Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2018

Democracia del siglo XIX

Ricardo Villa Snchez
Rebelin


"La nica democracia que hoy tiene sentido es la que plantea la paz como su valor supremo". Toni Negri


Hace un tiempo le de Toni Negri que es necesario volver a las palabras que significan algo. El concepto de sustitucin constitucional alguna vez lo entend, en los apuntes de las viejas clases de derecho constitucional, que requera de un especial procedimiento de reforma a la carta magna y que en estos casos, se deba acudir al poder constituyente primario, es decir, con legitimacin popular a travs del voto, eligiendo delegados a una Asamblea Nacional Constituyente o de manera directa, por consulta popular, va referndum o plebiscito.

A raz del debut del Estatuto Gobierno - Oposicin y de los efectos de los Acuerdos de Paz, estara el Congreso de la Repblica en una especie de "metamorfosis biopoltica", que ningn futurlogo podra determinar a qu llevar o, a veces, slo comprender cmo se digiere. Con la llegada del nuevo gobierno, se ha presentado una agenda legislativa dispersa, as como est el juego de las mayoras, que es necesario articularla a la discusin del nuevo Plan Nacional de Desarrollo y, sobre todo, sopesarla con la Constitucin de 1991. Sin embargo, en la coyuntura actual, se encuentra debatiendo el pas poltico, una serie de reformas retardatarias que llevan a pensar en la contradiccin de un Estado que con los Acuerdos de Paz, cualquier despistado pensara que transita hacia una segunda modernidad, pero en el que sus principales dirigentes, pareciera, estuvieran pensando el pas de un siglo atrs.

Para la muestra varios botones sin ojales de construccin de confianzas, de dilogos en foros ciudadanos, de debates acadmicos, de sintona con las necesidades ms sentidas de la nacin, sino que de sopetn, como si fuera una bofetada, las ponen sobre la mesa o se estn discutiendo en el seno de la planeacin de escritorio o del pupitrazo limpio.

Se empieza con esta perla, una reforma electoral que permita la unificacin del calendario electoral. Nos la muestran como un ahorro de recursos por austeridad en el gasto, teniendo en cuenta que la olla presupuestal nacional, manifiestan est raspada. Adems, que en su transicin, a pesar de las dificultades tcnicas y econmicas, se podra pensar en ampliar el periodo de los actuales alcaldes y gobernadores, y corporaciones pblicas, para unificarlos en la siguiente eleccin presidencial; hasta el punto que plantearan, vlgame Dios, revivir, la reeleccin, por una vez, de manera inmediata, de los burgomaestres. Pero, no nos dicen, que por ejemplo, con un planchn, en listas cerradas, que parta, para el arrastre, de la figura del candidato presidencial, pasando por las corporaciones pblicas y dems cargos uninominales de eleccin popular, el mismo da y por el mismo canal, en vivo y en directo y en simultnea, podran de tajo sacar del juego a los alternativos, para lograr el premio mayor: un gobierno de castas, unnime y hegemnico.

Otro punto, que an no han dejado masticarlo, sera la unificacin de las altas cortes, que como le en un trino de Ernesto Samper: Los tribunales supremos, concentran el poder omnmodo de la justicia en unos pocos magistrados y son propios de los gobiernos fascistas que de esta manera arrodillan la justicia para ponerla al servicio de sus causas. Tal cual.

Siguen, con ponencias positivas de la cuadratura del crculo del centro, con la propuesta de establecer una segunda vuelta para la eleccin de la Alcalda de Bogot, para que en el futuro la ralea de la izquierda no vuelva a ganar para recuperar para la gente, la joya de la corona. Le ponen el acelerador a la eliminacin de las Listas con Voto Preferente porque, segn ellos, esto ms que abrir la participacin a los excluidos, aument el valor de las campaas electorales de los tradicionales. Asimismo, hablan de que hay departamentos que no tiene representacin en el Senado, por lo que deben volver a la circunscripcin regional para estos congresistas, sin decir que la mayora de los de la oposicin vencen de a puchitos, entre sus electores de opinin. Ruidos de sables de intervencin militar o de apoyo a invasiones extranjeras en pases hermanos; deseos insaciables de centralizacin excesiva el Estado, de reformas tributarias inequitativas que le trasladan la carga a la clase sanduche y se las quitan a los que pueden; de estigmatizacin de la protesta social, de eliminacin de las consultas previas, de ineficacia de las consultas populares, de legalizacin del despojo de tierras, de cortinas de humo, en fin, de concentracin de la riqueza y del poder en unos pocos, bajo la perspectiva fallida de la leche derramada. Si lo alcanzan, sera como decir: vengo del futuro y estamos en una forma de gobierno del Siglo XIX, con tendencia autoritaria y populista, poco transparente, que atenta de manera continua contra la calidad y el ideal de la democracia.

Si se estudia cada propuesta en contextos aislados o circunstancias diferentes, no habra tanta preocupacin. Si se analizan en su conjunto, sera como una amenaza de golpe blando, la tentativa de someter la sustitucin del sistema y del rgimen poltico, a travs de un acto legislativo o de leyes ordinarias, como pretenden hacerlo. Ojo visor, al final de cuentas, en la mira le temen a la posibilidad de una amplia convergencia, (lejana a veces por la divisin y dispersin de las fuerzas alternativas) con vocacin de poder, en las prximas elecciones.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter