Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2018

La Constitucin y la calle

Juan Pin Vilar
La Cosa


El agobiante calor y el comienzo del curso escolar sirven de backing al ambiente constitucionalista. Hasta mediados de noviembre los cubanos de cualquier latitud aportaremos nuestras opiniones al debate sobre la Constitucin que, para algunos, ocurre en circunstancias histricas, mientras para otros son circunstancias retricas e histricas.

Me monto en la ruta 69 de las 5 de la tarde. Solo menciono el calor y brotan un montn de voces simultneas y diferentes desde cualquier ngulo del pasillo. El porvenir de las mltiples conversaciones que se originaron en tan estrecho espacio anticip el ajuste de cuentas: Lo que hicimos y lo que no. Lo que debimos y lo que no. Lo que queremos y lo que no. Lo que pudimos y lo que no. Lo que alcanzamos y lo que no.

Las ideas salen disparadas como el vapor alcantarillado que hierve la acera. Depende de la edad del conversador si el tono de la conversacin se vuelve lgubre, porque no es lo mismo recontar la vida a los ochenta aos, que imaginarla a los veinte.

El primer cambio que origin el debate es la enjundiosa discusin que se produce en el conjunto de la sociedad. Ni siquiera durante los das de discusin sobre los Lineamientos, los cubanos opinamos tanto y de un modo tan abierto sobre un asunto que incluyera nuestro futuro. La palabra legislativa que tuvo el liderazgo gubernamental durante ms de cuarenta aos se acomod al pensar que, de cierto modo, los ciudadanos no tenamos absolutamente nada que ver aunque furamos los obreros de la obra. Bastaba una concentracin, un discurso, levantar la mano y ya se consideraba casi una ley. Por suerte, opinar es la eleccin escogida por la parte del gobierno que procura una constitucin moderna, democrtica y actualizada.

Tambin los medios de informacin estimulan el debate reseando reuniones que se organizan en los centros de trabajo o en barrios. En el mo, la citacin aconseja: no dejarse provocar, ni irle la contraria a quien opine diferente.

Tampoco estamos acostumbrados a participar en eventos de esta naturaleza con tanta estimulacin a travs de las redes sociales oficiales y extraoficiales, espacio virtual en el que colisionan periodistas gubernamentales e independientes acusndose, mutuamente, de Conservadores y Liberales. Anexionistas y Comunistas. Patriotas y Aptridas. Comprados y Vendidos. Los dems son adjetivos, aunque se nota, al menos yo lo noto, que la colisin profunda ocurre entre el pensamiento revolucionario que intenta un cambio hacia ms libertad, sin abandonar tres principios no negociables que yo comparto: Independencia, Soberana y Justicia Social. Mientras, el pensamiento conservador se aferra en controlar y definir los lmites del cambio. Los lmites de la libertad. En cualquiera de las posiciones que pugnan, asoman lneas de pensamiento que transitan de un extremo a otro. Salvo dos o tres con sentido del humor, el resto se pierde en los encontronazos.

Para colmo, el asedio estadounidense semeja al de la poca de Nixon, salvo que hoy la tecnologa es superior, la izquierda ms descentrada y el gabinete trumpista muchsimo ms mediocre. Esto ltimo es general en el mundo, ya no se hace poltica: ahora se imponen. No obstante, hay que continuar defendiendo la libertad, la apertura, la justicia social y la transparencia en las finanzas que se utilizan para desarrollar obras sociales y culturales.

Mi opinin es breve, creo que el primer derecho que se consagra en la Constitucin debe ser la abolicin de cualquier decreto que ampare que un ser humano, partido, grupo social, etnia, religin, animal, vegetal, fsico, gaseoso o lquido nos represente por encima de la Asamblea Nacional. Ser ciudadano, como concepto, debe representar lo mximo a que aspira una sociedad y los Constituyentes tienen el deber de garantizarlo. No somos una sociedad de obreros, o intelectuales, o deportistas, o guerrilleros, o artistas, u homos, o hteros, o militantes, o negros, o mulatos, o blancos. Somos ciudadanos. La ciudadana es mayora.

Desde mi perspectiva, la Constitucin, en el conjunto de su espritu, debe garantizar tambin que somos ciudadanos libres, y que solamente perdemos la libertad cuando quebrantamos la ley. Esa es la enorme responsabilidad histrica del debate pasar de Vivo en un pas libre, cual solamente a Vivo en un pas libre y soy libre tambin.

Tambin creo que cualquier derecho consagrado a la ciudadana en su conjunto, debe ser un derecho social obtenido inmediatamente por cualquier minora. Cuando no ocurre as y el debate fundamental se circunscribe al derecho de un solo grupo social, entonces ese derecho ganado se convierte en la zanahoria del debate y perdemos una buena tajada de opiniones sobre otros temas que dejan de exponerse porque circunstancias polticas, culturales, histricas y hasta econmicas, dirigen la discusin hacia ideas ms sonoras, mediticas, pero menos importantes que el conjunto de los Derechos.

Cuba ha sido un pas estable en cuanto a violencia y delincuencia organizada. En este sentido, incomparablemente mejor que el resto de su entorno geogrfico. Por eso la Constitucin debe garantizar que el Cdigo Penal no pueda ser aplicado arbitrariamente contra ningn ciudadano, para que no tengamos que demostrar que somos inocentes, sino que quien nos acuse sea quin demuestre, inequvocamente, que somos culpables. Los ciudadanos no debemos estar a merced del criterio o la arbitrariedad de las instituciones policiacas.

No se trata de resolver solamente los problemas del polica, sino de favorecer al maestro primario. Pero sobretodo, la Constitucin debe garantizar que continen la Educacin y la Salud gratuitas, independientemente del sistema poltico que se imponga y el tipo de gobierno que lo sostenga. Leer y escribir deben continuar siendo un derecho igual que curarse.

Juan Pin Vilar es escritor, especializado en msica, director de televisin y documentalista.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter