Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2018

Las manzanas y lo que esconden

Ricardo Torres
Progreso Semanal


A principios de septiembre una nota en el sitio Cubadebate denunci el acaparamiento de grandes cantidades de manzanas en una tienda muy conocida en la capital, La Puntilla. La denuncia, por su precisin y contundencia destap un revuelo inusitado y ha vuelto a poner sobre el tapete el ya conocido tema de la escasez y la especulacin que origina.

No se tienen detalles sobre el destino de la codiciada fruta, a saber, si el propsito era la reventa a un mayor precio o una central de suministro mayorista a clientes seleccionados como restaurantes y cafeteras; o incluso, uno de estos negocios especficamente.

Inmediatamente, diversas notas en medios nacionales y en la red no se ahorraron adjetivos para describir a los implicados, y la reprochable conducta que mostraron en su participacin en el hecho.

Sin mayores detalles sobre lo acontecido, ya se ha informado que los responsables han sido llevados ante la justicia y el Ministerio del Comercio Interior (el ministerio cubano a cargo de la red minorista) adelantaba que a una lista de productos de primera necesidad que se expenden en las tiendas que venden en CUC le seran aplicadas restricciones cuantitativas en el acto de compra lase una variante de racionamiento.

En el momento en que se redactan estas lneas los implicados directos han recibido la sancin administrativa de separacin definitiva de sus puestos en las entidades correspondientes.

Seamos oportunistas, en el buen sentido, y analicemos, a partir de este suceso, sus causas y la pertinencia de las respuestas que se han sucedido.

Primeramente, la escasez. Todos sabemos que es una de las caractersticas distintivas de la vida nacional. Para ser ms exactos, cundo no ha habido escasez de uno u otro tipo en Cuba? De alguna forma, es una sentencia que nos acompaa por mucho tiempo. Cierto es que se hace ms aguda de tanto en tanto, a raz de algn choque coyuntural que afecta al precario equilibrio externo del pas.

El hecho de que sea persistente tiene implicaciones. Los ciudadanos y los negocios (en los ltimos 25 aos) aprenden y desarrollan estrategias para lidiar con el fenmeno. Quin no se ha visto en el cuestionable dilema de, por un lado, comprar en exceso para garantizar el suministro para las semanas siguientes o, por otro, pensar altruistamente y adquirir estrictamente lo necesario?

Ahora imaginen que 15 000 cubanos que pisaron una tienda el 9 de septiembre, compraron no una, sino dos o tres manzanas (una para el momento, y las dems para maana o la merienda de tres das). En ese caso, habran dejado sin 15 000 manzanas a los desafortunados que llegaron despus, o al da siguiente.

El efecto es muy similar: la cantidad es insuficiente para atender toda la demanda (al precio fijado) y muchos no podrn adquirir el bien deseado. La diferencia estara en que un pequeo grupo no lucrara a partir de la venta del producto escaso. Pero la escasez no se acaba por tener un precio ms bajo. Ahora supongamos que un negocio oferte jugo de manzana natural a sus clientes. Hay dos alternativas, o renuncia a ofertar ese producto, o tiene que adquirirlo en grandes cantidades en la red minorista, la nica disponible para ello.

Una compra en grandes cantidades es un procedimiento comn en casi cualquier negocio, y termina siendo un acto criminal en nuestro contexto.

Ms interesante an. La escasez es una cualidad intrnseca a modelos econmicos como el cubano? La respuesta es s, lamentablemente. Y por muchas razones. En primer lugar, ha sido ampliamente descrito que las economas de planificacin central son sistemas donde la restriccin fundamental es la oferta, esto es, en cualquier momento dado, la demanda se ubica generalmente por encima de la oferta de bienes y servicios especficos.

La tirana de los productores se desprende de los pobres incentivos que existen para incrementar de forma eficiente y sostenida en el tiempo esa oferta, que enfrenta necesidades siempre insatisfechas de parte de los ciudadanos. El factor limitante por antonomasia en el caso cubano son las divisas, de las que depende no solo la importacin de bienes de consumo sino tambin de insumos para la produccin domstica.

El modelo cubano, siendo de no mercado, no deja el desbalance de divisas en manos de un tipo de cambio el precio de la moneda local en que se ajustara para dar cuenta de ese desequilibrio, sino que lo internaliza y crea un mecanismo de racionamiento de esa divisa esto es la dualidad monetaria y multiplicidad cambiaria para signar discrecionalmente las escasas divisas disponibles. El gobierno, valindose de una serie de mecanismos, determina qu agente recibe divisas.

Esto termina en una administracin central de las divisas asignadas para importacin. Dado que no suficientes hay que priorizar, y por ello muchas veces determinados bienes de consumo no ocupan los primeros lugares. Se entiende que leche o medicamentos ocupan la parte de arriba de la lista, mientras que las manzanas no estarn all.

El hecho de que el acaparamiento de manzanas (hasta donde se sabe no son un artculo de primera necesidad, salvedad hecha de aquellos compatriotas que imitan los patrones alimentarios de pases templados) genere una reaccin de esta magnitud solo nos informa de cunto hemos descendido.

No deja de ser llamativo que esto ocurra casi inmediatamente despus de que se anunciara con bombos y platillos una nueva poltica de proteccin al consumidor. Y luego de tantos aos de control interno, con un sinnmero de decretos, resoluciones y dems.

La terca realidad es que los que tienen que aplicar estas regulaciones son ciudadanos.

En cualquier sociedad la gente tiende a dedicar tiempo y energa a aquellas actividades que sean lucrativas, entindase que le permitan generar ingresos suficientes para poder vivir. En nuestro caso hemos visto que siguiendo la racionalidad de que el sector privado sepultar lo que sea que es el modelo cubano actual, le hemos enviado a los ciudadanos en general, y a los jvenes en particular, el maravilloso mensaje de no pierdas tu tiempo con eso, o lo que es lo mismo, busca tu vida de otra forma (lase: emigra o sustrae, o lucra con la escasez, o importa mercanca a travs de contrabando de hormiga). Con el increble colofn de seguir retrasando una salida para que la empresa estatal salga a flote. Frente a esa realidad, todos los controles sern burlados, una y otra vez.

Esa es la norma para el comportamiento de las personas (por lo menos para el 95% de ellas), el sacrificio patritico y/o ideolgico es un poderoso resorte, pero no puede ser usado permanentemente. Esto no intenta sugerir que comportamientos de este tipo deban ser aceptados, solo ponerlos en el contexto de la realidad donde se generan. La gente no nace acaparadora, o revendedora, se forman como tal. La respuesta no est solo en condenar moral y penalmente sus conductas, sino, fundamentalmente, en cambiar el entorno que las aliment. De otra forma, los esfuerzos sern estriles. Una y otra vez.

Fuente: http://progresosemanal.us/20180927/las-manzanas-y-lo-que-esconden/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter