Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2018

El proyecto de constitucin: un anlisis sobre el prembulo y el lugar del pueblo

Wilkie Delgado Correa
Rebelin


Ese pueblo somos nosotros hoy. El pueblo, la revolucin y la vida de cada uno de nosotros son inseparables.
FIDEL


Cubanos y cubanas de todas las edades en todas partes analizan y discuten el proyecto de Constitucin del pas como si estuvieran guiados por estas ideas cardinales de Mart: El primer deber de un hombre es pensar por s mismo y Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. A contrapelo de la inveterada campaa de sus enemigos histricos sobre la existencia de una sociedad amordazada, el pueblo cumple, presidido por la honradez, con el ejercicio democrtico de convertirse en presencia y voz de una constituyente sui gneris para sellar con sus opiniones el proyecto aprobado por la Asamblea Nacional, para despus confiar que esta recoja sus propuestas y alertas y cumpla su funcin constituyente de darle forma definitiva al proyecto, y luego la retorne enriquecida y perfeccionada para darle finalmente su vigencia mediante el voto universal, directo y secreto en el referendo que convocar oportunamente.

Como sealara el compaero Ral, ello implicar un esfuerzo colosal de meses y das para conciliar el extenso espectro de propuestas y consideraciones, en que seguramente las propias matrices, pticas y metodologas de discusin y anlisis en el seno de la Comisin encargada del texto inicial, as como en el seno de las Comisiones y en las Sesiones plenas de la Asamblea Nacional, debern sufrir cambios o adaptaciones, que permitan mejorar lo que fuera visto en las sesiones iniciales a la hora de abordar los criterios individuales de los diputados.

Basado en el anlisis de la lectura del Proyecto de la Constitucin, sugiero se consideren algunos aspectos contenidos en el mismo.

Sobre el estilo de la redaccin del texto definitivo, deba valorarse el principio de la equidad de gnero, gstenos o no, que es un enfoque vanguardia a nivel internacional, y que ya tuvo su expresin en la Constitucin Bolivariana de Venezuela, para no tener que esperar que otra generacin haga lo que podemos hacer hoy como revolucin primera en Amrica Latina y ejemplo a nivel mundial. Adems, realizar una acuciosa revisin de la redaccin, pues es posible detectar fallos y hasta contradicciones.

En relacin con el PREMBULO pienso que deben revaluarse algunos enfoques de la actual Constitucin que han sido omitidos, y recomiendo los aadidos en los prrafos siguientes:

5. por los aborgenes que se resistieron a la sumisin, (AADIR) simbolizados por el cacique Hatuey, primer rebelde de Cuba y Amrica.

Esto se fundamenta en que si el Padre Las Casas en su Historia de las Indias fue justo y preclaro en rescatar del anonimato e inmortalizar su figura, que fue, adems, el primer rebelde de Amrica frente a los conquistadores y dej un ejemplo para todos los tiempos de no aceptar el arrepentimiento frente a los enemigos an a costa de la muerte fsica y espiritual, nosotros deberamos incluirlo, pues su ejemplo es el repunte ms alto de nuestra historia conocida como pueblo.

8. por los patriotas que en 1868 iniciaron las guerras de independencia contra el colonialismo espaol, (AADIR) fundando la Repblica de Cuba en Armas.

Se fundamenta en el resalte del hecho cardinal que fue la fundacin de la Repblica de Cuba y la redaccin de su primera constitucin como Estado.

15. por el ideario y el ejemplo (AADIR) de CSPEDES, Mart y Fidel, y las ideas poltico sociales de Marx, Engels y Lenin.

Esta adicin es justa en un ao en que se conmemora el 150 aniversario del inicio de las luchas independentistas y, por tanto, segn dijera Fidel, de una sola Revolucin Cubana. Merece estar el nombre de Cspedes, porque fue el iniciador de la Revolucin, porque fue el presidente de la primera Asamblea Constituyente y fundador de la Republica de Cuba en Armas, porque fue su primer presidente, porque sacrific sus bienes y parte de la familia, y luch desde su cargo y fuera del mismo hasta morir en combate contra el enemigo espaol. Porque por algo es reconocido como el Padre de la Patria, y sus ideas son de las ms esclarecidas del pensamiento cubano de la poca. Acaso no debe acompaar su nombre, tambin con sus ideas y ejemplo, a los nombres de Mart y Fidel, que son los tres grandes de Cuba, y son venerados juntos en el Cementerio de Santa Ifigenia, as como Marx, Engels y Lenin lo son de las ideas comunistas?

17. (AL FINAL DEL PARRAF CUYAS LINEAS DICE): realiz las transformaciones democrticas e inici la construccin del socialismo, (AADIR) y contina con el ideal de formacin y construccin comunista de la sociedad.

En relacin al lugar que debe ocupar EL PUEBLO en el articulado del CAPTULO I, debe tenerse en cuenta que el sujeto protagnico del Estado denominado Repblica de Cuba es el pueblo cubano, tal como se reconoce en el Prembulo histrico y doctrinario y todo lo dems que se deriva de su existencia, historia, cultura, trabajo, lucha, creacin y sueos.

Por tanto, recomiendo que se valore dar la preeminencia AL SUJETO PUEBLO, pasndolo del 10mo artculo al 3ro, su debido lugar, tal como lo establece la Constitucin vigente, y que quede as:

ARTICULO 3ro: - En la Repblica de Cuba la soberana reside intransferiblemente en el pueblo, del cual dimana todo el poder del Estado. Ese poder es ejercido directamente o por medio de las Asambleas del Poder Popular y dems rganos del Estado que de ellas se derivan, en la forma y segn las normas fijadas por la Constitucin y las leyes.

A este enunciado, podra agregarse los contenidos que el actual Proyecto incluye en el artculo 3ro, como complemento de la definicin anterior.

Esta propuesta se fundamenta, adems de las consideraciones anteriores, en hechos fundamentales, ya que es el PUEBLO quien constituye el Estado cubano y es el pueblo quien elige a los rganos del poder popular representativos en todos los niveles territoriales. Es el pueblo quien ahora se ha convertido en una gigantesca asamblea constituyente para darle forma definitiva a la Constitucin, y que ser la Asamblea Nacional, electa por l, quien debe perfeccionar el Proyecto, y ser el pueblo quien la apruebe finalmente para hacerla suya. Adems, hay que recordar el papel que Fidel siempre confiri al pueblo en todas las pocas y circunstancias. Su fe en el pueblo desde el Moncada estuvo presidiendo su actuacin, la creacin social y poltica-ideolgica, las estrategias y luchas contra los enemigos de la Revolucin. Hasta la defensa suprema de la nacin frente a una invasin extranjera la concibi estratgicamente como una guerra de todo el pueblo.

Para meditar en torno a este asunto, quizs basten estas ideas de Fidel: No hay pueblo que pueda ser derrotado, no importa qu poderoso sea el enemigo ni cuanta tecnologa ni cuantos inventos tenga, porque lo que no se ha inventado nunca, ni se inventar, es la forma de dominar a un pueblo rebelde, a un pueblo decidido a luchar y a morir por los valores que considere ms sagrados. Ese pueblo somos nosotros hoy. El pueblo, la revolucin y la vida de cada uno de nosotros son inseparables.

La fuerza .La fuerza del pueblo est en su unin; la fuerza del pueblo est en su mayora; esa mayora que... decide hoy sus destinos y que decide de acuerdo con sus propios intereses, siguiendo su propio camino.

Considerando que han sido creacin del pueblo en Revolucin la fundacin del Partido, de la UJC, de las organizaciones de masas y sociales (formas legales de la sociedad civil) y tambin la existencia de las instituciones religiosas, deberan aparecer como est estatuido en la Constitucin vigente, que pienso tiene un orden ms lgico que el que plantea el Proyecto; o sea, artculo 5 para el Partido, el artculo 6 para la UJC, el 7 (en el Proyecto est en el 14) para las organizaciones de masas y sociales, y el 8 (en el Proyecto en el 15) para las instituciones religiosas. Todas ellas son el todo representativo del pueblo y de la sociedad cubana.

El hecho de que el Estado cubano sea de carcter socialista confiere importancia vital al hecho de que el Partido sea reconocido en el texto constitucional, aunque pudiera resaltarse al inicio que la Revolucin Cubana es la obra ms acabada y trascendente de nuestro pueblo a lo largo de sus duras batallas por la autodeterminacin, libertad y justicia, y el Partido Comunista de Cuba, alza toda la historia gloriosa de nuestro pueblo y la proyecta hacia el futuro.

Por su propio nombre y fines y el de la UJC, y muchas razones heredadas de la construccin socialista en nuestra Patria, deba incluir entre sus fines, al final del prrafo, el avance hacia la sociedad comunista, como lo recoge la actual Constitucin, aunque no podamos barruntar en qu periodo histrico y circunstancias eso sea posible.

Lo enunciado en el primer prrafo del artculo, tal vez sea conveniente analizar su redaccin a la luz de las ideas planteadas por Fidel, y que aparecen en la primera hoja del carn que portan los militantes del Partido. Estas son: De la unin y de la idea, de la unidad y de la doctrina, en el crisol de un proceso revolucionario se ha forjado este Partido. Y por esas dos cosas tendremos que velar siempre: por la unidad y por la doctrina, porque son nuestros pilares fundamentales. Por el imperio del mrito en el seno del Partido, de las virtudes revolucionarias, de la sencillez y de la modestia, por la vinculacin con las masas, de la cual jams podr separarse nuestro Partido, porque eso es lo que le da razn de ser y eso es lo que le da su prestigio, su autoridad y su fuerza. Nunca por encima de las masas, siempre con las masas y siempre en el corazn del pueblo! Que nuestra autoridad no emane de ser el Partido de la Revolucin o de la autoridad que nos da el Partido por s mismo, sino que nuestra autoridad emane siempre de la idea, del concepto que el pueblo tenga de los militantes y de los cuadros del Partido.

De la lectura del Proyecto se infiere que se trata de un texto que recoge una visin integral para actualizar aspectos de nuestra realidad y configurar un futuro largo previsible. Su contenido seguramente se enriquecer con las opiniones francas de todos los sectores de nuestro pueblo, cuya cultura del debate se profundizar y alcanzar una dimensin superior. Lo ms importante es que la Revolucin salga fortalecida en lo que respecta a su unidad y sus proyecciones sociales transformadoras, y se garantice su futuro.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter