Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2018

Olmedo, poeta y revolucionario

Rodolfo Bueno
Rebelin


A ningn compatriota le debe tanto el pas como al poeta, abogado y poltico, don Jos Joaqun de Olmedo; toda nuestra independencia est imbuida de sus ideas libertarias. En las Cortes de Cdiz, cuando Ecuador era todava colonia de Espaa, se destac por pronunciar un discurso en el que exiga la abolicin de las mitas y tambin expuso los fundamentos ideolgicos de octubre de 1820 y marzo de 1845, que desde entonces han alimentado el anhelo de libertad de los ecuatorianos.

Para Olmedo, las leyes sabias deben no slo proponer el benfico fin que buscan sino que son sabias si hacen felices a los pueblos. He ah la gran diferencia con las propuestas actuales de los llamados pases desarrollados; he ah lo moderno de su pensamiento: la felicidad del ser humano debe estar por sobre todo. Luego estampar estas ideas en el Acta de Independencia y en el Reglamento Provisorio de Gobierno de la Provincia Libre de Guayaquil.
Las leyes del Ecuador fueron iluminadas desde las tempranas horas de su existencia por las ideas de Olmedo, que tambin le guiaron en su actividad poltica. En la Proclama a la Nacin, suscrita por el Triunvirato que sustituy a Flores luego de la Revolucin Marcista de Guayaquil, y del que Olmedo fuera su presidente, defendi los derechos del hombre, no los tan cacareados por el imperio del mal, que slo benefician a sus intereses, sino los que conducen a la autntica libertad; fue tambin el primer y nico Presidente de la Provincia Libre de Guayaquil.

Para don Aurelio Espinosa Plit, Olmedo no slo es prcer del Ecuador sino que tambin es el Hombre de Amrica, porque adems de ser el primer funcionario pblico que legtimamente gobern un jirn del territorio nacional independizado en el que durante cinco lustros ocup importantes cargos oficiales, nunca por l apetecidos y desempeados siempre con el mximo desinters y la mxima pulcritud, es tambin la voz de una Amrica que lanza el grito libertador, la enftica proclama de una fase divisoria en el destino de las naciones independientes, dueas en adelante de su autonoma soberana y de su porvenir. Hermoso sueo frustrado, posteriormente, por las garras imperiales.

Olmedo, Jos de Antepara y Jos de Villamil regresaron a Guayaquil en 1814 y juntos trabajaron con ahnco en propalar las ideas libertarias y en postular las leyes que regirn a una repblica independiente, democrtica y soberana, tarea nada fcil si se considera la poca en que vivan, luego de que los prceres del 10 de Agosto de 1809 haban sido ejecutados para impedir la independencia. Ese grito de libertad no fue apagado por el martirologio sino que, por el contrario, le dio aliento y ahora se propagaba no slo entre nosotros sino que se haba enraizado en todos los mbitos de la gran Patria Latinoamericana.

Mientras tanto, Simn Bolvar avanzaba desde Venezuela y Colombia al mismo tiempo que, despus de independizar Chile, San Martn mantena el bloqueo sobre el Callao; Guayaquil se converta as en un punto estratgico.

A fines de septiembre de 1820 arribaron a Guayaquil Miguel de Letamendi, Luis Urdaneta y Len de Febres Cordero. Procedan de Lima, donde haban sido retirados del famoso batalln Numancia por haber manifestado simpata por la independencia y por sus expresiones de rebelda, e iban en direccin a Caracas. Jos de Antepara, amigo de Miranda, que con otros guayaquileos pregonaban el ideal libertario, no dud en invitarlos a que participasen en la revolucin que estaban fraguando.

Jos de Villamil con Ana Garaycoa, su esposa, organizaron en su casa, situada en el malecn del puerto, una velada social en honor a Isabelita Morls, hija del Ministro de las Cajas Reales, don Pedro Morls. Ese da, domingo 1 de octubre de 1820, Villamil lo crey propicio para adems organizar una reunin conspirativa, por lo que pidi a Jos de Antepara que tambin invitara a los que estuvieran dispuestos a unirse a la revolucin.

Asistieron a la recepcin todos los patriotas guayaquileos, los jefes del batalln de Granaderos y los oficiales venezolanos. En medio de la jarana, bajo el son de cuanta msica de moda sonara y lejos del consabido bullicio, don Jos de Antepara se reuni con los dems rebeldes. Al acercarse la medianoche y luego de acordar que la revolucin estallara en las primeras horas del 9 de octubre, los patriotas juraron ofrendar su vida, de ser necesario, a cambio de conquistar la libertad. Don Jos de Antepara llam a ese juramento La fragua de Vulcano, le puso este nombre en honor al hijo de Jpiter y Juno, cuyas manos forjaron las invencibles armas de Aquiles, y ninguna obra mereca perdurar tanto como la libertad de la Patria, cuyo destino qued sellado para siempre al asumir los patriotas el compromiso de vencer o morir.

Len de Febres Cordero hizo caer en cuenta a los presentes que el tiempo apremiaba, dijo que no sera meritorio unirse a la causa de la independencia luego de que despus de mil sacrificios Bolvar y San Martn la lograsen, que ese rol sera indigno de ellos. Pero que, en cambio, del triunfo de la revolucin en esta importante provincia iba a depender el xito de ambos generales, a causa del efecto moral que esto iba a producir, aunque no produjera nada ms: El ejrcito de Chile conocer que no viene a un pas enemigo y que en caso de algn contraste tiene un puerto a sotavento que se puede convertir en un Gibraltar. El General Bolvar nos mandar soldados acostumbrados a vencer y desde aqu le abriremos las puertas de Pasto que le sern muy difcil de abrir atacando por el norte. Jos de Villamil recuerda esas palabras en su Resea de los acontecimientos polticos y militares de la provincia de Guayaquil.

En la madrugada del 9 de octubre de 1820, y bajo la consigna de Viva la Patria, ocultndose debajo de los portales de Guayaquil, protegidos nicamente por la penumbra que el tempranero sol pronto despejara, los patriotas partieron a tomar el Cuartel de Granaderos y cumplir as su histrica misin; previamente haban distribuido tareas y responsabilidades a desempear.

Que nuestros antepasados eran de armas tomar no lo discute nadie y lo demuestran Len de Febres Cordero y el Capitn Njera, que con unos cuantos soldados del Batalln de Granaderos tomaron el cuartel de Artillera, apresaron al oficial mayor y despus arengaron con tal entusiasmo a la tropa que esta se uni a la causa de los patriotas. Por su parte, Francisco Lavayen acompaado de unos pocos rebeldes se apoderaron de la batera Las Cruces, luego asaltaron el Cuartel Daule; Joaqun Magallar, su comandante, entreg la vida intentando impedir el triunfo de la revolucin. A buena hora no hubo ms bajas de lamentar.

A eso del medio da del 9 de octubre, Olmedo asumi el cargo de Gobernador Civil de la Plaza; Villamil y Febres Cordero tuvieron que insistir largamente para que este ilustre hombre aceptara el puesto. Comparen con lo que pasa hoy en da y vern la diferencia. El bando que anunci la libertad fue aprobado por la votacin de todo el pueblo y en esa eleccin particip toda la tropa. En ese entonces s eran demcratas.

Luego, el Cabildo redact el Acta de la Independencia de Guayaquil y estamp su firma en la misma. Cuando se hacan las cosas, las hacan con todo rigor. En dicha Acta se lee: En la ciudad de Santiago de Guayaquil, a los nueve das del mes de octubre de mil ochocientos veinte y aos, y primero de su independencia. La palabra independencia era una primicia en la historia patria.

Despus, el Cabildo nombr a Olmedo Jefe Poltico de Guayaquil, quien convoc a un Cabildo Abierto que escogi y ratific a las autoridades siempre y cuando jurasen lealtad y apoyasen la independencia, luego acordaron propalar estas nuevas a Quito y Cuenca, exhortndolas para que se unieran a este movimiento. Tambin nombr Jefe Militar al comandante Gregorio Escobedo; cre la Junta de Guerra, presidida por Luis Urdaneta; comision a Villamil y Letamendi para que viajaran a Lima e informaran a San Martn, y a Lavayen para que informara a Bolvar. Convencidos de que Bolvar no podra cruzar Pasto y que el podero espaol impedira el avance de San Martn desde el sur, les daban la buena nueva: Guayaquil era libre del dominio espaol y se una a la lucha por la independencia. Solidaridad absoluta, algo necesario en la actualidad, slo que a nivel continental y mundial.

Las transformaciones producidas en Amrica Latina, antes del 9 de octubre de 1820, haban sido profundas y la lucha por la libertad triunfaba por todo el continente: Las batallas de Carabobo y Boyac haban independizado a Venezuela y Colombia; Argentina y Chile ya eran libres; San Martn se aprestaba a liberar Lima; Chile haba acabado con la supremaca naval de Espaa en el Pacfico, y el ideal independentista haba echado races en la opinin de la gente. Algo muy diferente a lo que haba acontecido luego del primer grito de independencia dado en Quito el 10 de Agosto de 1809, cuando el dominio de Espaa era todava slido, pese al xito inicial y al respaldo popular a ese levantamiento.

Luego del triunfo de la Revolucin del 9 Octubre de 1820, cuyo ejemplo amenazaba con propagarse por todos los rincones del suelo patrio, hubo en Guayaquil tres ideales polticos: Los que propugnaban la anexin a Colombia, los que preferan la anexin al Per y los que luchaban por ser un Estado Soberano, o sea, la Provincia Libre e Independiente de Guayaquil.

Todos ellos comprendieron que la independencia no podra consolidarse mientras Quito y el resto de pas no fuesen libre, por lo que, adems de solicitar ayuda a San Martn y Bolvar, crearon la Divisin Protectora de Quito, comandada por Luis Urdaneta y Len de Febres Cordero, que de inmediato parti a independizar lo que sera la futura capital del Ecuador y dems regiones de la Patria. Lastimosamente, por no estar pertrechados para soportar el fro de la serrana ecuatoriana y pese a que durante la marcha lograron importantes victorias, fueron derrotados en los campos de Huachi y debieron retornar a Guayaquil. Bolvar, a solicitud de Olmedo, envi, para que afianzase la independencia de la naciente nacin, al general Antonio Jos de Sucre, su mano derecha; vino acompaado de cientos de soldados.

A Bolvar y San Martn se les hizo patente que sin aunar esfuerzos se dificultara la causa independentista, por lo que acordaron reunirse en Guayaquil, donde decidiran la suerte de los territorios liberados. Hubo la propuesta de que la incorporacin de Guayaquil a Colombia se realizara mediante plebiscito. Bolivar, por no estar seguro de cmo votaran los guayaquileos y puesto que requera de este importante puerto para plasmar su gran proyecto, asumi todos los poderes, tanto polticos como militares, e impuso al Gobierno Provisional Guayaquileo que la Provincia Libre de Guayaquil perteneciera a Colombia.

Ante la imposibilidad de que Guayaquil fuera un Estado independiente o formara parte de la Repblica del Per, Olmedo, quien se opona a que su ciudad quedara bajo la frula de Colombia, rechaz esta resolucin y se auto exili en Lima. Fue el nico prcer que le dijo NO al Libertador, lo que no fue un bice para que le dedicara la mejor oda a la independencia de Amrica: La Victoria de Junn, Canto a Bolvar.

Posteriormente, Sucre organiz a los guayaquileos para que participasen en la lucha por la liberacin de Quito. El 24 de mayo de 1822 se dio en las faldas del volcn Pichincha la gran batalla que sell nuestra Primera Independencia. Conquistar la Segunda va a ser mucho ms difcil.

Por otra parte, el General San Martn convoc al Primer Congreso Constituyente del Per, que se instal como Poder Legislativo el 20 de septiembre de 1822. Este organismo en su primera reunin le ofreci poderes dictatoriales, ofrecimiento que l rehus; sus altos ideales estaban en contradiccin con dicha idea. Acept, aunque a regaadientes, el ttulo honorfico de Fundador de la Libertad del Per y Generalsimo de las Armas, que el Congreso del Per tambin le ofreci. Haba tomado ya la frrea decisin de retirarse.
As fueron nuestros prceres, aprendamos los ideales de ellos.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter