Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2018

Control popular a las fuerzas de seguridad, como una defensa concreta de los derechos humanos

Victoria Siloff
La tinta


La condena a los prefectos por torturas a los villeros es resultado de un novedoso dispositivo de La Poderosa. Ser este el tiempo de que las libertades proclamadas por la aristocracia hace un tiempo, comiencen a ampliarse verdaderamente. Que los Derechos Humanos, sean justamente humanos y no de clase, ni de raza. Ser el tiempo para que sean las libertades de nuestros pibes y pibas. Qu son los Derechos Humanos?

Los derechos humanos no existen desde tiempos inmemoriales. Sino que surgieron a partir de cierto desarrollo histrico particular. Surgen originalmente como los derechos y privilegios de la aristocracia inglesa frente a la Corona, interpretados en forma abstracta y universalista por los filsofos franceses de la Ilustracin y formulados bajo los preceptos del derecho natural.

Es decir, van abrindose paso de manera progresiva. En un primer momento fueron los derechos exigidos por la lite, en contra del autoritarismo monrquico. En este sentido, se limitaban a proteger y reivindicar libertades de la aristocracia. Luego, sern el bastin de la burguesa, pero no de las personas ms pobres, ni de los campesinos, ni de los trabajadores/as explotados/as, por ejemplo. Con lo cual, no son propiamente derechos de toda la humanidad, sino, de algunos/as privilegiados an.

La propagacin masiva de la idea de los Derechos del Hombre se dio por y durante la Revolucin francesa; desde la primavera de 1789. La Declaracin de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (ya no como derechos naturales), adoptada por la Asamblea Nacional Constituyente (en agosto de 1789), transform el lenguaje de todo mundo prcticamente de la noche a la maana.

Este primer momento, tiene un freno abrupto en virtud del paradigma positivista, en el marco europeo de la Restauracin, donde slo es Derecho lo escrito y emanado por autoridad competente: el Estado. Es decir: no existen Derechos del Hombre, previos al Estado. Nadie puede exigir aquel derecho que no este regulado especficamente en el orden jurdico positivo. Y todo lo que sea ley positiva, ser derecho. Pareciera que, cuando las exigencias por parte de las lites se vieron satisfechas, la promocin, creacin y exigencia de los derechos del hombre fueron puestas en pausa.

Cuando se retoma la idea de los Derechos del Hombre es despus de la Segunda Guerra Mundial (con dbiles intentos en el periodo de entreguerras), se realiz conservando la misma matriz de pensamiento del derecho natural, con el nombre ms apropiado de derechos humanos. Se firma la Carta de las Naciones Unidas (junio de 1945), que es jurdicamente un Tratado Internacional, fundador a su vez de la Organizacin de Naciones Unidas (ONU). La Declaracin Universal de Derechos Humanos fue adoptada por la tercera Asamblea General de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948 en Pars.

En 1948 nace la Organizacin de los Estados Americanos (OEA), con la Declaracin Americana de los Derechos y Deberes del Hombre y con la Carta de la Organizacin de los Estados Americanos. En 1969 en San Jos de Costa Rica se aprueba la Convencin Americana sobre Derechos Humanos (CADH) -que entr en vigor casi diez aos despus, en 1978- . Obviamente, eran necesarios rganos que se encargaran de aplicar todo este cmulo de derechos internacionales, as surgen de la misma Convencin dos rganos: la Comisin Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH). La Comisin inici funciones en 1960, y la Corte comenz a funcionar luego de que estuviese vigente la Convencin, en 1979. En el plano Internacional de los Derechos Humanos hay pues dos vas de proteccin de los mismos: un Sistema Universal (en el marco de los organismos y textos jurdicos de la ONU) y un Sistema Regional que en nuestro caso es el Interamericano (en el marco de los organismos y textos jurdicos de la OEA). Esto, vale la aclaracin, responde a que quienes son parte y por ende principales obligados de los Tratados Internacionales de Derechos Humanos, son los Estados. Es decir, los pases que sean parte en los mismos y asuman dicho Derecho Internacional.

Todo este sistema internacional es subsidiario al de los Estados partes. As, los Derechos Humanos declarados en ese marco internacional, sern el piso, el estndar mnimo de proteccin en comparacin a las normas de cada Estado.

Luego, que se traduzcan en un cuerpo legal, es algo que no hace a su esencia o a su definicin, sino, a una manera de existir en el marco de los Estados y los sistemas polticos que la humanidad ha sabido darse. Esto no quiere decir que tengan un fundamento iusnaturalista en el sentido divino del trmino, pero s, que tienen un fundamento en el ser humano, como persona libre que vive en comunidad y que pone lmites al Poder constituido en el momento histrico respectivo.

A su vez, esto quiere decir que, los textos jurdicos internacionales que los declaran, como los rganos que los protegen y los promueven, son accidentales: responden a una realidad y a ciertos procesos histricos. Pero no hay motivo para asegurar que no puedan ser de otra manera, en realidades distintas. Es decir: en el marco capitalista, stos son los Derechos Humanos que existen y esas son sus formas de existir. Pero creo que por ejemplo, en un mundo bajo otro orden social son posibles otros tipos de Libertades Humanas, porque otro tipo de relaciones sociales existiran, y por ende, otros tipos de mecanismos de proteccin y defensa.

Derechos Humanos en Argentina

En nuestro ordenamiento jurdico la norma fundamental es la Constitucin Nacional, en ella desde el ao 1994 se establece que los Tratados Internacionales de DDHH en los que Argentina sea parte, tendrn la misma jerarqua que la Constitucin, es decir: norma suprema. De all que el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y los organismos internacionales de Derechos Humanos pasan a cobrar un rol importantsimo en el mundo jurdico de nuestro pas. Sobretodo, considerando que si es el mismo Estado el que comete las violaciones, acudir a los organismos internacionales suele ser indispensable para la proteccin de los Derechos Humanos.

A pesar de esto, nuestros funcionarios pblicos poco formados estn en Derechos Humanos, sobretodo quienes pertenecen a las fuerzas armadas. Pareciera que la intencin del Poder, es mantenerlos lo ms alienados que se pueda, listos para cometer hechos aberrantes sin culpas y justificados en las banalidades ms extremas como: cumplir su trabajo.

Segn la lnea histrica repasada ms arriba se advierte cmo, mientras en Amrica Latina se proclamaban Derechos Humanos y sus mecanismos internacionales de proteccin, existan al mismo tiempo violaciones aberrantes a los mismos, bajo la dictadura cvico-militar genocida ms cruel de nuestra historia. La cual, luego de una lucha insistente por parte de organismos de Derechos Humanos, ajenos al Estado, fueron juzgadas en el marco de todo ese rgimen internacional, en Tribunales Federales.

Actualmente en Argentina se estn viviendo tiempos de crisis como nunca antes, donde existe adems de una crisis econmica brutal en el marco de un sistema capitalista en crisis, un consecuente bastardeo sistemtico a las libertades de las personas. Esto se traduce en polticas explcitas como Doctrina Chocobar, persecucin y acusacin pblica a organizaciones sociales que denuncian las violaciones a los Derechos Humanos, calificaciones gravsimas hacia los pueblos originarios como enemigos del pueblo argentino, asesinatos a miembros de dichas comunidades como con Rafael Nahuel, criminalizacin de aquellos sujetos que en este momento de la historia en Argentina y Latinoamrica reclaman y reivindican las Libertades Humanas. Todo lo cual, no escapa a una coyuntura Latinoamericana.

Control Popular para mayores Libertades Humanas

En este contexto econmico, poltico y social, el viernes 21 de septiembre se logr una condena a miembros de la fuerza que haban torturado a dos jvenes villeros, pertenecientes a la organizacin social La Poderosa. El Tribunal Oral N 9, conden a los seis prefectos que hace dos aos torturaron a Ivn Matas Navarro y Ezequiel Villanueva Moya. Como informa Pgina 12, Leandro Antnez, Osvaldo Ertel y Orlando Bentez fueron condenados a 10 aos y seis meses; Ramn Falcn y Eduardo Sandoval, a 8 aos y 11 meses, y Yamil Marsilli, a 8 aos y 8 meses. Los seis prefectos fueron considerados culpables por los delitos de imposicin de torturas, privacin ilegtima de la libertad, lesiones leves, robo agravado y calificado por uso de armas de fuego y por haber sido cometidos por miembros de las fuerzas de seguridad. Adems, el tribunal dictamin que ninguno de los ahora condenados podr volver a ejercer un cargo pblico.

Ahora bien, esta condena no surge de la nada, ni de un Tribunal apenas respetuoso del derecho, ms all de sus sentencias anteriores. Es resultado de un novedoso dispositivo que la organizacin sostiene hace un tiempo: Control Popular sobre las Fuerzas de Seguridad. En palabras de la organizacin, publicadas en su pgina web explican: Sin ningn padrinazgo partidario, ni financiero () una comisin de vecinos elegidos por otros vecinos y organizados en turnos rotativos controlar el accionar de los uniformados, con el fin de poder sealar sus irregularidades sistemticas, en comunicacin directa con el CELS, la fiscala, la Procuradura contra la Violencia Institucional (Procuvin) y una red de periodistas comprometidos con la causa. Ubicados en una casilla que construimos con nuestros propios lomos y ladrillos, frente a la Plaza Kevin, los vecinos sin gorra no tendrn como objetivo interpelar a otros habitantes del barrio, ni reemplazar a las Fuerzas de Seguridad, ni caer en la trampa de las acusaciones entre vecinos, sino exclusivamente registrar a los efectivos que intenten amedrentarnos sin identificacin, armarnos causas o rompernos puertas sin rdenes de allanamiento, como as tambin denunciar los abusos de autoridad que resultan recurrentes sobre los pibes ms desprotegidos. () Elegimos no quedarnos en los meros reclamos, ni en las investigaciones del episodio aislado, sino vomitar una estrategia comunitaria que nos permita mantenernos a salvo de estos fantasmas con gorra y escopeta, que hasta el da de hoy se pasean por nuestros pasillos con la impunidad que les otorga el poder y ese chaleco sin nombre, por encima de la camisa que en teora garantiza su gracia a la vista. De este modo, no slo intentaremos afrontar el miedo y las prcticas ilegales a las que permanentemente estamos sometidos los vecinos de las villas, por parte de la corrupcin uniformada, sino tambin alumbrar la institucionalizacin de un mtodo de participacin ciudadana capaz de mejorar la seguridad en los barrios humildes, donde las muertes por violencia institucional ya ni siquiera hacen eco en los medios, ni en la poltica, ni en la Justicia. Y a su vez, aportaremos as nuestra mirada barrial a los expedientes judiciales que suelen ser una mera transcripcin de las versiones policiales.

En semejante atropello estatal sobre los Derechos Humanos, y sobre los defensores/as de Derechos Humanos, queda demostrado que la organizacin articulada, la lucha pujante en la calle, la denuncia constante, y el empoderamiento en relacin a las Libertades Humanas, son claves para la defensa de los Derechos Humanos. Que si bien al ser judiciales, son defensas que llegan luego del dao, son reivindicativas de lmites al Poder y por ende sumamente necesarias.

Ser este el tiempo de que estas libertades proclamadas por la aristocracia hace un tiempo, comiencen a ampliarse verdaderamente. Que los Derechos Humanos, sean justamente humanos y no de clase, ni de raza. Ser el tiempo para que sean las libertades de nuestros pibes y pibas. De nuestras mujeres, de las identidades diversas, disidentes, de ese conjunto de trabajadores/as explotados/as, campesinos, pueblos originarios, pisoteados en el neoliberalismo y en el sistema capitalista. Ser hora que las Libertades Humanas, llamadas Derechos Humanos, comiencen a abrirse paso y a decir que para existir en plenitud se debe destruir un sistema que se basa en la desigualdad econmica, en la explotacin del ser humano por el ser humano, en la opresin, en el saqueo, en privilegios y por ende, en falsas y selectivas libertades. Histricamente los organismos internacionales, han protegido a los Derechos Humanos pero en el marco del capitalismo, con ms o menos intensidad pero capitalismo al fin, negando y criminalizando todo otro sistema existente. Queda claro, que en ese sistema los Derechos Humanos son casi nada y requieren para ser, de muchsimo esfuerzo por parte de los sectores ms golpeados por el Poder para ser reconocidos y respetados. Entonces, ser que el sistema econmico poltico y social actual, es el palo en la rueda de las Libertades Humanas, y que como nunca antes distintos sectores tendrn que saberse articular en pos del avance y defensa de dichas libertades, asumiendo la tarea histrica de ponerle lmites a los Poderes autoritarios que actan al margen de las libertades humanas, al mismo tiempo que se va creando y dando germen a un nuevo mundo, lejos de la rapia y ms cercano a una vida comunitaria, que valore y conozca la tierra (toda su naturaleza), la construccin colectiva y las libertades humanas realmente, ms all de las Declaraciones abstractas que sigan fundadas en base a un sistema de muerte, desigualdad y falsas libertades que no son sino: privilegios.

Bibliografa:

1) Salcedo Gonzlez, Sandra y Martnez Fernndez, Raymundo. (2018) Gua Conceptual. Diplomado Seguridad y Derechos Humanos Programa Latinoamericano Interuniversitario de Derechos Humanos. AUSJAL-IIDH.

2) La amenaza de Bullrich en el Da del Periodista, Pgina 12, 08/06/2018. Recuperado en: https://www.pagina12.com.ar/120267-la-amenaza-de-bullrich-en-el-dia-del-periodista

3) Prefectos condenados por torturar, Pgina 12, 21/09/2018. Recuperado en: https://www.pagina12.com.ar/143737-prefectos-condenados-por-torturar

Fuente: http://latinta.com.ar/2018/09/control-popular-derechos-humanos/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter