Portada :: Brasil :: Elecciones en Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2018

La mujer que hua para cantar

Leandro Andrini
Rebelin


Ese hombre severo ley que la nia, al brotar del campo y tras de s un joven, se deba casar. Ella, de doce aos a los trece fue madre para que, unos pocos ms tarde, el hambre le arrancara dos de sus hijos. La nia-adolescente-mujer trabajaba mientras su marido iba muriendo de tuberculosis. Ese mismo moribundo que le peg un tiro en uno de los brazos porque la mujer hua para cantar. Y cantar era buscar el camino / que va a dar en el sol, en los bailes de la vida, con la ropa mojada, el alma / llena de tierra / todo artista tiene que ir a donde el pueblo est. Porque fue a cambio de pan que mucha gente buena comenz a cantar La mujer hua para cantar, y cantaba para huir. Porque cantar era buscar el camino / que va a dar en el sol.

La andrajosa adolescente-mujer-madre fue ridiculizada por un famoso conductor de shows de cantantes. As, peinada fuera de la convencin, vestida de pobreza, la mujer que hua para cantar y cantaba para huir, contest con el dolor de las entraas a la lacerante pregunta de qu planeta viene y dijo vengo del planeta hambre. Fue a cambio de pan que mucha gente buena comenz a cantar

Ese planeta que nunca la abandon, y que con ms de setenta aos la llev a interpretar de modo sublime la cancin A Carne de los artistas Seu Jorge, Marcelo Yuca y Wilson Capellette. As, la carne ms barata del mercado es la carne negra, esa que va graciosamente para la crcel, que termina debajo del plstico, que engrosa el subempleo, y que se enfila para los hospitales psiquitricos (en la licencia de la traduccin), esa carne de lxs oprimidxs del mundo.

En esta mujer, diminuta y fuerte, tenaz-audaz, se mistura la tierra de nuestra Amrica y la universalidad de la opresin (capitalista, patriarcal-machista, religioso-cultural). En una poca en la que las mujeres han conquistado los espacios de la decisin sobre sus propios cuerpos que es la decisin sobre la vida propia en virtud de sus deseos (el amplio campo poltico de los deseos), esta mujer estuvo all, para cantar (adelantada, desde el pasado iluminando este presente). Reina de reinas como el pueblo la coron Elza Soares es una flor en esta primavera de las luchas por venir, para que no se diga que no hablamos de las flores cuando queremos conquistar la primavera. Para que no se diga que nos olvidamos de las flores que en sus retoos tambin vieron, en el mundo (deshumano-feroz, opresor), perder sus pimpollos y por eso ele no/ele nunca

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter