Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2018

Lucha sindical en Chicago
Postales estadunidenses

David Brooks
La Jornada


Foto
Trabajadores del gremio hotelero de Chicago estallaron desde mediados de mes una huelga en demanda de nuevos contratos laborales. Foto Ap.

Al atravesar Estados Unidos uno siempre descubre sorpresas en una nacin que an no sabe bien a bien qu o quin es, que padece una amnesia histrica como tal vez ninguna otra, pero que de repente rompe con su versin oficial y ofrece entre sus armas, prisiones, violencia oficial, racismo, la Biblia y ahora la peor desigualdad econmica en casi un siglo ecos de sus luchas sociales nobles y rayos de esperanza de que est naciendo otro pas ms justo, inclusivo y pacfico.

Salimos de una de las capitales mundiales, Nueva York, para ingresar a Estados Unidos rumbo a la costa del Pacfico, a unos casi 5 mil kilmetros de distancia. Despus de 14 horas de carretera llegamos a Chicago cerca de las dos de la maana soando con cama y descanso. Pero al arribar a nuestro hotel en el centro, donde se celebr la famosa y controvertida convencin demcrata en 1968 rodeada de una explosin social y la represin salvaje de manifestantes por la polica, nos recibi un piquete de huelguistas del sindicato hotelero. Platicamos con los trabajadores de mantenimiento afroestadunidenses, latinos, inmigrantes, todos unidos que haban estallado una huelga la maana anterior y quienes nos detallaron de qu se trataba la lucha e informando que sta era parte de una accin de miles de trabajadores en 20 hoteles de esta ciudad (algunos dicen que es la primera accin de este tipo en un siglo). Cancelamos y nos fuimos a un hotel recomendado por los agremiados, quienes nos regalaron un abrazo por la solidaridad. Fue la bienvenida a Chicago, cuna de un movimiento laboral que se festeja mundialmente, menos en este pas, cada primero de mayo.

El prximo da fuimos a platicar con dos lderes famosos del sector ms radical del movimiento antiguerra de los aos 60, quienes se han dedicado en tiempos ms recientes a luchar por los derechos civiles y en particular a la defensa de la educacin pblica y sus trabajadores contra las reformas de privatizacin y comercializacin de sta. Nos contaron que les irritaba que 50 aos despus, el 68 se est recordando tanto en medios masivos como de izquierda como un movimiento de jvenes, en su mayora blancos en oposicin a la guerra, sin entender que esa generacin (incluyendo estos dos dirigentes con los que platicamos) despert y se radicaliz por las luchas antimperialistas del tercer mundo, sobre todo en Vietnam, pero tambin las de frica y Amrica Latina, con Cuba, el Che, Frantz Fanon y ms, como referentes, y por la lucha de los derechos civiles en Estados Unidos, la cual empez a tomar posiciones cada vez ms radicales al vincular la lucha contra el racismo con las que se impulsaban contra de la injusticia econmica capitalista y la poltica militarista. Ambos enfatizaron que no es momento de nostalgia, sino de entender la presencia del 68 hoy da. Esa lucha, hoy se realiza en un contexto diferente, donde se est marcando el fin del imperio estadunidense, donde est naciendo otro, encabezado por jvenes sobre todo de preparatorias uno que se atreve hasta a usar la palabra socialista, afirmaron.

Visitamos a una abogada defensora de derechos humanos e inmigrantes, quien tambin resalt el surgimiento de nuevas corrientes progresistas que a la vez recuperan la historia de luchas de esta ciudad y regin al colaborar con las generaciones anteriores que siguen dando una lata maravillosa aqu. Un ejemplo de esto son lderes latinos contemporneos como el mexicano Jess Chuy Garca, quien probablemente ser el prximo representante federal de su distrito y veterano de luchas progresistas durante las ltimas dcadas, quien a la vez est capacitando a nuevas generaciones.

Apenas habamos arrancado y el pas ya se vea diferente desde su antiguo centro industrial en el medio oeste. El siguiente tramo de la ruta transcontinental que nos esperaba era ms rural y lleno de sombras ominosas interrumpidas con sorpresas de luz (lo cual se contar en la prxima columna).

PD: Felicidades a todos los compa[email protected] que, en un acto de solidaridad constante, crean un milagro todos los das: La Jornada. Es un privilegio participar en este proyecto a sus 34 aos.

Fuente: http://www.jornada.com.mx/2018/09/24/opinion/031o1mun



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter