Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2018

El cacao fiscal del Gobierno

Juan Francisco Martn Seco
Repblica de las ideas


El doctor Snchez, puestos a plagiar, ha copiado al xenfobo Torra y para festejar sus 100 primeros das de gobierno mont en la Casa de Amrica todo un espectculo, con fuegos artificiales incluidos; un gran show al que invit a todos los que consider personajes importantes del Reino, para que fueran testigos de su aparicin apotesica llena de luces y efectos especiales y del anuncio que iba a realizar, del que los palmeros de la Moncloa haban adelantado ya su carcter de trascendental.

Y la montaa pari un ratn. Sin haberlo pactado con ningn otro partido y solo con sus 84 diputados, prometi, nada ms y nada menos, que una modificacin exprs de la Constitucin, en 60 das y no para algo importante, sino para eliminar los aforamientos. Pero al da siguiente supimos que no se trataba de todos, sino solo de los de los polticos, que son una proporcin muy pequea del total; y tampoco para todos los procesos judiciales, sino nicamente para los que hacen referencia a su vida privada. Total, que el efecto del anuncio dur dos das o un da y medio. Ms tarde han afirmado que tambin se suprimiran los aforamientos por delitos de corrupcin. En resumen, que no saben qu hacer ni cmo hacerlo y por eso, cosa inslita, lanzan la pelota al Consejo de Estado sin presentarle ningn texto escrito.

As ocurre con la mayora de las promesas que est realizando este Gobierno. Son conscientes de que no est en su mano cumplirlas (si lo estuviera, quizs no las prometeran) pero les sirven para la propaganda electoral. Snchez pretende lanzar el siguiente mensaje: por m no queda, son los otros partidos los que ponen palos en las ruedas. Con estos mimbres es muy difcil saber qu quieren hacer con los impuestos. De hecho, los anuncios y contra anuncios se han multiplicado. Pero, en cualquier caso, se han dicho tantos disparates que conviene aclarar por lo menos algunos de ellos.

De lo poco que hasta ahora han confirmado es que quieren elevar 2 o 3 puntos el tipo marginal del IRPF para rentas superiores a 140.000 euros. La ministra lo ha corroborado el otro da en la Cope, lo cual no quiere decir que no se desdiga o que finalmente no consigan aprobar la medida. Parece que la demanda procede de Podemos, pero me temo que ni unos ni otros saben de lo que estn hablando. La medida anunciada se dirige, segn dicen, a los que obtengan una renta superior a 140.000 euros anuales. Lo cual tena sentido con anterioridad a 1996, en que el IRPF era un impuesto personal y sinttico que recaa sobre la totalidad de los ingresos del contribuyente, que se acumulaban, fuesen de la clase que fuesen, en una sola base imponible, a la cual se le aplicaba una nica tarifa progresiva. Pero a partir de esa fecha el impuesto deja de ser sinttico, y se fractura en dos bases imponibles, que nunca se agregan, con sus respectivas tarifas.

En la actualidad, una se denomina general y engloba las rentas de trabajo, pensiones (incluyendo el rescate de los fondos) y alquileres, y otra que llaman eufemsticamente del ahorro, pero que lo que realmente grava son las rentas de capital de cualquier clase y con tipos mucho ms reducidos que los de la tarifa de las rentas del trabajo. Por eso no se puede hablar de contribuyentes con rentas superiores a 140.000 euros. Sin sumar las bases ni siquiera se puede saber quines son.

Supongo que lo que intentan afirmar es que se elevar 2 o 3 puntos el tipo marginal de la tarifa general a los contribuyentes que tengan bases imponibles del trabajo, superiores a 140.000 euros, sean cuales sean sus ingresos de capital, que continuarn tributando al mismo tipo. Enunciado as, el tema presenta una serie de contradicciones difciles de justificar.

Cualquier reforma que se pretenda hacer desde la izquierda tiene que comenzar por retornar a un impuesto sinttico con una sola base imponible y una sola tarifa. Lo dems son juegos de artificio. En primer lugar, no parece muy justo que las rentas de capital en todas sus modalidades tributen a un tipo ms reducido, especialmente en los tramos superiores de ingresos. Tal planteamiento contradice la teora tradicional de la Hacienda Pblica que distingue entre rentas fundadas (las de capital) y no fundadas (las del trabajo) y, puestos a discriminar, defiende que las primeras tengan un trato ms severo que las segundas, ya que estn asentadas en un patrimonio con el que siempre contar el contribuyente, mientras que los que tienen nicamente rentas no fundadas solo disponen de su trabajo. En segundo lugar, la separacin de rentas reduce la progresividad del impuesto, porque todos los que tienen conjuntamente ingresos de trabajo y de capital tributaran seguramente a un tipo superior si todas las rentas se acumulasen dentro de la misma base imponible.

La discriminacin favorable a las rentas de capital se intenta justificar por la libre circulacin de capitales y la amenaza de deslocalizacin. Se exagera el argumento interesadamente. Una cosa es la ubicacin de las empresas y otra la residencia personal, y el IRPF atiende a esta ltima variable, con independencia de dnde se tenga invertido los recursos. A la hora de elegir la nacionalidad y la residencia, la fiscalidad es una variable de segundo orden. Por otra parte, pretender evitar la deslocalizacin a base de ventajas fiscales es un proceso al infinito, porque resulta evidente que los pases competidores respondern de la misma forma. Adems, de los treinta pases de la OCDE, solo hay cuatro, y con caractersticas muy distintas al nuestro, que mantengan un impuesto dual: Suecia, Holanda, Noruega y Finlandia. Incluso Dinamarca, que fue el primer Estado en implantarlo, ha dado marcha atrs retrocediendo al IRPF convencional.

En u na entrevista en el programa El Objetivo , de la Sexta , el presidente del Gobierno afirm con todo el descaro que La gente rica no paga el IRPF, eso lo tengo claro, porque tienen las SICAV, el impuesto de patrimonio, el impuesto de sociedades. El doctor Snchez no debi de asistir a clase el da que toc hablar de impuestos. Claro que los ricos pagan el IRPF. Otra cosa es que paguen todo lo que deberan pagar, entre otros motivos porque las rentas de capital no se engloban en la tarifa general y, adems, tributan a un tipo mucho ms reducido y ni el Gobierno de Zapatero hizo nada para evitarlo ni el Gobierno de Snchez parece que tenga intencin de remediarlo.

El presidente del Gobierno ha odo campanas y no sabe dnde. Tienen las SICAV, el impuesto de patrimonio, el impuesto de sociedades. Ahora resulta que aquellos que Pedro Snchez llama ricos se libran de tributar por el IRPF gracias a los impuestos de patrimonio y sociedades, cuando precisamente es al revs. Estos impuestos, si funcionasen bien, tendran que ser complementarios del IRPF y actuar con el de sucesiones de cierre del sistema, y gravar aquellas rentas que los poseedores de capital embalsan en sociedades y que, al no repartirse en forma de dividendos, no se imputan de forma inmediata al IRPF.

El recurso a las SICAV y a otras sociedades patrimoniales es recurrente. Si a travs de ellas las grandes fortunas de este pas no tributan todo lo que deberan en el IRPF es porque los gobiernos -este y los anteriores- quieren. La solucin no es demasiado complicada, bastara con acudir a un instrumento antiguo, lo que se ha llamado rgimen de transparencia. Imputar directamente a los socios en el IRPF los beneficios de aquellas sociedades que tienen como nico fin administrar el patrimonio de una persona, de una familia, incluso de un grupo de amigos. Si la administracin tributaria ha actuado frente a aquellos autnomos que se escudaban detrs de una sociedad, lo mismo puede actuar frente a los grandes patrimonios que se cobijan tambin dentro de una sociedad. En cuanto a las SICAV, Snchez puede preguntar a sus correligionarios Solbes y Zapatero y a sus actuales socios del PDeCAT cmo paralizaron y anularon las actuaciones de la inspeccin sobre aquellas SICAV que estaban practicando fraude de ley.

Fuente: https://www.republica.com/contrapunto/2018/09/27/el-cacao-fiscal-del-gobierno/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter