero que tengan bien claro de lo que me acusan", lleg a espetar en un momento de su discurso). Pues resulta que Jos Mara Aznar es uno de los referentes de mayor enjundia para el actual Presidente del PP, Pablo Casado, que lejos de renegar de su legado, lo reivindica con vehemencia. Con estas credenciales, ya podemos intuir por dnde va la catadura moral del PP surgido del ltimo cnclave nacional. Porque Aznar es el antigobernante por antonomasia, representa el modelo a abatir, si queremos volver a concederle cierto prestigio a la actividad poltica. Por supuesto, defendi a capa y espada lo que l llam el "orden liberal", causante, segn Aznar, de los perodos de mayor libertad, estabilidad y prosperidad para la humanidad. Es ms o menos la misma afirmacin que ya escuchramos en boca de su esposa, Ana Botella, desde las filas populares en el Ayuntamiento de Madrid, precisamente alabando las bondades del modelo neoliberal globalizado. Un modelo que, como se est demostrando, slo genera pobreza, infelicidad, destruccin, odio, devastacin, barbarie, desempleo, desigualdad y exclusin social. Todo ello aderezado con una degradacin medioambiental que nos llevar al colapso civilizatorio, si no somos capaces de detener su agresivo y despiadado avance. Todo esto es lo que ese "orden liberal" nos trae, pero el seor Aznar contina defendindolo. Pero no qued ah la cosa: neg haber conocido ni contratado a Francisco Correa (quien haba declarado estar ms tiempo en Gnova que en su propia casa), neg hasta la saciedad la existencia de una Caja B en la contabilidad de su partido (cuando mltiples sentencias judiciales, testigos, los fiscales, la UDEF, otros ex dirigentes de su partido, etc., han reconocido su existencia), neg la prctica de los sobresueldos, y cualquier atisbo de corrupcin en su partido, cuando hasta las fallos judiciales lo definen como una "organizacin criminal".

Pero an hay ms: dijo sentirse "muy orgulloso" de haber presidido el PP y de su hoja de servicios, y hasta se atrevi a defender con absoluta desvergenza a su gabinete ministerial, cuando casi todos ellos estn acusados, procesados o condenados por corrupcin en distintas esferas y niveles. Buenos ejemplos de ello son Rodrigo Rato, Eduardo Zaplana, Jaume Matas, etc. Pero para Aznar simplemente "...hay algunas personas citadas por los jueces, pero ninguna por hechos cometidos por actos de Gobierno". Es negar la evidencia una y otra vez. Es ir manifiestamente en contra de la verdad, tomndonos por imbciles a todos los ciudadanos. Es un signo de tal vileza poltica que lo retrata perfectamente. La realidad es que 9 de los 12 miembros de su ltimo gabinete figuran como receptores en negro en la contabilidad B del partido, que est probada por sentencia judicial. Y eso sin contar con otras/os ex Ministros/as, como es el caso de Esperanza Aguirre, que poseen tambin responsabilidad poltica directa en muchos otros casos de corrupcin ms locales (Comunidades Autnomas o Ayuntamientos). La lista es tan extensa como negada por el ex Presidente. Tambin intent "explicarnos" el significado de ser "partcipe a ttulo lucrativo", porque segn Aznar, exime del conocimiento del hecho delictivo, es decir, que no se tiene constancia del delito. Pero sin embargo, la sentencia del Caso Grtel afirma que los responsables del PP saban cmo se financiaban sus presupuestos electorales, y hasta aade: "...negarlo es ir no slo contra las evidencias puestas de manifiesto, sino en contra de toda lgica". Otra afirmacin desmontada. Otro engao revelado. Otra falsedad demostrada. Y as...suman y siguen. Pero el seor Aznar ni se despeinaba mientras nos ilustraba con sus indecentes razonamientos. Se permiti incluso darnos lecciones de poltica exterior, ya que afirm que "...si no se venden las bombas, a lo mejor te quedas sin corbetas...", justificando la participacin de los Gobiernos en las guerras y las masacres que organizan en contra de los pueblos. Todo un corolario de sandeces, que no tendra ms relevancia si no se tratara, como hemos recordado al principio, de la persona que gobern nuestro pas durante ocho aos.

Y como dicen que la mejor defensa es un buen ataque, extendi el ventilador de la mierda al resto de formaciones polticas: sac a relucir el caso de los ERE en Andaluca al PSOE, acus de "golpistas" (entre otras lindezas) a la formacin poltica de Gabriel Rufin, y se despach a gusto con Podemos y su lder Pablo Iglesias (citando tambin el caso de Juan Carlos Monedero), volviendo a insistir en que la formacin morada ha recibido financiacin de los "regmenes" de Maduro y de Irn (algo que ha sido desestimado en diversas sentencias judiciales), acusando a Pablo Iglesias de representar "un peligro para las libertades y la democracia en Espaa". Ah es nada. Y se qued tan pancho. En fin, esta es la extrema derecha que tenemos que soportar en nuestro pas. Aznar resume a la perfeccin los modos y las formas de hacer poltica que repudiamos, esos modos y formas que han distanciado al pueblo de la actividad poltica, que han causado la enorme desafeccin hoy da existente, porque se basan en la mentira, en la corrupcin, en la ofensa, en la provocacin, y en el ataque permanente a las clases ms desfavorecidas, para favorecer cada vez ms a las lites polticas, econmicas y sociales. Y como decamos al comienzo, el hecho ms relevante (por irracional, indecente y perverso) de su mandato fue comprometernos hasta las ltimas consecuencias en la Guerra de Irak. Aznar es el nico de los tres mayores responsables polticos de aqulla cruel devastacin (junto con George Bush y Tony Blair) que no ha reconocido su error, ya que an sigue negando la mayor. Afirm en la Comisin de Investigacin del Congreso que "En aqulla guerra no se tiraron bombas por parte de Espaa, entre otras cosas porque no particip". Pero la nica pregunta que descoloc a Aznar, hasta tal punto que permaneci en silencio sin saber qu responder, fue una de las realizadas por Gabriel Rufin, sealando a su camiseta: "Tiene usted algo que decirle a los padres de Jos Couso?". La respuesta, como decimos, fue el silencio ms absoluto. Parece ser que Rufin consigui enmudecer al ex Presiente ms guerrero de nuestra democracia.

Quien quiz mejor ha rebatido este argumento ha sido Ignacio Escolar, quien en su magnfico artculo desmontando todas sus mentiras, ha asegurado: "Espaa no solo particip en la Guerra de Irak sino que tuvimos 11 bajas en la contienda; todos ellos muertos en acciones de guerra. Si no participamos en la Guerra de Irak, de dnde retir las tropas Zapatero? Durante el mandato de Aznar, Espaa no solo particip militarmente en la guerra sino que fue clave en apoyar polticamente la invasin. De todos los presidentes de la foto de las Azores, solo hay uno que an no haya admitido que aqulla guerra fue un absoluto error: Jos Mara Aznar. Por no reconocer errores, Aznar ni siquiera admite que estuvimos all. Es posible una soberbia mayor?". Pues s, estuvimos all, en aqulla guerra genocida e ilegal en la que nos embarcaron con mentiras, mentiras que an se atreven a destilar. Lo desgranamos a fondo en este artculo, a raz de la publicacin del Informe Chilcot, que concluye que aqulla fue una guerra injusta e innecesaria, de la que an estamos pagando las consecuencias. Y al negarlo todo, ms bien pareciera que estamos ante un mentiroso compulsivo y delirante que ya es incapaz de distinguir la realidad de su fantasa. Aznar no es un profesional de la poltica, sino un profesional de la mentira y del cinismo. Hace pocos meses tuvo la desfachatez, durante un acto pblico, de ofrecerse para "reconstruir el centro derecha espaol", y como ya afirmamos en aqul artculo, este seor est absolutamente inhabilitado para reconstruir nada, y lo nico sensato que puede hacer es quedarse en su casa. Es demasiado dao el que ya ha hecho a este pas y a la inmensa mayora social. En fin, todo un poltico desechable, al que esperamos ver ms pronto que tarde ante la Corte Penal Internacional.

Blog del autor: http://rafaelsilva.over-blog.es

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter