Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2018

El da despus en Venezuela

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


El Bloque de poder contrainsurgente (BPCi) dominante en Colombia, construy su aplastante y hegemnico relato ideolgico dominante sobre la unin de dos palabras acuadas como monedas falsas por Lewis Tambs, el entonces embajador del gobierno Reagan en Colombia (1983-1985) y despus redactor y promotor del famoso documento Santaf IV en 1.997: A medidos de los 80, narco terrorismo para designar las guerrillas marxistas o comunistas, y a partir del documento Santaf IV, castro chavismo para designar la concepcin del mundo que mova sus conciencias rebeldes.

Aos y aos de moler esos dos trminos por todos los apndices del aparato de terror y coercin contrainsurgente, en especial el creciente y poderoso aparato meditico junto con los dems aparatos de hegemona o instituciones, como el bipartidismo liberal conservador, la burocracia clientelista y el obispado reaccionario (Lpez Trujillo, Castrilln, Rubiano, Ordoez, etc) y sin tener replica o contrario ideolgico serio, apabull casi por completo la conciencia del pueblo trabajador (ojo con estas dos dimensiones)explotado y oprimido.

La moneda ideolgica falsa se volvi un fetiche real con valor de cambio universal, se generaliz como ideologa dominante oficial y se encarn en la practica cotidiana de los colombianos. Primero los insurgentes eran el fetiche diablico narco terrorista y castro chavista. Luego la llamada izquierda legal, y finalmente, todo aquel que discrepara del discurso ideolgico oficial. No veo la necesidad de volver a citar el verso del pastor antifascista Niemller y del poeta comunista Bertold Brecht: Primero vinieron por .

El resultado fue que el combate interno (armado e ideolgico) contra el demonio narco terrorista y castro chavista colombiano, desbord las fronteras y lleg a la Venezuela bolivariana, para declararla enemigo pblico nmero uno de la democracia ms antigua de Latinoamrica, Colombia, en donde, desde el mismo momento del triunfo electoral del comandante Chvez en 1.999, le pronosticaron su cada, su reemplazo, un gobierno de transicin: El da despus.

No me es posible hacer un recuento de tantos aos de acciones hostiles acumulativas, emprendidas durante los gobiernos de los dos octenios (Uribe Vlez y su continuador JM Santos) contra el llamado castro chavismo venezolano; basta con recordar el papel de formacin ideolgica sobre la generacin actualmente gobernante en Colombia (por ejemplo sobre el comisionado de paz actual Miguel Ceballos en la universidad Sergio Arboleda) que ha jugado el golpista Carmona Estanga; quien despus de la derrota de su putsch fascista del 2.002 y de haber obtenido inmediato asilo poltico en Bogot se integr a la universidad Sergio Arboleda como profesor en la facultad de comunicacin social, catedrtico de derecho y director de maestras de la misma; rector de la universidad libre de Pereira y decano de la facultad de derecho de la universidad San Martn.

O mencionar la ideologa del cinismo de eriberto de la calle como llamaba el inolvidable Jaime Garzn a ese trasnochado existencialista, cascarrabias y amargado manizalita, quien en su ltima columna de opinin en el diario El espectador, llamando a la unidad de clase describe la realidad real de la manera siguiente Para qu seguir con el cuento de que el castrochavista de Santos es un aliado de ese gobierno? El acercamiento a Venezuela fue una movida exclusivamente tctica, no ideolgica. Tenamos la evidencia de que Chvez era una condicin sine qua non para sentar a la guerrilla en la mesa. Y luego, con maa, fuimos logrando destetar a las Farc hasta el momento en que tuvieron claro que la negociacin era con Colombia. https://www.elespectador.com/opinion/vientos-de-guerra-columna-813711

O mencionar la codicia insaciable por los recursos venezolanos de ese mascarn de proa pastranista Mauricio Crdenas, ministro de hacienda de la gobernanza Santista, quien convencido de la inmediata cada del gobierno venezolano, desde finales de 2.017, aument en un 10% el presupuesto de la nacin para las fuerzas militares en 31, 5 billones de peso col (unos 10.700 millones de dlares); mientras que en paralelo empez a trabajar un plan econmico y de salvamento financiero ( obviamente para el da despus) por la increble suma de 60 mil millones de dlares , y que involucrara al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial y al Banco Interamericano de Desarrollo. El cual present a las autoridades del FMI en Washington el 19 abril del 2018. Verhttps://www.efe.com/efe/america/economia/colombia-propone-en-el-fmi-un-plan-de-rescate-a-venezuela-60-000-millones-dolares/20000011-3589823

Una asqueante y maosa doble moral oligrquica y una tal acumulacin de contradicciones y hostilidades, finalmente afloraron a la luz con la amenaza inminente de finalizacin a los tiros (sea por un golpe militar o una agresin fulminante) del cerco poltico, econmico, diplomtico y militar que el gobierno colombiano/ OTAN/ EEUU, durante aos, han tendido pacientemente contra el gobierno venezolano con el fin de reemplazarlo y saquear sus recursos mediante un gobierno de transicin.

Duque, la pobre veleta con rostro humano que funge de actual presidente de Colombia, con esa herencia explosiva que le dejaron sus antecesores en el bolsillo de su chaqueta, lo nico que ha podido hacer para calmar la jaura militarista que est contenida por el collar esperando lanzarse sobre los recursos venezolanos para saquearlos, es tirarse en los brazos de Trump y entregar la suerte tanto del pueblo colombiano como la del venezolano, al arbitrio y los intereses de semejante gobernante. Con lo cual la contradiccin antagnica y el eje estratgico del llamado conflicto colombiano, finalmente se ha desplazado a lo que pueda suceder con Venezuela.

As las cosas, surge una pregunta que recuerda la divisin de la social democracia internacional con los bolcheviques antes de la primera guerra mundial quin en la llamada izquierda colombiana apoyar con palabras y obras al pueblo trabajador bolivariano de Venezuela, en la fase que se le ha abierto y est pendiente de solucin?


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter