Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-09-2018

Cambios en el discurso hegemnico y reforma constitucional en Cuba
Reflexiones en torno a la oposicin de denominaciones cristianas al ejercicio de los derechos LGBT

Mara Isabel Alfonso
Rebelin


Desde el 13 de agosto de este ao, los cubanos debaten en asambleas populares un nuevo proyecto de Constitucin. Los cambios son sustanciales: se aaden 87 artculos; se mantienen 11; se modifican 113 y se eliminan 13. El referendo de febrero dar la posibilidad de refrendar o rechazar los cambios a la Carta Magna.

No slo los residentes en la isla pueden aportar a las transformaciones que experimentar la Ley de leyes. Desde la primera semana de septiembre, los emigrados tambin estn pudiendo hacerlo, participando en un formulario en lnea habilitado en el sitio La Nacin y la Emigracin, asociado al MINREX (Ministerio de Relaciones Exteriores), aunque deben validar que son ciudadanos cubanos. Ernesto Sobern, director de DACCRE (Direccin de Asuntos Consulares de Cubanos Residentes en el Exterior), calific el gesto en un tuit como un hecho indito en la historia de la Revolucin. Los emigrados, sin embargo, no podrn votar en el referendo.

La Carta Magna de 1976 ha atravesado a su vez ya tres modificaciones parciales en los aos 1978, 1992 y 2002. En la primera, de 1978, se busc fomentar mayor participacin poltica de los jvenes, mientras que la de 1992 propuso la liberalizacin de ciertos elementos dentro del modelo econmico socialista, tales como la posibilidad de existencia del trabajo por cuenta propia, as como la de combinar propiedad estatal e inversin extranjera. En el 2002, por otra parte, se establece la irrevocabilidad del socialismo en Cuba.

El actual Anteproyecto de reforma, aunque ratifica el carcter socialista del sistema econmico, poltico y social cubanos, as como del papel rector del Partido Comunista de Cuba, elimina del Artculo 5 las referencias al avance hacia la sociedad comunista. Acepta diversos tipos de propiedad (socialista, cooperativa, mixta y privada), limita el mandato presidencial a cinco aos, e introduce el cargo de Primer Ministro. Por otra parte, busca penalizar a quienes discriminen ya no slo por razones de sexo, sino tambin de gnero, orientacin sexual e identidad de gnero.

Las actuales propuestas han provocado debates no slo dentro de los grupos de discusin diseados por el gobierno, sino tambin de manera espontnea en el espacio pblico. Uno de estos tiene que ver con la modificacin del Artculo 68, que define el matrimonio no ya como la unin entre un hombre y una mujer, sino entre dos personas, allanando el camino para la legitimacin del matrimonio no-heterosexual. Ante esto, y de una manera poco usual en la isla, al menos cinco denominaciones evanglicas han emitido un comunicado oponindose a la clusula, llegando a argumentar que la ideologa de gnero no tiene relacin alguna con nuestra cultura, nuestras luchas de independencia, ni con los lderes histricos de la Revolucin () o con los pases comunistas.

Lo indito es que estn logrando transportar sus reclamos del mbito clerical al espacio pblico laico --fsico y virtual--, ocupando zonas de incidencia antes reservadas al discurso poltico. Un artculo en La Jiribilla relata como algunos predicadores religiosos ya estn haciendo campaas proselitistas callejeras en contra del matrimonio homosexual, con volantes que abogan por la defensa de un diseo original de familia.

Los colectivos LGBT y feministas no han demorado sus respuestas. Clandestina , la primera tienda de ropa online cubana, y La Marca, una de tatuajes, son las principales distribuidoras de un mensaje a favor del diseo cubano de una familia muy original, con lo que buscan revertir el mensaje de evanglicos, metodistas y bautistas, del diseo original creado por Dios. En las redes sociales, consiguen seguidores usando el hashtag #mifamiliaesoriginal.

Comenta por correo electrnico Roberto Ramos Mori, al frente de asuntos relacionados con artes visuales y cultura en La Marca: Creo que es antes que nada un asunto de libertad de expresin. La iglesia se ha apoyado en el derecho que la actual constitucin les garantiza, pero ha tratado de limitar las libertades en trminos de derechos a otro colectivos de ciudadanos, a los que visualizan como frgiles o dbiles, ve a saber t Por qu no toman esa postura con respecto al aborto, derecho ganado en Cuba hace mucho? Se hacen necesarios en Cuba espacios de debate fuera de los institucionalizados, que respondan a lo que sucede ms a nivel de barrio y en eso La Marca pone lo suyo, como vecino activo de una comunidad de La Habana Vieja donde a travs de la Cultura visibiliza a otras identidades.

Pero lo cierto es que, aunque tradicionalmente ni la iglesia catlica ni las cristianas se han opuesto pblicamente al derecho, las manifestaciones anti-aborto van ganando cada vez ms terreno. El aborto, prohibido en la gran mayora de los pases latinoamericanos, ha sido legal en Cuba desde 1965.

Cualquiera pensara que no tendramos que or hablar de diseo original () en Cuba, donde la escuela es laica y el Estado tambin. Pero el Estado cubano ha perdido un espacio ideolgico importante precisamente por entender la ideologa como una religin comenta Zaida Capote Cruz para la red Asamblea Feminista. Si el debate sobre estos temas estuviera permanentemente reflejado en nuestros medios, () seramos ms fuertes hoy para enfrentar una declaracin que busca ubicarse a medio camino entre Dios y el Partido."

Sobre la vinculacin de religin a ideologa, con la cual los religiosos protestantes buscan ganar terreno, Ailynn Torres Santana advierte que se trata de una estrategia recurrente en Latinoamrica. Explica como en Ecuador, ante la implementacin de una ley contra la violencia de gnero, comunidades catlicas y evanglicas emitieron un comunicado para desviar la atencin de las polmicas de gnero hacia un discurso conciliador que apelaba a la soberana, (), a las luchas sociales de liberacin y a la necesidad de abogar por la la convivencia ciudadana en diversidad y en armona con la naturaleza.

Capote y Torres Santana traen a la luz dos asuntos claves para entender la dimensin real de lo que est ocurriendo en Cuba, no slo con respecto a los debates de gnero, sino en general, a las dinmicas de su sociedad civil, en el marco de la reforma constitucional.   Por una parte, Capote ve el auge del fundamentalismo religioso como respuesta a una tradicin de asfixiamiento e invisibilizacin, por parte del discurso hegemnico, de un debate saludable y productivo sobre estos temas, a pesar de los intentos de promover dinmicas igualitarias. Torres Santana, por su parte, identifica la continuidad entre la emergencia en Cuba de voces religiosas que ocupan un lugar confrontacional dentro del espacio pblico, y las dinmicas fundamentalistas religiosas latinoamericanas. Ambas instancias, ms all del contenido de sus mensajes, dan cuenta de la emergencia de una sociedad civil pujante por espacios para el disenso.

No hay dudas de que el voto negativo con respecto al artculo 68 representara un paso de retroceso para Cuba en cuanto a los derechos de identidad sexual y de gnero, derechos que poco a poco y con mucho trabajo, han ido consolidndose como parte del imaginario nacional. Sin embargo, la emergencia y progresivo empoderamiento de voces perifricas dentro del espacio pblico cubano, incluyendo las de las iglesias, es una indicacin ms de que el pas sigue cambiando.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter