Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-09-2018

Palestinos en Israel
Cmo Oslo nos ha aislado de la lucha de liberacin

Abir Kopty
Middle East Eye

Traduccin para Rebelin de Loles Olivn Hijs.


Los Acuerdos de Oslo utilizaron la vieja estrategia de 'divide y vencers' con el objetivo de dejar fuera a los palestinos del interior de Israel.


Veinticinco aos de Oslo no es poco tiempo. Equivale a una cuarta parte de la historia de la lucha por la liberacin de Palestina. En retrospectiva, Oslo ha sido tan devastador para los palestinos como la Nakba, la catstrofe de 1948 que allan el camino para la creacin de Israel. Puede que el legado de Oslo no sea tan sangriento y cruel como la Nakba pero la adversidad de sus consecuencias es igual de intensa. Por mucho que Oslo tenga consecuencias para los palestinos afectados directamente por esos acuerdos, es decir, los de Cisjordania y Gaza, tambin ha tenido un gran impacto en los palestinos de otros lugares, incluidos los refugiados y los que viven en el interior de Israel.

Dejarnos fuera

En 1948 los palestinos que consiguieron quedarse en sus tierras despertaron a una realidad diferente. Perdieron sus hogares, sus pueblos, sus fuentes de ingresos, sus tierras, su poltica, su cultura, su seguridad y su sentido de colectividad. Desde entonces, Israel ha intentado completar la limpieza tnica de los palestinos, si no obligndonos a marcharnos s destruyendo nuestra identidad y privndonos de dignidad y derechos. Pero los palestinos hemos sobrevivido.

Los Acuerdos de Oslo fueron diseados para destruir en muchas facetas la resistencia y la firmeza palestinas. En lo que afecta a los palestinos del interior de Israel, el acuerdo se dise para dejarnos fuera no solo de Israel sino de nuestro propio pueblo. Se emple la vieja estrategia de 'divide y vencers', algo de lo que Israel sabe mucho.

Los Acuerdos de Oslo relegaron una serie de cuestiones del estatuto permanente a futuras negociaciones, entre ellas, los presos, las fronteras, Jerusaln, los refugiados, los asentamientos y la cooperacin con Estados vecinos. Los ciudadanos palestinos de Israel no formbamos parte de esas cuestiones; ms bien, Oslo estableci el paradigma de que los palestinos del interior de Israel eran un asunto interno israel ajeno a la intervencin de la Organizacin para la Liberacin de Palestina (OLP) o de terceros.

Desde la dcada de 1990 los palestinos del interior de Israel hemos cuidado de nuestros propios asuntos. Hemos pasado del activismo de base al profesionalizado; de que nos mueva una causa a que nos mueva la agenda de los donantes internacionales; de la liberacin nacional a la normalizacin del colonizador.

Direccin poltica

Otro paradigma que asent Oslo fue que la cuestin central eran los derechos civiles y no la liberacin nacional. En un proceso similar al que tuvo lugar en Gaza y Cisjordania despus de 1967, empez a llegar a las recin creadas ONG financiacin extranjera que ha acabado dotndolas de ms poder que los partidos polticos.

La culpa no es slo de Oslo. Va ms all y forma parte de un proceso histrico complejo. Pero tenemos que asumir la responsabilidad interna que nos corresponde, especialmente nuestra direccin poltica y nuestros partidos. No solo han puesto por delante del legado de la liberacin nacional el conseguir escaos en el Knesset, sino que han hecho muy poco por organizar a la gente a nivel popular o por auto-cuestionarse su obsoleta poltica.

Como parte del proceso de Oslo o quizs como resultado de este, los palestinos del interior de Israel perdimos la pertenencia a la causa. Puede que esta sea la consecuencia ms devastadora de Oslo. La lucha palestina por la liberacin se ha convertido en una causa que no es nuestra sino con la que nos solidarizamos. Vamos a Ramala como muestra de solidaridad, no como sujetos de la causa. Se nos invita a Ramala como expertos de Israel que pueden proporcionar asesoramiento, no como personas con derecho a formar parte del proceso de toma de decisiones.

Acabar con Oslo

La Autoridad Palestina (AP) no nos representa, ni tampoco la OLP, que fue secuestrada por la AP. No tenemos voz sobre cmo debera funcionar la OLP ni sobre la visin general palestina para acabar con la ocupacin y el colonialismo. Los Acuerdos de Oslo promulgaron un plan maestro para dividir y vencer a los palestinos: destruir la colectividad y confundir las prioridades. Se equivocan los que piensan que reclamar el fin de Oslo es estrecho de miras; es lo ms razonable que podemos reivindicar hoy.

Es en nuestro propio inters como palestinos y palestinas reivindicar nuestra causa y participar en la elaboracin de una nueva visin para la liberacin. Despus de que la nueva ley del Estado-nacin aprobada por el Knesset israel que define Israel como un Estado de exclusividad para los judos el liderazgo palestino del interior de Israel tiene por delante un gran desafo. Desafortunadamente se ha negado a involucrarse con su electorado en un proceso de debate real sobre estrategia y agenda. Sin este proceso no podemos hacer frente a las implicaciones de Oslo.


*Abir Kopty, palestina del interior de Israel, es escritora y estudiante de doctorado.

Fuente: https://www.middleeasteye.net/columns/shadow-oslo-palestinians-face-fractured-legacy-489998730



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter