Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 04-10-2018

Valls, y quin es l?

Guillem Martnez
Ctxt

Un cataln expresidente de Gobierno (francs) se presenta a la alcalda de BCN. El xito del candidato por el tercio Banca/Cs depender de si los barceloneses compran que BCN necesita un Ministro de Interior


Esta semana Manuel Valls ha anunciado que se presenta a la alcalda de BCN por el tercio Cs. Lo ha hecho en un acto en el CCCB, a tutipln. Lo seguir haciendo en los prximos meses Valls, todo apunta a ello, se presentar ms veces y en ms actos que un tupperware, pues ahora mismo se ha presentado por los pelos y minimal. Poco se sabe de su candidatura, sobre quin la integra, sobre cul es su equipo / de qu rbol ha cado, sobre su programa y, tachn-tachn, sobre quin paga la fiesta, algo a lo que el candidato no ha contestado a ningn medio francs aqu, somos ms senequistas, y esas cosas no nos interesan, y que ha suscitado cierta polmica, al menos, en Francia Valls an posee, en el momento en el que escribo estas lneas, su cargo de diputado en la Asamble Nationale, y no queda bien invertir lo que se cobra en otro proyecto poltico en otro Estado. Un cataln expresidente de Gobierno se presenta a la alcalda de BCN. No es algo muy comn. De hecho, es algo estadsticamente improbable si pensamos que el ltimo cataln presidente del Gobierno o del Estado espaol, en lo que es una historia abreviada de Espaa, se produjo en 1873, que se dice rpido. Bueno. Valls, momento fundacional, alcalda. Es un bello momento para preguntarse y quin es l, de dnde viene y hacia dnde puede ir. Como en todas las historias barcelonesas, la cosa empieza en el siglo XIX y con un tipo en el dlar, y con el mismo apellido que el candidato.

Y quin es l? En Barcelona, la base de la pirmide trfica reposa en personas sin abuelo. Es decir, que o tienes abuelo o, en cierto target, ests bajo sospecha. El caso de Valls es, en ese sentido, espectacular. No slo tiene abuelo, sino bisabuelo. Por lo que, en efecto, est capacitado no slo para dirigir Barcelona, sino para, en caso de vaco de poder, ser obispo emrito. Su bisabuelo, ya lo habrn adivinado, no es otro que Josep Mara Valls i Vicens, abogado e hijo guau, Manuel Valls tiene tatarabuelo, lo que tambin le dara derecho a incendiar el Liceu cuando quiera y recalificarlo de Mag Valls, fundador de la banca Hijos de Mag Valls, uno de los hombres de La Reinaxena, el movimiento cultural que quera jubilar el cataln por todo lo alto, con poemas, y fundirse, tras esa pompa fnebre, con el nacionalismo espaol. No fue posible, pues el nacionalismo espaol no acept como animal de compaa ni siquiera a un zombie. Ese rechazo es el origen del catalanismo, me temo, tal y como apuntan las ultimsimas investigaciones del fillogo Josep Llus Marfany. Bajo pseudnimo, el bisabuelo renaixentistapublic ensayo, poesa, teatro y novela en cataln. El hermano de este prcer era a su vez Agust Valls, amigo personal de Torras i Bages el obispo que recondujo el carlismo gag hacia la primera formulacin del catalanismo conservador y catlico; su eslogan: Catalunya, glups, ser cristiana o no ser; Prat de la Riba, a principios el siglo XX, fue quien le dio un toque al corpus; Jordi Pujol le dio el tercer toque; ahora, le estn dando el cuarto a ver cmo queda; quedar formalmente radical, pero reconocible para Torras i Bages; el catalanismo de izquierdas ha tenido otro recorrido; a ver si lo sigue teniendo; vaya, que parntesis ms largo. Curiosidad: Agust hizo un poema patritico sobre Rafael de Casanova el conseller en cap del Consell de Cent, cuando 1714, ledo a Rubi i Ors junto a Mil i Fontanals, los Menndez Pelayo cat en un acto. Mol mucho en su da, hasta el punto de que ese poema es el posible origen de la celebracin anual de los 11S posteriores.

The next generation. Josep Mara Valls tuvo, a su vez, dos hijos: Mag y Nolasc Valls i Mart. Mag Valls fund la Banca Ponsa i Valls supongo que, como su nombre indica, junto al seor Ponsa, que se fue al garete en los aos 20, momento en el que opt por la enseanza. Fue miembro de la histrica Associaci Protectora de l'Ensenyana Catalana, y colabor con medios del Noucentisme, como en D'ac d'all, su capilla Sixitina. Nota a pie de pgina: el Noucentisme es la forma cultural del catalanismo conservador tras la Renaixena; an perdura en estilo lingstico, dinmicas, verticalidad y lmites; formulado con la primera autonoma, la Mancomunitat de Prat de la Riba, es la cultura de Estado ms dilatada en el Estado. Fue fundador e, importante jefe de redaccin de El Mat, el diario conservador y catlico cat, vinculado en breve a UDC a UDC la reconocern de otras pelculas; en CiU era la U, un partido raro y, hasta cierto punto, nico en el Estado. Fundado ya con la Repblica, era un partido conservador, catlico pero netamente republicano; a su fundador se lo pelaron los malos en Burgos, cuando el tsunami. Mag, un hombre que lo pas mal durante la revolucin anarquista de BCN escondi curas, y luego, en el nacional-catolicismo de Franco fue depurado, fue el padre del padre de Manuel Valls, Xavier Valls i Subir, pintor. El hermano del abuelo Mag, Nolasc Valls, fue tambin, por cierto, pintor. Fund la Acadmia Valls, donde fueron alumnos Modest Cuixart y Antoni Tpies. Ancdota que explica BCN en su brutalidad. Aos despus de todo eso, un da coincidieron Tpies y Xavier Valls, padre de Manuel Valls y sobrino de Nolasc, el antiguo profe de Tpies. Para explicar que, como pintor, jugaba en otra Liga, Tpies le pregunt a Xavier que qu coche tenia. "Un Dos Cavalls", dijo. Tpies: "Queeeee? Jo tinc un Mercedes!". S, Barcelona, bajo su manto de silencio y rollo cvico, es un bombardeo continuo.

Rayos, voy a cambiar de prrafo. Xavier Valls, el padre de Manuel, disfrut de la vida cultural de la BCN de postguerra. Una juerga. Reflejada en esta ancdota en la que no particip, pero que vale su peso en oro. En una sesin clandestina de poesa, realizada en casa de Carles Riba, el gran poeta vivo y no exiliado del momento, el joven poeta Josep Palau i Fabre ley La sabata, un poema dedicado a una puta. Por lo que, acto seguido, tuvo que emigrar por piernas a Francia ante el escndalo y el vaco posterior de la BCN de pocos apellidos que hablaba rimado. Es posible que algo as de pequeo y estrecho sucediera en la vida de Xavier Valls, que se fue en los aos 40 a Pars, a intentar llevar una carrera razonable de pintor figurativo, algo raro en el Pars de entonces, y comn en Espaa. Se cas con Luisangela Galfetti, suiza italiano-hablante. Se instalaron en un piso de propiedad municipal, del que slo salieron cuando, hala, les echaron. Al parecer, llevaron una vida difcil y con alegras espordicas del artista consolidado, pero no tanto. En los 60 se produce cierto reconocimiento, que llega a Esp en los 70, y a Cat en los 80. Sea como sea, la familia consigui comprar una casa modernista en el barrio de Horta un barrio cutre-mono, bello y con algn asesinato urbanstico, a la que venan cada verano. En uno de esos veranos, naci, zas, Manuel Valls i Galfetti, aka Manuel Valls, barcelons de casualidad, como todo el mundo.

Dublineses. Quin es Manuel Valls? Es tras Pasqual Maragall y su hermano Ernest, el poltico con ese valor agregado barcelons de tener el abuelo mas chachi. Un abuelo, en el caso de Valls, en las antpodas vitales e ideolgicas de Joan Maragall, el poeta y periodista de mayor entidad de su poca. Si bien catlico, comprendi la magnitud y el inters del anarquismo barcelons. Desapareci del mapa, por cierto, tras los sucesos de 1909, cuando escribi pidiendo el perdn para Ferrer i Gurdia y dems condenados por el primer levantamiento anarquista barcelons del siglo XX. El Noucentisme y los escasos apellidos de esa burguesa coquetona, pero salvaje y a navaja, le dieron para el pelo. Esa ciudad, esos escasos apellidos, como en las novelas de Mars, ren la gracia, hasta que dejan de rerla. Y no perdonan. Los Valls, ubicados ms a la derecha que los Maragall, parece que recibieron ese trato marginal dispensado al que se arruina en una ciudad de escasos apellidos no arruinados, al que tiene un dos-cavalls, y no un Mercedes. Lo que pudo haber dibujado cierto gamberrismo en las ltimas generaciones de Valls. Barcelona, es, en fin, una ciudad con modales, si bien con una dureza descomunal en sus lites. Es difcil entrar en ellas, pero muy fcil salir. Basta con ser raro ms tiempo y con mayor intensidad de lo deseado, o con tener una economa rara. Uno de los pensadores barceloneses ms slidos del siglo XX Johan Cruyff, explic que "del Bara se sale en globo". Es decir, rodeado y entre horcas y antorchas. Algo parecido sucede en esta ciudad que no se habla de Diagonal abajo, si bien no lo parece. Es decir, una ciudad clasista, dura y con capacidad finolis para no hacerlo perceptivo. Desde 1909. Que se dice pronto.

De dnde viene? Manuel Valls se cra en Francia y veranea en BCN. Vive en el seno de una familia conservadora y catlica, que ha huido de un pas y de una ciudad conservadora y catlica. Lo que ilustra que posee un izquierdismo y un conservadurismo de difcil traduccin peninsular. O, incluso, universal. Conserva la fe catlica familiar hasta edad tarda. Su hermana vive en la casa de Horta; por lo visto es procesista, como su propia madre; en algn tuit ha afeado la conducta de su hermano y rememorado al avi Mag al respecto, un tipo al que no le hubiera hecho mucha gracia su acercamiento al nacionalismo esp/C's; en la actualidad, apoya la candidatura de su hermano, de manera que incluso fue al acto de presentacin ha apuntado que en algn momento Valls pudo haber valorado el sacerdocio como salida espiritual y profesional. Sea como sea va a la universidad Historia donde milita en sindicatos universitarios. En el acto de la presentacin de su candidatura, el dato ms importante y ntido que emiti es que, en todo caso, no acab sus estudios. Carece de titulacin / se form en las aulas de Nuestra Seora de la Calle. S, pero, en qu calle?

La calle es de quien la trabaja. A los 17 aos se afilia al PSF Partido Socialista francs y engrosa sectores ms conservadores que el de tonton Mitterrand, que en 1981, cuando Alaska y los Pegamoides, an lleva en su programa la nacionalizacin de la banca. A los 20 aos se naturaliza francs algo importante; su hermana, por ejemplo, conserva la doble nacionalidad; esa decisin explica una apuesta, tal vez poltica. A los 24 aos estrena cargo. En el ConsejoZzzzz RegionalZZZZ de le-de-France rayos, como disfruto poniendo la ^, donde pica piedra. Va alternando ese biotopoZzzz con otros cargos, mayormente internos. Va subiendo en el ascensor del partido. En los 90 es el capo de comunicacin del partido. Y, ojo, cuidadn, en el intern 1997-2002 fue el jefe de comunicacin en el gabinete de Jospin. Vamos, que sabe un huevo de comunicacin, oficio aprendido en Pars, donde hay botn nuclear, grandeur, un poder efectivo, y unas pualadas efectivas, mayores y ms trascendentes que las emitidas por aqu abajo. En 2001 y 2002 le cambia la vida. Es elegido alcalde de vry, un suburbio de Pars, y diputado en la Assamble. Toca cacho, vamos.

Vida de un alcalde. Importante: lleg a vry en paracadas. No conoca nada del municipio. Y se especializ en lo que las derechas llaman seguridad ciudadana, y las izquierdas no suelen llamar de ninguna forma. Eso le populariza, glups, en el municipio y en el partido. Medita presentarse a la primarias presidenciales. Pero no lo hace. Tras la eleccin de Hollande, es nombrado Ministro de Interior en el Gobierno de Ayrault, por sus aportaciones en el campo de la seguridad otro cuidadn en vry. Como Ministro de Interior, y en un momento de auge para el Frente Nacional, Valls parece incorporar a sus polticas discursos y actitudes frentenacionalistas. Se centra en la cosa inmigracin y, con mayor brillo, en la cosa gitanos. Practica expulsiones, batiendo el rcord de lepenismo institucional con 10.000 en un ao, y como la gitanofobia le hace cada vez ms famoso, se gusta y ejecuta algunas plsticamente llamativas, como la de una nia gitana, Leonarda Dibrani, de 15 aos, que fue detenida en plena excursin escolar, como si hubiera matado a Kennedy. Posteriormente fue deportada a Kosovo, la Dinamarca del Mediterrneo Dinamarca del siglo X, quiero decir. No se traga con Hollande, pero es el miembro ms popular del gabinete. Ya haba empezado, en fin, esa dinmica del Sur europeo, en la que los ministros ms populares eran los de Interior.

CATAL UNIVERSAL. En 2014, tras una crisis de Gobierno, es nombrado Primer Ministro. Junto a Andreu Nin alto cargo en la Internacional Sindical Roja, o Joan Antoni Samaranch alto cargo del COI, entra en el Olimpo de los catalanes que han llegado ms lejos como autoridad. No hay mucho de eso, en efecto. Su obra es una mezcla de las aportaciones de ZP inaugura, por todo lo alto, la crisis terminal de la socialdemocracia en Francia, al optar por la austeridad y por una potica gore para la reforma laboral; eso le crea problemas a su izquierda y a su derecha/Macron, y del patriota europeo al uso, anclado en la derecha y especializado en el tema minoras tnicas. Consciente del creciente papel central del tema de la inmigracin en Francia, participa en l con propuestas de regulacin del velo en espacios pblicos, y poniendo, como Sarkozy, a los gitanos en el punto de mira. La gestin de los atentados integristas en Pars y Niza supuso tambin un endurecimiento de la seguridad, cierta excepcionalidad permanente y una intensificacin de la solucin policial sobre todas las cosas. En 2016 dimite. Se presenta a las primarias del PS y propone cambiar el nombre al PS. Las pierde ante Hamon, a quien slo conoce su madre a la hora de comer. Coquetea con Macron, su antiguo empleado/ministro, que se hace el sueco. Elegido como diputado socialista en 2017, no tarda en abandonar el PS. Pide su entrada en el bloque de Macron. Se la dan, pero de rasqui. Participa en el bloque, si bien no es un diputado adscrito a l. La sensacin es que es un hombre con mucho tiempo libre. Es decir, con una carrera poltica finalizada. En Francia, al menos, es una especie, de un slo individuo, que tiene chungo existir a su izquierda y a su derecha. Algo ha pasado que ya no se puede ser el lmite conservador en la izquierda bajo la forma y las polticas de Valls. Hasta que, de pronto, en las 2015, pasa algo raro. Valls se deja ver haciendo campaa con C's para las elecciones cat. Lleva barba. Cuando un tipo sin barba se deja barba es que o bien se ha divorciado, o bien est acometiendo cambios an ms importantes, para los que se requiere mscara. Una barba es, tcnicamente, una mscara.

GIRA EL MN I TORNA AL BORN / CIRCUNVALA EL MUNDO Y VUELVE AL BORN. S, hace algn acto de campaa para C's. C's es un partido raro. An, a estas alturas, no se sabe si es un partido esp o cat. Es el partido cat no procesista primera fuerza cat tras las elecciones de 2017 que ms ha comprendido, en su mecnica, al Procs. De manera que lo reproduce. Por otra parte, es un partido frgil y raro en Cat. Su staff es ultra-nacionalista y con lderes con tics, prosodia y, en algunos casos, pasado, vinculados a la derecha esp. Sus votantes, segn las encuestas, no. Por lo que podran salir pitando en caso de intensificacin, oral o escrita, de ese nacionalismo. Valls, en ese sentido, daba lustre a C's en aquella campaa. Aportaba su pasado PS, la cosa republicana francesa un acceso al nacionalismo de Estado menos bestia y ca, y ms efectivo, que los accesos locales. Y la barba. Por otra parte, era espectacular tener un Primer Ministro en un acto electoral. Daba proyeccin y situaba a C's como un objeto moderado y tabulado en Europa. Por lo dems, la asociacin de Valls con C's no cuadraba. Faltaban piezas para entenderla. Unos meses despus, empezaron a aparecer piezas del puzzle, que otorgaban al todo un sentido. Valls empez a hacer cenas en BCN. Con grupos profesionales y de amistad, por lo general, me dicen, relacionados con los escasos apellidos barceloneses. Trascendan de esas cenas, a partir de artculos de opinin publicados en la prensa, grandes frases y actitudes de Valls. Trascendi as que se pir de un cenorrio, despus de afear la conducta al pack burguesa BCN. Eso, me dicen compis franceses, es el sello de Valls, ese antiguo jefe de comunicacin: la filtracin beneficiosa. Hace meses que se ha instalado en la ciudad. Tiene guasa, pero vive en el Carrer Pars. Y parece aclimatarse al terruo. Este verano, informaba la prensa del cuore, se li con una espcimen, recin divorciada, del colectivo de apellidos carolingios millonetis barcelonensis. Eran felices y coman perdices RH-.

Ms piezas sobre el puzle de la unin Valls + C's, no tan natural y sencilla, al punto de que, en el primer acto de presentacin del candidato, no asisti el grueso del equipo municipal de C's. El hecho de que se presente como una plataforma horizontal, como todo en Cat desde 2012, supone a) nada, y b) un cambio radical en C's, que tiende a rehuir coaliciones y esas cosas la ltima, en unas europeas, acudi coaligado con un partido ultra irlands; no le fue bien, y hoy an se hacen chistes al respecto. En una ciudad de pocos apellidos, pero muchos de ellos un tanto bocazas, se dice que Cs ha desaparecido del trade-mark de la lista por sugerencia de los financieros de Valls, que por supuesto no dan la cara. La idea es que, una vez dominada la bestia procesista, ahora conviene dominar la otra bestia: un ayuntamiento de izquierdas no olmpicas.

Hacia donde va? Una ciudad, especialmente BCN, la ciudad ms grande de Europa que no es capital de Estado, con un ayuntamiento descomunal poseedor de grandes atribuciones en educacin, en sanidad, en asistencia social, por ejemplo, y con una sociedad diversa y complicada, es algo difcil de aprehender cuando aterrizas en paracadas. Lo que dificulta el triunfo de Valls, un barcelons viejo ese tipo que mola en la poltica BCN y cat, pero lejano, muy lejano. Hay partido? Hay partido. Puede haberlo. ERC ha substituido a su candidato zas por Ernest Maragall, hermano de Pasqual Maragall. La accin ha supuesto un smbolo de rebelda en ERC frente a la mquina procesista, un indicio de que no jugar la carta de la banderita, sino la municipalista, as como el dato de que, bien gane ERC, o bien ganen Comuns, puede haber un Ajuntament de izquierdas. Esa carta procesista, todo apunta, la jugar PDeCAT, o la Crida, que no se sabe cul ser el nombre artstico. Se barajaban como candidatos a Ferran Mascarell exchico Maragall, pasado con armas y tropas al procesismo; pocas armas y tropa, por cierto, y Pilar Rahola tertuliana, es decir, una poltica de riesgo; todas las instituciones por las que ha pasado, ya sea el Congreso o el Ajuntament, han resultado ser, posteriormente, territorio quemado. Con la eleccin de Maragall, la cosa ha quedado un poco en bolas. Sea cual sea el candidato, jugarn la baza de que ganando BCN, la Repblica se har en un plis-plas, por aclamacin en Europa, y an nos darn un juego de sartenes. S, es inverosmil, pero esas cosas cuelan en cada eleccin desde 2012. Si consiguen que estas elecciones municipales sean patriticas, y no municipales algo muy probable o, al menos, posible, C's/Valls pueden comerse una rosca. Una rosca de ingestin difcil. El PP un partido residual en BCN y en Cat ha anunciado, s, que llegara a un acuerdo con Valls posteriormente a las elecciones. Pero es difcil que alguien ms apoye a Valls, por lo que tendra que ganar por KO. En este momento, algo poco verosmil. Colau/Comuns parece estar bien situada/situados. Tambin parece que el tema comn del grueso de las candidaturas ser la seguridad, la suciedad, el turismo, y esos temas que, tradicionalmente, las derechas sobreactan y dominan con luz propia. Y, dentro de ellas, Valls, el hombre que lleg a Ministro de Interior y a Primer Ministro gestionando esos temas en un municipio de 50.000 habitantes. Muy posiblemente, la apuesta implcita de su candidatura es, de hecho, un mensaje sencillo, derechista, cargado de riesgo social y xito electoral: BCN necesita un Ministro de Interior.

Fuente: https://ctxt.es/es/20180926/Politica/21969/Guillem-Martinez-expresidente-franc%C3%A9s-Catalu%C3%B1a-Ciudadanos-alcald%C3%ADa-Barcelona.htm



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter