Portada :: Mentiras y medios
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2018

Crtica, poder, responsabilidad en los medios de comunicacin

Ricardo Coronel Kautz
Rebelin


En los grandes pases de economa de mercado, y en aquellos que estn bajo su total influencia, los medios de comunicacin masiva comparten con los gobiernos el poder. En los pases ms desarrollados cultural y econmicamente, los gobiernos, a travs de sus sistemas jurdico-legales y un perfecto pacto tcito de mutuo cuido de intereses compartidos, mantienen hoy un razonable, pero frgil y decreciente control de los medios de comunicacin de masas. Este no es el caso en los pases dbiles en que las oligarquas criollas han controlado siempre el gobierno y los medios de comunicacin, que es lo mismo que decir sus dueos y algunos periodistas notables; estos, es decir los medios de comunicacin, son todopoderosos. Son inmunes e impunes, son el primer, no el cuarto poder, como modestamente se auto nominan. Los dueos y los periodistas, ms los notables, pueden escribir en sus peridicos, decir en sus radios y proyectar en sus pantallas de televisin lo que les da la gana. Los medios masivos de comunicacin, sus propietarios y algunos de sus periodistas son los dueos absolutos y nicos de la libertad de prensa y expresin.

En otras palabras, pueden, a veces desde trincheras annimas, desvirtuar, tergiversar, silenciar, distorsionar, manipular y fabricar la historia; titular con violencia, titular negativamente, cargar los titulares; pueden mentir, acusar infundadamente, condenar a priori, desprestigiar, destruir, confundir y hacer desaparecer hechos o crearlos; sacar de contexto y de sentido, simplificar y sesgar lo que dicen las personas y lo que presentan los hechos, recreando as una realidad virtual diferente de la realidad. Logran muchas veces crear percepciones en la sociedad completamente divorciadas de la realidad, que a veces son perversas y aunque todo esto no es necesariamente cierto siempre y en todos los casos, y muchos quisiramos que no fuese as, lo es suficientemente a menudo como para establecer un patrn, y que bien podra ser lo contrario. Todas estas capacidades les dan a los medios masivos de comunicacin un poder enorme. Este poder destructivo, que podra ser constructivo, y ms que en el caso de los propios gobiernos infunde terror en los ciudadanos. De tal manera que los medios de comunicacin, son los nicos dueos, y pueden amenazar con usar y usan, el terrorismo informativo.

Lo dicho en el prrafo anterior podra parecer una crtica excesiva a los medios de comunicacin, que aunque llegara a ser publicada jams ser aceptada. El poder de los medios es tan inmenso y por lo tanto tan soberbio y arrogante, que es dudoso que pudiera siquiera plantearse un anlisis sereno, objetivo y a fondo sobre este interesante tema en la segunda dcada del siglo XXI. La probable reaccin a quienes expresasen esa crtica, desde los decanos de las facultades de comunicacin en algunas universidades hasta la ms insignificante radiodifusora, ya no digamos los grandes monstruos locales de la comunicacin, sera la aplicacin de uno o todos los calificativos arriba mencionados, que ellos usan. El ms probable y cruel, el silencio.

Es difcil encontrar a alguien que tenga inters en una polmica sobre el tema, y ms difcil que est calificado para sostenerla sin ser despedazado. Es ms, el grado de terror que infunde y la parlisis que causa a potenciales crticos, la amenaza del uso y el uso del terrorismo informativo es tal, que probablemente nadie se atreva a llevar la posicin crtica en un eventual anlisis. En pases de mayor desarrollo y sofisticacin cultural existen minoras altamente calificadas y con alguna autonoma e independencia econmica en sus propios medios de comunicacin alternativos, que logran mantener en el tapete el tema de la crtica a lo que ellos llaman medios de comunicacin convencionales.

Estos medios de comunicacin convencionales, o sea, los dueos del terrorismo informativo, son una realidad aplastante y su desproporcionado poder incuestionable. Nada de lo que se diga o escriba, si es que se puede decir o escribir, cambia esa realidad, los medios de comunicaron masiva son al mismo tiempo el origen y expresin del poder. Lo que hace a ese poder ilegtimo (dentro del cacareado marco democrtico y contrario al caso de los gobiernos) es que nadie nunca ha elegido a los dueos de los medios o periodistas notables. Y tambin contrario a los gobiernos no representan a nadie ni responden ante nadie ni rinden cuentas a nadie. Su gran argumento de que tienen que informar a sus lectores, quin se los ha otorgado? Su nula responsabilidad ante la sociedad no es concomitante a su inmenso poder. Es el nico caso en que una institucin global tiene tan enorme poder y ninguna responsabilidad. En muchos pases los grandes medios locales se han convertido en partidos polticos sin las responsabilidades y restricciones legales de estos.

Los grandes medios de comunicacin masiva sostienen y acrecientan su poder, a travs de los anuncios y noticias manteniendo casi como rehenes a los pequeos y medianos empresarios, a los gobiernos, a los polticos tradicionales (quienes mantienen una simbiosis sui generis con estos) a los funcionarios pblicos electos, los jueces y magistrados, las instituciones del gobierno, los partidos polticos, los candidatos a puestos de eleccin, los intelectuales y aun a los poetas (torres de Dios!) aterrorizados estos porque nos les publiquen sus poemas.

Dado que su cobertura es global, y en la actualidad gracias a la electrnica, son instantneos y al unsono con sus amos ideolgicos, en plena identificacin de intereses; su ilegitimo poder es cada vez ms grande y ha hecho que los gobiernos comiencen a tomar algunas medidas, desde la legalidad y legitimidad que les dan sus electores, una cierta y creciente proteccin ante los aspectos perversos de ese poder, puesto que el servicio de informar es de por s til y necesario, pero que requiere cierta regulacin por parte de los electores a travs de sus gobiernos y organizaciones. La reaccin a este mnimo control, que queda claro cada vez que se toman algunas acciones legales por algn gobierno hacia alguna importante empresa de medios masivos de comunicacin, suscita un clamor defensivo, precisamente instantneo y al unsono, de la confraternidad global de esos medios, orquestado desde el ms pequeo medio de Butn hasta la CNN, el New York Times y la BBC de Londres.

En mi manera de ver este asunto de los medios de comunicacin, que no es original, estos atraviesan una etapa, dentro de la historia mundial, que es crucial para el mantenimiento de su credibilidad, que es lo mismo que decir, su sobre vivencia como instrumento de trasmisin de informacin. Los pueblos y consecuentemente sus gobiernos estn cada vez ms conscientes de la necesidad de una informacin veraz y no manipulada as como tambin estn conscientes de que son la fuente del poder, que antes se consideraba divina, y comenzarn a usarlo para cambiar o transformar los medios que les transmiten la informacin. De tal manera que los medios convencionales de informacin son los que tendrn la presin de vender un servicio creble y honesto y as sobrevivir. Esto no necesariamente ser maana pero vendr el momento y los medios que no estn preparados no sobre vivirn.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter