Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2018

El discurso del presidente Duque en la ONU, y Venezuela

Alberto Pinzn Snchez
Rebelin


El presidente formal de Colombia Duque, en su corta intervencin este 27 de septiembre pasado en la asamblea general de la ONU, demostr claramente al mundo su condicin de mueco de ventriloquia: De dummie que mueve su mandbula acompasadamente para simular la voz de quien est detrs pensando y hablando con voz salida desde el vientre (ventri-loquia) Esta vez, no fue la voz de Uribe Vlez la que le dio la voz, sino el presidente de los EEUU, Trump.

Hay varios anlisis de lo dicho por l, unos ms serios que otros, sobre su endeble alusin y su escasa argumentacin sobre CMO pretende superar la tremenda crisis econmica y fiscal por la que atraviesa la economa colombiana frente a los retos globales y que pretende resolver con las recetas ultra neoliberales de Carrasquilla, el controvertido negociante con el tesoro publico impuesto por el FMI como ministro de economa de Colombia.

, sobre la prolongada crisis energtica y petrolera y el aumento internacional de los precios del petrleo y de la gasolina incluida la gasolina venezolana de contrabando.

, la sistematicidad en la violacin en Colombia de los Derechos Humanos (que ya son globales) con el fusilamiento de ms de 400 lderes sociales, cvicos, exguerrilleros y defensores de ellos.

Qu dijo el glamuroso dummie sobre la falta de credibilidad internacional y deslegitimacin de la justicia colombiana, sobre la profunda crisis interna por la que atraviesa actualmente el pas y sus repercusiones tan complejas en la esfera poltica; incluidos los enjuagues de los Panam Papers denunciados en Espaa sobre el Fiscal Vargasllerista Martnez? Legitimidad de la justicia que es uno de los parmetros ms importantes para calificar un Estado como Fallido. Nada.

Se limit a dar vueltas y ampliar en detalle los tres temas escritos en las oficinas de Trump para que el dummie los mascullara:

1- No habr post conflicto con las Farc sino proceso DDR (Desarme, Desmovilizacin y Reinsercin comprada) segn fue concebido en los aos 70 durante el gobierno Turbay. No hay dinero para el post conflicto, y la legalidad surgida debe ser perfeccionada. Proceso DDR que se aplicar en el futuro para cualquier otro proceso de paz que resulte.

2- Reforzamiento del compromiso del Estado y el gobierno colombiano con la poltica de Washington para avanzar en la llamada War on Drugs (guerra contra las drogas). Guerra qumica, militar y legal en todas sus letras.

3- Vinculacin estrecha con la poltica del Departamento de Estado y la diplomacia estadounidense, para conformar la Coalicin Global contra Venezuela que est en marcha, y a la cual parece se ha sumado el presidente francs Macrn pidiendo intervencin de la Corte Penal Internacional, corte a la que Trump ha quitado su apoyo y ha rechazado.

Panorama complejo que acaba de ser confirmado por el diplomtico e intelectual ex comunista mejicano Jorge Castaneda (sin ) bastante conocido por sus libros sobre el CHE Guevara y sobre lo que llam la Utopa desarmada y de quien Fidel Castro dijera alguna vez que era un agente de la CIA; en un reciente artculo publicado en el diario colombiano El Espectador el 27 de septiembre 2018 titulado Derrocar o no derrocar a Maduro, donde afirma con el cinismo carbonario del converso que ha cambiado de bando y a quien se le debe dar todo crdito; que solo despus de que EEUU haya sancionado la compra de petrleo crudo venezolano que se refina en el golfo de Mjico y esto no haya dado resultado, se deber dar el respaldo al golpe de Estado contra Maduro.

Veamos sus propias palabras:

..As que, podemos preguntarnos: cundo se hace necesario y deseable el respaldo latinoamericano abierto o encubierto a un golpe de Estado?

No hasta que se hayan agotado todas las dems opciones, en cualquier circunstancia. Todava no se ha explorado una alternativa . Ms del 90 por ciento de la moneda dura y las ganancias gubernamentales proceden de las exportaciones petroleras, que estn disminuyendo y estn comprometidas, ya que pueden ser parte de ventas anticipadas a China. La mayora de estas exportaciones todava se destinan a la costa del golfo de Estados Unidos, donde las refineras propiedad de la compaa petrolera nacional, PDVSA, se encuentran entre las pocas en el mundo que pueden procesar su crudo pesado. Aunque en los ltimos meses Estados Unidos, algunos pases de la Unin Europea y naciones latinoamericanas han golpeado a Venezuela con sanciones inefectivas en su mayora, estas no se han dirigido a las exportaciones de petrleo, aun cuando empresas privadas han demandado a PDVSA por incumplimiento de contratos.

Washington, en especial, ha sido renuente a sancionar el petrleo, a pesar de que sabe que sera la medida ms efectiva para castigar al rgimen venezolano. Solo esta semana, el gobierno estadounidense aplic nuevas sanciones a figuras clave en el squito de Maduro. Pero son las sanciones al petrleo las que obligaran a Caracas a encontrar otros compradores cosa que puede hacer, pero a un alto costo y con mltiples complicaciones. Estas sanciones privaran al rgimen de buena parte de sus ingresos en dlares, tal vez de manera irreparable. Por desgracia, tambin daaran al pueblo venezolano. La pregunta es qu causa ms dao: las sanciones realmente nocivas o perpetuar la pesadilla actual. (ver en https://www.elespectador.com/opinion/derrocar-o-no-derrocar-maduro-columna-814786 )

Mientras tanto y para ganar tiempo, en el occidente venezolano, en la frontera con Colombia, se ha montado al parecer una maniobra de despiste, para realmente caer sobre el verdadero objetivo estratgico en el oriente venezolano, en la franja energtica del Orinoco, posiblemente desde las bases inglesas de la Guyana; segn la hiptesis analizada por el columnista Jos Negrn Valera en el portal Sputnik News as:

Qu pasara si la agresin del lado colombiano no fuese sino una simple distraccin para el verdadero objetivo militar?

Imaginemos que mientras las fuerzas militares y la atencin poltica venezolana desplazan su atencin hacia los ms de 2.000 kilmetros de frontera con Colombia, los aliados militares de Estados Unidos intentan a travs del Delta del Orinoco y la Amazona venezolana controlar el estado Bolvar y con ello las centrales generadoras del 70% de la electricidad del pas.

Sera este un botn de primer orden, pues forzara a una negociacin con el Gobierno venezolano. Adems, de que, en un escenario de pesadilla como este, posiblemente Guyana en alianza con las grandes transnacionales petroleras aprovechara para avanzar ilegalmente sobre el Esequibo.

Una tesis de 'divide y vencers' muy de acuerdo con la propuesta de balcanizacin que desde los ms importantes tanques de pensamiento estadounidenses se ha planteado como la nueva estrategia de control sociopoltico del futuro. Las protestas violentas de los aos 2014 y 2017 en Venezuela fueron un globo de ensayo para probar el xito de tal estrategia. As que ya cuentan con un precedente. (ver en https://mundo.sputniknews.com/firmas/201809281082329577-habra-guerra-en-venezuela/ )

Con lo que volvemos a nuestro punto de partida:

La agudizacin de la contradiccin antagnica objetiva y real, existente entre el proceso revolucionario venezolano y el reforzamiento del fascismo con rostro humano en Colombia, cuya solucin, en ltima instancia, ha quedado oficializada a nivel mundial o global, directamente a la orden y arbitrio de la primera autoridad de los EEUU, el presidente Trump.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter