Portada :: Venezuela
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-10-2018

EnTrumpado

Rafael Ramrez Carreo
Aporrea


Sali Maduro disparado a Nueva York a ver si Trump lo reciba. Sus asesores y "negociadores secretos" con la administracin norteamericana y un desliz o "peine" del mismo Trump desde la ONU, hizo que todo el gobierno se agitara. Rpido contactaron al encargado de negocios de la embajada en Caracas, en Nueva York haba expectativas de la avanzada, emocin. "Ahora si lo va a ver", "tenamos razn", "resolveremos todo", mientras la maquinaria de propaganda del madurismo se apresuraba a cantar "victoria" en las redes sociales, a regodearse con la posibilidad de que Trump recibiera a Maduro.

Un fro y preciso vocero del Departamento de Estado fue suficiente para hacer "un contacto con la realidad": Trump no tena inters alguno en recibir a Maduro con ocasin de la Asamblea General de la ONU, pero ya el avin haba salido. Muy tarde.

Maduro no tena agenda para el 73 perodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU en su segmento de alto nivel. El gobierno est "EnTrumpado" o entrampado en sus propias contradicciones. Ms all de los "fuegos de artificios" y discursos altisonantes, lo que est claro, es que el madurismo, como un todo, insiste en intentar que la administracin norteamericana los tome en cuenta o los "legitime" de alguna manera en el poder.

Al fin y al cabo, no hay razones para que no sea as, Maduro est dispuesto a hacer lo que sea para mantenerse en el poder, lo que pasa es que, a la administracin norteamericana, ni le interesa Maduro, ni le conviene, por extrao que parezca, que su gobierno siga desbaratando el pas, entregndoselo a otras potencias y creando un foco de inestabilidad en la regin. Ni los "halcones" ms retardatarios de Washington se creen el cuento de que Maduro representa una opcin revolucionaria, ni socialista, que ponga en "peligro" su hegemona ideolgica, ni su influencia poltica, en la regin, ni siquiera para sus intereses econmicos.

Por el contrario, el gobierno de Maduro, le ha hecho un favor a la derecha norteamericana, porque su desastre ha contribuido, como nunca antes, al descrdito y desprestigio de la causa del socialismo y del ejemplo, de Chvez en la regin. Situacin injusta para nuestras ideas y para la trayectoria del Comandante, pero es consecuencia del psimo gobierno de Maduro, no tiene nada que mostrar, ni nada que ofrecer, como esperanza, ni alternativa a los pueblos del mundo.

Ellos saben que Maduro no es Chvez, que ni de lejos representa el peligro estratgico, que el Comandante representaba para el imperialismo norteamericano en la regin y el mundo. Probablemente lo que, si le preocupe e interese al Pentgono, son nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas y nuestro Petrleo.

Maduro lleg a la ONU sin agenda, ni porque tuviese "una avanzada" inusualmente grande, ni porque la Misin de Venezuela en Nueva York este bajo control de "los suyos", pero fracturada en su seno. Se hizo una movilizacin de toda la jerarqua del madurismo vinculada a Cancillera y Casa Militar, con un derroche de recursos, mientras los Diplomticos en Nueva York, y el resto de las Misiones y Embajadas llevan cinco meses sin cobrar su sueldo. Es la tica de este gobierno.

El segmento de alto nivel de las Naciones Unidas, es la oportunidad poltica, por excelencia, para los encuentros bilaterales entre los Jefes de Estado, para el debate de los problemas del mundo, para proyectar al pas y hacer propuestas que interesen al resto mundo. Pero tambin es la oportunidad donde se puede tomar el pulso a la percepcin que existe del pas, a los resultados del trabajo diplomtico en el seno de la ONU y de la poltica exterior.

Pues el resultado ha sido un rotundo fracaso. El discurso de Maduro fue ante una Asamblea General con escasa presencia de Diplomticos, una intervencin de un presidente que no genera inters, no emociona. l fue a exponer "su" verdad, a hablar de un "dron" que a nadie le interesa y a pedir que el FBI, algo inslito y sin precedentes, fuera a Venezuela a investigar este "atentado", como si furamos un pas tutelado por fuerzas extranjeras. No habl de la verdad de todo un pas.

Hizo un discurso, de s mismo, no se refiri a nuestra situacin, ni busc apoyo para enfrentarla. A pesar de que la Constitucin lo faculta para ejercer las relaciones internacionales de la Repblica, para que cumpla un inters general, nos represente a todos. Se trataba de cumplir un deber, a favor del pas, del pueblo. N slo de ir para s mismo.

En este segmento de alto nivel del 73 perodo de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, la mayora de los presidentes y Jefes de Estado de la Regin, se han pronunciado contra el pas. Han sido muy pocos los apoyos o expresiones de solidaridad.

El presidente norteamericano, sigue amenazando con una intervencin militar en nuestro pas, porque, a diferencia de sus otros enemigos, como Corea del Norte, Irn, Siria o Cuba, Venezuela luce debilitada y vulnerable por una errtica e incoherente conduccin del pas. Debemos estar atentos y prestos a defender la patria, porque la irresponsabilidad e incapacidad del gobierno puede estimular una agresin contra la misma.

En su discurso, Maduro minimiza el desastre que l mismo, ha provocado, de la salida del pas de ms de dos millones, dos millones trescientos mil venezolanos segn los reportes de la propia ONU, prefigurando una delicada y sin precedente situacin de refugiados y emigrantes venezolanos. Maduro dice que esta situacin no existe, pero el Secretario General Guterres, nombra un enviado especial de la ONU para hacerle seguimiento al tema.

No mencion Maduro nada de las operaciones ilegales de la "Exxon Mobil" en aguas territoriales del Esequibo, en reclamacin con Guyana. No dijo Maduro nada en apoyo a nuestra Fuerza Armada Bolivariana, de la cual, Mr. Trump hizo burlas en referencia a la reaccin, inexplicable, de la parada del componente de la Guardia Nacional Bolivariana durante los eventos del pasado 4 de agosto.

No habl con humildad, no tuvo vuelo, ni altura estratgica. Utiliz esa tribuna, la misma donde se han dado discursos vibrantes e inolvidables de jefes de Estado, para victimizarse, mentir y evadir la realidad del pas. No hubo iniciativa poltica, ideas, propuestas.

Por otra parte, Maduro no realiz mas de tres bilaterales con otros Jefes de Estado, no tuvo actividad poltica en el seno de la ONU, no tuvo actividad comunicacional, no particip en ninguno de los eventos, que son muchos, donde los Jefes de Estado debaten, fijan posiciones. No mencion nada de los temas del debate, las preocupaciones del mundo con respecto al aislacionismo, la suerte del multilateralismo, los Objetivos del Desarrollo, el colonialismo, Palestina, nada.

No se llev a cabo ninguna iniciativa del Movimiento de Pases No Alineados, el cual nuestro pas preside casi que, para extinguirlo, con una gestin fra y burocrtica que ha provocado que el Movimiento est paralizado, sin iniciativas ni peso poltico efectivo. No hubo ningn tipo de actividad propia de Venezuela. Maduro se fue a Harlem a un evento organizado por Cuba para el presidente de aquellos.

Al da siguiente de su discurso, en Ginebra, el Consejo de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, aprueba una resolucin se condena a Venezuela por violacin de los Derechos Humanos. Con abstenciones de pases que han sido tradicionales aliados del pas: Catar, Arabia Saudita, Angola, Surfrica, entre otros, se aprueba este instrumento que reviste un serio peligro para nosotros, porque es la antesala a una accin en el seno de la Asamblea General de la ONU en Nueva York y de all, en una operacin de pinzas, puede llegar a convertir los asuntos internos de nuestro pas en tema del Consejo de Seguridad.

Cmo llegamos a este punto? Estas decisiones y posturas en el seno de la ONU, son reflejo de una poltica exterior, marcada por la irresponsabilidad e inconsistencia. Una poltica exterior que ha pasado varios aos insultando a otros Jefes de Estado, cancilleres y embajadores por tuiter o en intervenciones estridentes e irrespetuosas en organismos multilaterales. Es muy peligroso cuando un pas resulta estar aislado en su propia regin. Una poltica exterior incoherente, donde se abandonan causas y posturas tradicionales de nuestra Revolucin como la lucha contra el Colonialismo, o el apoyo a la Causa Palestina. No tenemos nada que mostrar al mundo.

Desde que acept representar a nuestro pas como Embajador ante las Naciones Unidas, a partir del 05 de enero de 2015, me concentr en el trabajo poltico y diplomtico, para blindar a nuestro pas y neutralizar cualquier decisin poltica que pretendiera vulnerar nuestra soberana.

Desde el Consejo de Seguridad de la ONU, mantuve las posiciones de principios, sin hacer concesiones de ningn tipo, que marcaron la poltica exterior del Comandante Chvez. Extendimos nuestra solidaridad a los pases africanos y del norte de frica, rabes, azotados por los conflictos blicos, el intervencionismo, la pobreza y la desestabilizacin. Estrechamos las relaciones con nuestros aliados estratgicos y grupos de pases en desarrollo.

Presidimos durante dos aos consecutivos, a pesar de no tener el apoyo de Caracas, el Comit de Descolonizacin, donde se lleva la causa Saharaui, Puerto Rico, Las Malvinas y otros 17 casos de territorios bajo ocupacin Colonial.

Por iniciativa propia, nos propusimos para ocupar la Vicepresidencia de la Primera Comisin de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y la obtuvimos. Igualmente, postulamos nuestra candidatura a la presidencia de la Cuarta Comisin de la Asamblea General de las Naciones Unidas, tambin sin apoyo de Caracas, pero con el apoyo de nuestra regin, en el "Grulac", fuimos a votacin en el seno de la Asamblea a solicitud de la embajadora norteamericana y les dimos una paliza, slo votaron en contra: Estados Unidos, Israel y Marruecos. Fue una victoria en toda la lnea, que era un termmetro del apoyo que habamos logrado para el pas en casi tres aos de intenso trabajo poltico en el seno de la ONU.

A pesar que desde Caracas se nos negaban todos los recursos y apoyo poltico, tenamos una importante presencia y una estrategia de alianzas que nos hicieron imbatibles en todas las iniciativas y candidaturas en el seno de la Organizacin. Nuestro pas, sus logros y avances, los tuvimos siempre presentes en el ambiente diplomtico del organismo.

Cuando nos correspondi asumir la presidencia del Movimiento de Pases No Alineados, Maduro no quiso que lo manejramos desde la Misin de la ONU en Nueva York. Se llevaba de forma area desde Caracas. Perdimos una tremenda herramienta poltica, por las fijaciones personales de Maduro.

Cuando finalmente renuncio a mi posicin como Embajador Representante del pas ante la ONU, el 04 de diciembre de 2017, el madurismo entr "a saco roto" en la Misin de Venezuela en Nueva York. Movieron, maltrataron al personal, fracturaron el equipo de trabajo y comenzaron a pactar en el seno del Organismo. Se retiraron de la presidencia del Comit de Descolonizacin, disminuyeron al mnimo su posicin en el Comit de Palestina, abandonaron la Presidencia de la Cuarta Comisin de la Asamblea General, ya que la regin no quiso apoyar al nuevo embajador, abandonaron la Vicepresidencia de la primera comisin. Venezuela desapareci de la actividad y dej de tener presencia poltica. Es lo que yo llamo la "poltica de la Guacamaya" en referencia a un smbolo, previo a nuestra gestin, que estuvo en los eventos de la Misin cuando se desarrollaba all la poltica de "no hacer, no decir, no moverse". La Guacamaya volvi a la Misin.

Mientras la visita de Maduro a la ONU, pasa sin pena ni gloria, de fracaso en fracaso, mientras siguen "EnTrumpados" en sus contradicciones. Agitan los aires de guerra con Colombia. Es muy peligrosa la manera cmo el gobierno se est moviendo en la frontera con Colombia. Se est creando un ambiente que puede dar origen a un enfrentamiento que escale a una situacin insospechada. Se agita el trapo de la guerra, para ocultar el fracaso y la falta de apoyo popular e internacional del gobierno de Maduro. Son capaces de utilizar sangre venezolana y colombiana, hijos de Bolvar, para distraer la terrible crisis a la que han llevado al pas.

Al mismo tiempo, intentan ocultar y distraer la entrega de nuestros recursos naturales: el oro, petrleo y gas, la privatizacin de PDVSA, entregando a sus empresas relacionadas y amigas, actividades primarias reservadas por la Constitucin al Estado, a travs de PDVSA; la venta por partes de PDVSA, ellos lo deciden, le colocan un precio que nadie conoce, ni discute; siguen guardando silencio ante los avances de la "Exxon Mobil" en el Mar Territorial del Esequibo, sigue el paquetazo de Maduro erosionando y castigando a nuestro pueblo; sigue la improvisacin y debilitamiento del pas.

Lo vuelvo a decir, y espero que nadie se moleste con la verdad, la Asamblea Nacional Constituyente no dice y no hace nada frente a esta situacin. Entonces, Cul se supone que es su papel?, si no van a controlar al Ejecutivo o ejercer el poder originario, entonces devulvanle las competencias a la Asamblea Nacional!

Nuestro pas necesita una opcin progresista, patriota, revolucionaria, Bolivariana, verdaderamente chavista, ante el Madurismo y la extrema derecha injerencista. Nuestro Pueblo y las Fuerzas Armadas Bolivarianas deben estar prestos para rechazar cualquier injerencia o intervencin extranjera, as como, rechazar e impedir cualquier aventura guerrerista del madurismo. Si nuestro Ejrcito sale de sus cuarteles, ser solo para restablecer nuestra soberana y proteger nuestras conquistas sociales. Es el Ejrcito Libertador, no agresor. Hay que recordar lo que siempre dijo el Comandante, acerca del papel y doctrina de nuestras Fuerzas Armadas Bolivarianas. Con Chvez siempre Venceremos!

* Rafael Ramrez Carreo es ex-embajador de la Repblica Bolivariana de Venezuela ante la ONU. Ex-ministro de Energa y Minas y expresidente de empresa pblica Petrleos de Venezuela, S.A. (PDVSA) hasta el ao 2014.

Fuente: https://www.aporrea.org/venezuelaexterior/a269939.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter